domingo 22 de septiembre de 2019 - Edición Nº3386

Policiales | 9 sep 2019

OTRA VEZ

Vecinos de Lomas alertan sobre la presencia de "el Loco Matías" en el barrio

Desde la Comisaría local advirtieron que todavía no se han reportado casos atribuidos al hombre famoso en el centro lomense por cometer diversos robos y actos vandálicos. Sin embargo, habría sido visto rondando la zona y se presume que se escapó del neuropsiquitrico donde fue internado a fines de junio.


Vecinos de Lomas de Zamora advierten sobre la presencia de Matías Roldán, más conocido como “el Loco Matías”, nuevamente en el barrio. El hombre es famoso por diversos robos y actos vandalicos cometidos en la zona durante los últimos meses. Tiene 29 años y se habría escapado del neuropsiquiátrico donde había sido internado a fines de julio pasado debido a su grave adicción a las drogas y a la gran cantidad de denuncias en su contra.

Desde la Comisaría 1º con jurisdicción en el centro lomense indicaron a Política del Sur que todavía no se han reportado delitos atribuidos al “Loco”. Sin embargo, habría sido registrado por una cámara de seguridad privada que comprobaría que volvió a rondar la zona.

Matías era conocido por violentar vehículos estacionados en la vereda a cualquier hora del día, pero aunque ese era su modus operandi preferido, también se lo acusó de otros hechos, algunos de los cuales pudieron tener consecuencias muy graves, como cuando trató de robar el medidor de gas de una casa.

A pesar de las filmaciones donde se lo vería en pleno acto delictivo, resultaba impune a causa de los problemas psiquiátricos que padecería. Tras visitar en reiteradas ocasiones la comisaría local y ser llevado al hospital Evita de Lanús, de donde se escapó en más de una ocasión, la Justicia ordenó su traslado a un neuropsiquiátrico de Capital Federal, en el cual recibía tratamiento.

Su último arresto había sido registrado a fines de junio por romper el vidrio de la ventana trasera de un Chevrolet Corsa gris estacionado en la vereda de Castelli al 2300, cuando había robado una campera y una butaca para bebé. Horas más tarde, a diferencia de otras oportunidades, se ordenó su traslado a una clínica porteña tras la intervención del Juzgado de Familia de turno.

Aquella vez se logró internarlo en un instituto cerrado a raíz del prontuario delictivo y su salud, ya que se corroboró que “era peligroso para él y para terceros”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS