miércoles 22 de enero de 2020 - Edición Nº3508

Gremiales | 11 dic 2019

BALANCE DE GESTIÓN

En el sector laboral, Macri deja más desempleo y el desplome del salario real

Los números de los cuatro años de gestión macrista dejan una suba récord de la desocupación y la pobreza, que podría aumentar más cuando se contemple todo el 2019. Además, la caída salarial golpea a estatales y jubilados. En su primer discurso, el presidente Alberto Fernández anticipó que tomará medidas en breve.


Por:
Diego Lanese

“El escenario que tenemos es muy feo”, anticipó a horas de la asunción Alberto Fernández. El Presidente recibió ayer los atributos presidenciales, y en su discurso habló de la situación que deja Mauricio Macri luego de cuatro años de gestión. En este punto, los problemas de empleo y salarios aparecen como prioridades, teniendo en cuenta que uno de los temas pendientes que deja el pasado gobierno es una pobreza que supera el 40 por ciento.

 

Pensando en la “herencia M”, el panorama es realmente desalentador. El país que deja Macri tiene el peor desempleo en más de una década, además de la aniquilación del salario, tanto para privados como estatales y jubilados.

 

Así lo determina un estudio del centro CIFRA de la CTA de los Trabajadores, que analizó los principales indicadores del mercado de trabajo y alerta sobre lo frágil del sector. Esta semana se espera que el flamante Jefe de Estado anuncie una serie de medidas para mitigar el impacto de la crisis en los sectores más vulnerables.

 

El informe de CIFRA se basa en datos que van desde diciembre de 2015 a agosto de este año, y puede leerse como un primer balance de la gestión Macri, que recién el año que viene tendrá los números globales de sus cuatro años.

 

Desde el punto de vista del mercado laboral -analiza el trabajo-, “durante la presidencia de Macri se asistió a un incremento de la desocupación y subocupación”. 

 

“Entre el segundo trimestre de 2015 y el mismo período de 2019, el desempleo trepó del 6,6 al 10,6 por ciento de la población económicamente activa. Ello en un contexto en el que tal población activa -es decir, que tiene trabajo o que sin tenerlo lo busca activamente- se incrementó del 44,5 al 47,7 por ciento”, sostiene el informe, al que tuvo acceso Política del Sur.

 

Ese aumento de la tasa de actividad “estaría indicando que, en un contexto de reducción de los ingresos reales de los hogares, más personas salen a buscar empleo y que, o bien, no lo encuentran (desempleo) o bien consiguen subempleos”.

 

Otra marca de la época que finalizó esta semana es el aumento de empleo autónomo, en especial monotributistas, que empujaron la subocupación del 9 al 13,1 por ciento de la población activa entre el segundo trimestre de 2015 y mismo período de 2019.

 

Esta situación empujó la pobreza, que a agosto de este año alcanzó el 35,4 por ciento de la población en el primer semestre de 2019, “lo que equivale a 15,9 millones de personas”.

 

“El incremento respecto al primer semestre de 2018 (cuando alcanzaba el 27,3 por ciento) indica que en apenas un año 3,8 millones de personas cayeron por debajo de la línea de pobreza”, agrega CIFRA. La semana pasada, la UCA dio sus datos actualizados, que afirman que este índice pasó la barrera del 40 por ciento y se incrementará aún más con los datos finales del 2019.

 

Otro de los puntos dramáticos de la crisis laboral que deja el macrismo es el impacto de la inflación respecto del poder de compra de los asalariados. “Si se comparan los ingresos promedio de 2015 con los primeros ocho meses de 2019, los salarios registrados del sector privado cayeron 11,5 por ciento, mientras en la comparación entre noviembre de 2015 y agosto de 2019 trepa al 12,4 por ciento”, destaca el informe.

 

Peor suerte corrieron los salarios estatales. “El nivel salarial más afectado fue el de los trabajadores de la administración pública nacional en el marco de la reducción del gasto público. En los primeros ocho meses del año el poder de compra se contrajo el 27 por ciento respecto de 2015 y supera el 30 por ciento entre noviembre de 2015 y agosto de 2019”, agrega CIFRA.

 

Las jubilaciones tuvieron un comportamiento similar: caída del 19 y 23 por ciento respectivamente. El informe aclara que “es esperable que en virtud de la aceleración inflacionaria después de la devaluación post PASO se profundice la caída de ingresos hasta el final del mandato”, recordando que los datos son de “trabajadores en mejores condiciones de negociar salarios respecto a, por ejemplo, los trabajadores informales”.

 

Con este panorama, el presidente Fernández incluyó en su discurso de asunción una serie de indicios de su política para salir de ese momento. En ese sentido, se refirió a que en los jóvenes el índice del desempleo es del 30 por ciento y en las mujeres más aún, sumado a que más de un millón de jóvenes "no estudian ni trabajan".

 

"Va a llevar algún tiempo lograr aquello que todos queremos", expresó Fernández ante la Asamblea Legislativa. También refiere a la situación "dramática" de las pequeñas y medianas empresas y aseguró que en la economía que viene se tendrá en cuenta al "cooperativismo y la agricultura familiar": "La cultura del trabajo se garantiza creando trabajo, no de otro modo", resalta.

 

Por último, el informe de CIFRA analiza el panorama que se abre, y adelanta que “el nuevo gobierno recibe una situación económica sumamente delicada que lo obligará a balancear entre las expectativas sociales por avanzar en las abultadas demandas insatisfechas, las contradicciones internas que expresa la coalición de gobierno y las restricciones económicas que le impone la verdadera pesada herencia que deja la fallida experiencia de la alianza Cambiemos”.

 

Pese a esto, recomienda “una recomposición de los salarios reales y las jubilaciones como vía inductora de la reactivación económica”. Esto podría mejorar la tasa de empleo, que se desplomó durante la actual gestión.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS