miércoles 11 de diciembre de 2019 - Edición Nº3466

Racing | 1 sep 2019

SUPERLIGA

Respira la Academia

Racing venció 3 a 1 a Godoy Cruz y se saco la mufa de las primeras fechas al lograr su triunfo inicial en el campeonato. Los goles los anotaron Dario Cvitanich, Lisandro Lopez y Diego Gonzalez para el local, mientras que Santiago Garcia marco para los mendocinos.


Y al quinto partido Racing ganó. 

Es un triunfo que en la placa tiene un valor incalculable, que sirve para cambiar los ánimos justo antes del receso por los amistosos de la selección argentina, pero que no logró modificar demasiado las sensaciones que arrastra desde que comenzó la temporada. Con esta victoria (3-1 sobre Godoy Cruz), la Academia ya dejó de ser ese equipo que logró solo un triunfo en diez fechas después de haber sido campeón, pero evidenció ser todavía un conjunto espeso, con poca sorpresa y sin la dinámica que busca imponer su técnico como sello.

En el primer partido en que volvía a ver a los ojos a sus hinchas después del 1-6 ante River, el Cilindro recibió a Eduardo Coudet y a los jugadores con aliento: "Es el equipo de Coudet".

El Chacho decidió modificar la mitad de los once que habían empatado 0-0 el último fin de semana en Santiago del Estero, ante Central Córdoba, con la sorpresa incluida de la aparición de Alejandro Donatti, pese a que en la conferencia de prensa del viernes había confirmado a Nery Domínguez en la zaga.

"El cambio tiene que ser grande. Queremos que el equipo vuelva a ser, que vuelva a tener algunas condiciones que ha dejado de tener cómo generar situaciones y recuperar rápido ante la pérdida. Este es el momento en el que tiene que aparecer el equipo", había anunciado el entrenador en la previa. Ese vuelco grande no se llegó a ver ante un rival que salió decidido a regalar pelota y terreno al local. Con los once jugadores de Godoy Cruz en campo propio, a Racing se le hacía difícil llegar profundo. Hasta que construyó un golazo que salió desde los pies del arquero Arias y terminó en Darío Cvitanich (en posición adelantada), tras una sucesión de toques rápidos entre Sigali, Díaz, Barbona, Licha y Montoya.

Fueron diez segundos en los que la Academia pareció recuperar su esencia para ponerse en ventaja. Pero lo que tanto trabajo le había costado construir, desapareció en otro saque de arco de Arias: Mena se equivocó en la salida después de recibir del arquero y e lMorro García marcó el empate de cabeza.

Coudet, que hasta ese instante venía usando sus manos para pedirle ritmo a sus jugadores, a los alcanzapelotas y hasta al árbitro Germán Delfino, se las llevó a los ojos, como no queriendo ver lo que pasaba. La zozobra duró poco, también. Una avivada de Cvitanich, que recuperó en el área chica una pelota y fabricó una falta que Delfino cobró como penal, solucionó una noche que se empezaba a poner compleja para Racing.Licha López cambió el penal por gol y un par de minutos después el Pulpo González, con un cabezazo tras un córner, marcó el 3 a 1.

Por la lesión de Augusto Solari y la expulsión de Matías Zaracho, Coudet decidió poner de entrada por primera vez en el torneo a David Barbona y a González, que por momentos lograron darle otro ritmo a la mitad de la cancha. El ex Atlético Tucumán mostró condiciones para el uno contra uno, algo que faltaba en el menú de opciones del mediocampo académico. Barbona había llegado a la mitad celeste y blanca de Avellaneda con seis kilos más de los que pretendía el Chacho, un obsesivo de la balanza.

En la pretemporada en Orlando lo probó como segunda punta, para un eventual reemplazo de Licha, pero con la llegada de Nicolás Reniero lo reubicó tirado contra la banda como volante. Barbona fue de lo mejor del local, se hizo cargo de la pelota parada, una de las armas que busca tener siempre a mano el DT y levantó algunos aplausos. Fue, además de los tres puntos, la otra buena noticia de la noche.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS