miércoles 11 de diciembre de 2019 - Edición Nº3466

Provincia | 21 oct 2019

LA SEMANA

Generales: una elección con pocos atractivos y una duda en la región

Las elecciones del próximo domingo vienen con pocos condimentos. Las miradas apuntan a Lanús, donde Néstor Grindetti aspira a dar vuelta una elección muy complicada.


El Conurbano sur se prepara para elegir a los hombres y mujeres que administrarán y legislarán sus municipios por los próximos cuatro años. Todo hace prever que muchas sorpresas no deberían haber. Los resultados de las PASO realizadas en agosto fueron categóricos y, salvo alguna sorpresa, el peronismo debería ratificar su primacía en la región. 

Tal vez el único municipio donde puede quedar alguna duda sea Lanús. Allí gobierna el macrismo y existe una campaña feroz por parte del oficialismo para retener la Comuna. Las dudas para el resto de los municipios quizás estén puestas en saber si las diferencias serán las mismas o más amplias. Dificilmente hayan cambios.

Avellaneda

En agosto pasado, el intendente kirchnerista Jorge Ferraresi obtuvo un contundente triunfo sobre el radical Luis Otero. A pesar de las expectativas puestas desde Juntos por el Cambio, el jefe comunal sacó una de las mayores diferencias que pudiera obtener un intendente justicialista en ese distrito. El resultado final de las PASO fue de 56 por ciento a 29 por ciento a favor del peronista. Sin dudas, es una tarea prácticamente imposible para el experiodista de Canal 13 revertir esa tendencia.

Nada grave ocurrió en Avellaneda en estos dos últimos meses como para presagiar un cambio de tendencia en los votantes de esta comuna. Ni los desafíos lanzados desde el Sindicato de Trabajadores Municipales que responden a Ruben “Cholo" García y Hernán Doval ni las denuncias lanzadas por el propio Otero, y mucho menos los ruidos internos de cara a una futura sucesión lograron desenfocar a Jorge Ferraresi de su objetivo final de ser reelecto sin sobresaltos.

El resultado final de las PASO fue de 56 por ciento a 29 por ciento a favor del peronista. Sin dudas, es una tarea prácticamente imposible para el experiodista de Canal 13 revertir esa tendencia.


Todo hace presagiar que el actual intendente marcha de manera tranquila pero firme hacia su reelección. La duda es si podrá ampliar la diferencia obtenida en las PASO o si desde Juntos por el Cambio lograrán revertir la tendencia.
 

Lanús

Aquí sí se verá una interesante, y tal vez la única, batalla electoral entre el kirchnerista Edgardo Depetri y el macrista Néstor Grindetti. El candidato del frente más votado contra el postulante más votado de las PASO. El desafío del peronismo será justamente retener los votos obtenidos en agosto, con eso le alcanza y sobra para recuperar para el peronismo un municipio que fue administrado por Cambiemos durante cuatro años.

Edgardo Depetri fue el ganador de las PASO que hubo en el Frente de Todos. Se impuso sobre sus otros tres contendientes: Agustín Balladares, Víctor De Gennaro y Verónica Dell'Anna. De manera individual, Depetri obtuvo el 45 por ciento de los votos de dicha interna, algo así como 58 mil sufragios. Néstor Grindetti, único candidato de las PASO de Juntos por el Cambio, recibió 30 mil votos más. El punto es que la sumatoria de todos los candidatos del Frente de Todos da 127 mil votos, que representan casi el 48 por ciento contra el 34,51 del macrismo.  

LEER MÁS: Grindetti fue el precandidato más votado, pero no logró imponerse

¿Podrá Edgardo Depetri retener todo ese caudal electoral? Esa es la gran incógnita y la luz que dejó algo de esperanza para Juntos por el Cambio de cara a lo que se avecina para el próximo domingo.

Lejos de bajar los brazos, al día siguiente de las PASO, desde el grindettismo pusieron manos a la obra para revertir algo que parece imposible. Es por eso que no asombró a nadie la estrategia de “corte de boleta” y toma de distancia de Mauricio Macri implementada en este último tramo de la campaña. Todo eso sumado a una fuerte campaña tendiente a ligar a Depetri con el exintendente Darío Díaz Pérez y relacionar con “malas noticias” al candidato peronista.

Al igual que Ferraresi, nada conmovió a Depetri, que ve muy cercana la posibilidad de que el peronismo retorne al Ejecutivo municipal. No en vano evitó cualquier cruce mediático directo con Grindetti. El rechazo a un debate público de candidatos fue otro ejemplo. Como contrapartida, en su discurso fue una constante vincular al actual intendente con Mauricio Macri y sus políticas de gobierno. Con eso, para el candidato de la oposición, le estaría alcanzando para retener lo acumulado en agosto.

Rápido de reflejos, Edgardo Depetri, supo sumar apoyos públicos de los intendentes peronistas de la región y recibió en varias oportunidades a los candidatos nacionales y provinciales del Frente de Todos. El protagonismo de Nicolás Russo, primer candidato a concejal y referente del Frente Renovador, sumó otra figura importante a su campaña: Sergio Massa.

Este domingo se verá cuál de las dos estrategias resultó la triunfadora en territorio lanusense: si el “corte de boleta” y la campaña “agresiva” emprendidas por Juntos por el Cambio o la “plancha” del Frente de Todos.

 

Lomas de Zamora

Si algo tiene en claro Martín Insaurralde es que el domingo obtendrá un categórico triunfo. La diferencia obtenida en agosto pasado pareciera irremontable para el candidato de Juntos por el Cambio, Gabriel Mércuri. En aquella oportunidad, el jefe comunal se impuso de manera aplastante en las PASO del Frente de Todos al histórico Juan María Viñales. El resultado final de la elección municipal fue de 54,61 por ciento a 26,02 por ciento a favor de Insaurralde.

Con esos números, poco y nada hace presagiar un cambio de timón en Lomas de Zamora que abrigue algún tipó de expectativa para los de Juntos para el Cambio. Ni siquiera las recientes inundaciones en Cuartel Noveno parecieran poner en duda la victoria y mucho menos conmover al intendente justicialista, quien fiel al manual del candidato, evitó aparecer en momentos de “malas noticias”.

LEER MÁS: Obras sin terminar y familias con miedo a dejar sus casas en Lomas y Echeverría

De todas formas, hay que reconocer que existen algunas dudas dentro del peronismo lomense. La primera es saber de cuánto será la diferencia final. ¿En qué incidiría ello? No sólo en la cantidad de bancas que pueda sumar en el Concejo Deliberante, sino también en el rol futuro de Insaurralde en el firmamento del peronismo bonaerense. Si bien ya ocupa un lugar destacado en el concierto dirigencial justicialista, no le vendría nada mal incrementar su caudal de votos para afianzar aún más su papel.

Otra cuestión a definir tiene que ver más con el plano interno. Surgen muchas dudas sobre el futuro del actual jefe Gabinete, Guillermo Viñuales. No es la primera vez que el funcionario va en la lista de ediles, pero finalmente no asume su banca. Los rumores indican que esta vez no ocurrirá lo mismo y que un profundo movimiento en el gabinete se avecina. ¿Estará Martín Insaurralde preparando su propia sucesión?

Y justamente ese último punto abre la última duda. De ratificarse la ley que establece que los intendentes no podrán reelegir luego de dos mandatos seguidos, este será el último período de Martín Insaurralde. El tema ya abrió una carrera por su sucesión. Algunos nombres son previsibles, otros sorprendieron. Habrá que ver si no hay una sorpresa mayor: que se derogue la ley y que los jefes comunales puedan volver a ser electos de manera indefinida.

 

Almirante Brown

Mariano Cascallares es otro de los intendentes de la región que llega tranquilo a la contienda electoral del próximo domingo. Su categórico triunfo en las PASO de agosto le permitieron desarrollar una campaña tranquila y sin sobresaltos en su distrito. En aquella oportunidad, la diferencia fue de 57,20 por ciento a 23,80 por ciento del macrista Carlos Regazzoni.

Las diferencias internas dentro de Juntos por el Cambio browniano no le permitieron desarrollar la mejor de las campañas a Regazzoni. A tal punto que un sector disidente terminó presentando una lista vecinalista encabezada por el industrial Walter Sipag y auspiciada por sectores del peronismo y el radicalismo.

El intendente Mariano Cascallares es otro de los hombres fuertes de la región. Alineado con su par de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y el de Esteban Echeverría, Fernando Gray, conforman un núcleo de poder estratégico de cara a un eventual gobierno peronista de Axel Kicillof. Es más, no pocos mencionan al browniano como posible miembro del futuro gobierno bonaerense.

 

Esteban Echeverría

En Echeverría se mantienen las generales de la ley de la región. Fernando Gray sacó en agosto una diferencia de casi 30 puntos sobre su competidor más cercando, Evert Van Tooren. Los números en aquella oportunidad fueron 54,5 por ciento a 25,6 por ciento a favor del candidato del Frente de Todos. Difícilmente cambien esos números el próximo domingo.

La única duda será determinar de qué manera impacta en el electorado la terrible inundación sufrida la semana pasada en los barrios de la zona de Transradio. El distrito del actual titular del PJ bonaerense fue uno de los más perjudicados con el fenómeno meteorológico que provocó cientos de evacuados y mostró uno de los problemas del Conurbano que aún siguen sin solución: las inundaciones.


La reacción del gobierno municipal fue inmediata y desde lo discursivo el intendente echeverriano deslindó responsabilidades y apuntó contra el gobierno provincial de María Eugenia Vidal. En su entorno apuntaron también contra la señal de noticias TN, que con un móvil periodístico en vivo brindó imágenes más que elocuentes de las consecuencias de la inundación.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS