viernes 06 de diciembre de 2019 - Edición Nº3461

Independiente | 4 nov 2019

SUPERLIGA

Regreso a la victoria

En un duelo de necesitados, Independiente se impuso a San Lorenzo por 2-1 en el Libertadores de América. Los goles los anotó Silvio Romero por partida doble para los de Avellaneda, mientras que Oscar Romero había igualado transitoriamente para los de Boedo. Con este resultado, el Rojo se impuso sobre el Ciclón por primera vez en su nuevo estadio.


Se presentaban Independiente y San Lorenzo con sus necesidades. Ambos conjuntos habían perdido a sus entrenadores y con Fernando Berón y Diego Monarriz como interinos, intentaban salir de la malaria luego de varias fechas sin triunfos. La victoria final fue para los de Avellaneda por 2-1 en un partido que se presentó discreto y con juego brusco por momentos, pero terminó venciendo el que más propuso de los dos.

De la mano del poder ofensivo de Silvio Romero, Independiente se reencontró con la victoria al superar 2-1 a  San Lorenzo, en Avellaneda, en un partido correspondiente a la duodécima fecha de la Superliga

Tal como había ocurrido la fecha pasada, el ex atacante de Lanús y América de México marcó por duplicado, a los 42 minutos del primer tiempo y a los 16 del complemento, el segundo de penal. En tanto, el paraguayo Oscar Romero -ex Racing- anotó el gol visitante, a los seis minutos del segundo tiempo.

Cuando se jugaba el descuento y el partido se terminaba, fueron expulsados Sebastián Palacios en el local y Fabricio Coloccini en San Lorenzo, por agresión mutua.

El estadio Libertadores de América fue testigo de este enfrentamiento entre dos grandes del fútbol argentino que se quedaron sin técnico, ya que en la décima, Sebastián Beccacece dejó su puesto en Independiente y en la undécima lo hizo Juan Antonio Pizzi en San Lorenzo.

Por eso, ambas directivas, tras quedar truncos en poco tiempo sus respectivos proyectos con entrenadores en los que había depositado muchas expectativas, decidieron echar mano nuevamente, como en situaciones anteriores, a dos técnicos de las divisiones inferiores: Fernando Berón y Diego Monarriz.

Claro que en el "mientras tanto", las dirigencias no se quedaron de brazos cruzados y van por otros entrenadores que esperan que les permitan recuperar parte del terreno perdido, aunque en ambos casos habrá pérdidas irreparables comunes, como por ejemplo, el hecho de que ninguno de los dos tendrá posibilidades de jugar la Copa Libertadores del año próximo.

Por eso Independiente, luego de circular varios nombres de entrenadores que poco tiempo atrás estuvieron en el club y ahora se encuentran desocupados -tales los casos de Mauricio Pellegrino y el propio Ariel Holan- formalmente fue por otro técnico de muchos pergaminos, pero sin apetencias de dirigir clubes del fútbol argentino, ya que aspira a hacerlo en otra selección (Ecuador), como antes lo hizo en Colombia: José Pekerman.

Mientras, en San Lorenzo la cuestión fue diferente, ya que el principal apuntado fue un preferido del vicepresidente, Marcelo Tinelli, como Néstor Gorosito, aunque éste ahora dirige a Tigre en la Primera Nacional y cuando descendió siguió en el cargo prometiéndoles a muchos de sus dirigidos que él continuaría si ellos también lo hacían.

Si "Pipo" cumple con su palabra, no cumplirá con su anhelo personal de volver a dirigir a San Lorenzo, como ya supo hacerlo y donde es muy querido desde su época de jugador. Si no lo hace, los que dejarán de sentir ese "afecto" de barrio que hoy le profesan serán los de Victoria.

Y todos estos elementos se trasladaron este domingo a la cancha de Independiente, donde los hinchas exigieron al máximo a los futbolistas locales, pero demostrando fidelidad a sus colores pese a este presente doloroso.

Mientras que en la visita, que venía de tres derrotas consecutivas, la inestabilidad pareció unir a sus futbolistas en pos de tratar de dar vuelta una historia que este domingo no pudo lograrse, pese a observarse una mejoría respecto de lo que venían haciendo con Pizzi.

Y por eso el Rojo, después de trece años, volvió a ganarle a San Lorenzo en Avellaneda, en una noche de "Romeros". El que mejor aroma goleador dejó fue Silvio, el de Independiente, con sus tantos, uno en cada tiempo y el segundo de rito penal, mientras que el ex Racing Club, el paraguayo Óscar, muy denostado por los hinchas de Independiente por esa razón, logró la paridad parcial en el arranque de la etapa final.

Hubo dos Romero por lado, ya que además de los mencionados, estuvieron por el local el volante Lucas y por la visita Ángel, hermano gemelo del anterior, y esa "paridad" también se trasladó al juego, donde la superioridad de Independiente en el marcador no se tradujo literalmente en la cancha.

Esa igualdad en la medianía futbolística de ambos sí se refleja, en cambio, en la tabla de posiciones, donde Independiente se ubica en el duodécimo lugar, con 17 puntos, mientras que San Lorenzo está decimoquinto con 16.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS