domingo 05 de abril de 2020 - Edición Nº3582

Sociedad | 22 nov 2019

EN PRIMERA PERSONA

Cuando los hijos son rehenes de los padres y la Justicia: “Mi ex lo usa como un botín de guerra”

Lorena Fernández es vecina de Lanús y desde hace más de tres años vive un calvario luego de que su expareja se llevara a su hijo, según su denuncia. La mujer contó su historia a Política del Sur y pidió justicia.


La historia de Lorena se suma a las de miles de padres y madres que por separaciones y denuncias cruzadas no pueden ver a sus hijos, que se crían en circunstancias confusas y muchas veces de violencia. Regímenes de visitas que no se cumplen, revinculaciones que no se logran y denuncias que la Justicia no llega a corroborar. Además de expedientes archivados y demoras eternas.

Lorena Fernández cuenta su historia para visibilizar una problemática que atraviesa tanto a padres como a madres. Ella denuncia que su ex le quitó a su hijo cuando éste tenía 15 meses. “Un día llegó y se había llevado a mi hijo con la excusa de que lo había puesto en resguardo”, detalló la mujer angustiada.

Hoy hace tres años que no puede ver a su hijo y durante todo este tiempo pudo estar horas contadas. “Hace tres años que no puedo ver a mi hijo. Es muy feo cuando quieren usar de botín de guerra a un hijo”, expresó Lorena, que el miércoles participó de la marcha multitudinaria por los derechos de los niños.

Lo cierto es que quienes definen los regímenes de visitas no pueden ordenar que se cumplan. De eso se encarga el fuero correccional y/o penal, donde pueden demorarse hasta seis meses en el tratamiento de las denuncias hechas en comisaría. Es que, según coincide la mayoría de los padres en esta situación, los expedientes son archivados sin efectuarse ningún tipo de medida, ni siquiera para corroborar la veracidad de la denuncia o para certificar que los menores aún residen en el domicilio materno o paterno.

 

LEER MÁS: Apuñalaron a una chica de 16 años dentro de una escuela de Lanús

 

“La Justicia no aceptó nada, tengo que intimar a la abogada para que avance la causa, es como que uno está a la deriva. Mi nene va a cumplir cinco años, yo sólo lo pude ver dos veces el año pasado. Tengo una perimetral por una falsa denuncia que me hizo el padre de mi hijo”, expresó, desesperada.

Lorena vivía en Rosario antes de viajar a Lanús por trabajo. Viaja constantemente a la provincia vecina con la esperanza de que haya novedades, y aunque la mayoría de las veces se vuelve con las manos vacías, sigue insistiendo. “​​​​​​​De las seis visitas que había, tres veces no llevó al nene y nunca las justificó. Yo iba, me levantaba y madrugaba para ver a mi hijo media hora”, agregó.

"Hay miles de familias que están en mi situación. A mí me lo sacaron cuando era un bebé. ¿Quién me devuelve esos años que perdí?", preguntó.

Por otra parte, denunció el preocupante presente de su hijo, ya que, según denunció, “cuando lo vio en abril, no hablaba y usaba pañales con tres años y cuatro meses”. “No entendía lo que yo le decía, era como un animalito suelto”, describió con preocupación.

​​​​​​​Ojalá que la Justicia escuche después de esto, todos los papás llorando por no poder ver a sus hijos”​​​​, completó.

Es que las causas se archivan en un sistema judicial colapsado y los que salen perdiendo son los chicos. La causa de Lorena está en el Juzgado 5 de Familia de Rosario, a cargo de la Jueza Milca Milancovich.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS