domingo 22 de septiembre de 2019 - Edición Nº3386

Lomas de Zamora | 21 ago 2019

MEDIDA ECONÓMICA

Cómo aplican los almacenes de barrio el descuento del IVA en los productos de la canasta básica

Los comerciantes de la región manifiestan dificultades para cumplir con el decreto presidencial que establece la quita total del impuesto a algunos productos alimenticios. Por la crisis económica, clientes presentan cambios en los hábitos de consumo y celebran la medida.


Dueños de almacenes de barrios de la zona sur aseguran que la quita del 21 por ciento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) sobre algunos productos de la canasta básica alimentaria les genera “un problema” a la hora de marcar los bienes en sus góndolas, ya que aún no todas las empresas y proveedores actualizaron la lista de precios. 

La medida económica fue anunciada el viernes pasado por el presidente Mauricio Macri y oficializada a través de un decreto de necesidad y urgencia en el Boletín Oficial. Desde entonces, y con el fin de semana largo de por medio -donde hubo poca actividad de distribución de mercadería-, las pymes de despensa y autoservicio intentan descifrar el mejor método para cumplir con la normativa sin que caer en desventaja con las grandes cadenas de supermercado, donde los descuentos correspondientes ya fueron aplicados.

“Es bueno que saquen el IVA a algunos productos, pero el problema es que las empresas (proveedoras) todavía no quitaron el 21 por ciento de los productos a los comerciantes chicos”, advirtió Alejandro, dueño del almacén y granja El Potrillo, ubicado en el centro comercial de Llavallol, partido de Lomas de Zamora.

Además, cuestionó que “a los grandes supermercados sí les han sacado el impuesto. Siempre se perjudica a los comercios chicos porque la gente reclama los precios, pero a nosotros todavía no nos llegó el descuento”.

En Despensa Dari, del mismo barrio, su dueña Isabel actualiza la grilla de precios conforme repone las góndolas con productos que tengan el descuento desde el mayorista. “Voy aplicando a medida que me llegan los productos exentos y yo los voy poniendo”, indicó al aire de Política del Sur, cuyo móvil visitó el local, sito en Moldes al 700. 

El cumplimiento del decreto 567/2019 del Boletín Oficial en los almacenes de barrio depende de las marcas y proveedores que cada comercio utilice. En el caso de El Potrillo, “todavía ninguna empresa de las que compramos bajó los precios”, sostiuvo Alejandro también para este medio, por lo que aún no pudo regularizar los precios conforme al anuncio presidencial.

El precio de productos como el paquete de harina o fideos ya fueron actualizados en el comercio de Isabel: hasta la semana última, un kilo de harina 000 costaba 40 pesos y el de fideos 45, mientras que hoy salen 26 y 38 pesos, respectivamente.

A partir de la disparada del dólar, que en algunos bancos superó los 60 pesos después de las PASO, el precio de los bienes de consumo registró, sin embargo, un aumento de entre 15 y 20 por ciento, aclaró la comerciante, que se dedica al rubro desde hace más de 27 años.

Apenas se mueve el dólar, las empresas empiezan a mover los precios. El problema es que cuando baja el dólar, después no bajan los precios. La divisa llega a un pico y todos suben los precios, pero después se estabiliza y no lo bajan”, se quejó el responsable de El Potrillo, y criticó: “Los que transmitimos el precio al consumidor final somos los comerciantes chicos y tenemos que poner la cara.”

A partir de la crisis económica, los vecinos han cambiado sus hábitos de consumo y su actitud frente a los precios. En el caso del local situado sobre Luzuriaga al 300, se nota que “la gente compra menos, pero no cambia la calidad del producto”, describió Alejandro, y agregó: “Los gastos para la gente hoy son mucho más grandes que en otro momento y consume menos.”

Isabel, por su parte, contó que debió “cambiar la forma de vender determinados productos, cambiar las marcas, porque algunas cosas muy caras ya no se venden”. “Tuve que adaptarme a lo que consume el barrio”, explicó.

En la fila de caja de Despensa Dari, Esther celebró la medida del Gobierno, y mientras guardaba la compra en su changuito, consideró que es buena porque así nos salva la economía a nosotros”, en referencia a la clientela.

La resolución establece el descuento para productos de trece categorías correspondientes a la canasta básica alimentaria, que busca generar “un alivio” a los consumidores de todo el país, según anunció Macri.

Los bienes contemplados se dividen en: pan, leche, aceite de girasol y mezcla, pastas secas, arroz, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, yerba mate, mate cocido, , conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogur y azúcar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS