viernes 06 de diciembre de 2019 - Edición Nº3461

Provincia | 13 ago 2019

ANÁLISIS

Los intendentes de la región mostraron todo su poderío

El triunfo del Frente de Todos en la región fue categórico. Ganaron en todos los distritos, inclusive en Lanús, superando los 50 puntos.


Por:
Ruben Molina

Los intendentes peronistas de la región volvieron a mostrar su inmenso poderío en las PASO del domingo. Todos ganaron con holgura, pasaron largamente los 50 puntos y dejaron a Juntos por el Cambio con apenas un poco más de 20 puntos. Los jefes comunales de este sector de la provincia de Buenos Aires aportaron más de medio millón de votos al categórico triunfo de la fórmula Fernández-Fernández.

 

Cinco son los distritos que habitualmente cubre Política del Sur: Avellaneda, Lanús, Almirante Brown, Lomas de Zamora y Esteban Echeverría. En todos hubo triunfo del Frente de Todos. Un caso aparte es Lanús. Allí el candidato que más votos obtuvo fue el macrista Néstor Grindetti, aunque la realidad estaría indicando que, en caso de retener la totalidad de los votos obtenidos por la sumatoria de las cuatro listas que participaron en las PASO del Frente de Todos, el futuro intendente podría ser el kirchnerista Edgardo Depetri.

 

Es cierto que las elecciones del fin de semana fueron primarias. No se eligieron a los nuevos ejecutivos y representantes legislativos, sino a los que nos van a representar en las generales. Pero como se venía adelantando, serían la verdadera encuesta nacional, un adelanto de lo que vendrá en octubre próximo. Y a la luz de los hechos, la victoria del Frente de Todos fue aplastante. Difícilmente los datos del domingo puedan llegar a diferir con los de dentro de dos meses. En todo caso, tal vez, para engrosar la holgura con la que el peronismo le ganó a Juntos por el Cambio.

 

La victoria fue sin atenuantes. El justicialismo ganó en todas las instancias y el famoso corte de boleta nunca llegó para favorecer a María Eugenia Vidal ni a ningún otro candidato de Cambiemos en especial. Tampoco hubo tal paridad entre la actual la Gobernadora y Axel Kicillof, el candidato del Frente de Todos, quien sacó en la región más votos que la fórmula Fernández-Fernández.

 

En Avellaneda, Ferraresi arrasó con un 55,86 por ciento contra un 28,36 del radical Luis Otero. En Lomas de Zamora, Martín Insaurralde obtuvo un categórico 55,74 puntos por sobre el 24,16 de Gabriel Mercuri. Un dato es que el aporte del peronismo lomense al caudal total de votos obtenido por Alberto Fernández fue de 210 mil votos, cercano a los 230 mil que solicitó Máximo Kirchner hace un mes en el acto de Temperley. Almirante Brown fue el distrito con mayor porcentaje: Mariano Cascallares sacó el 57,12 por ciento, ante el 23,7 del macrista Carlos Regazzoni. En Esteban Echeverría, el titular del Partido Justicialista bonaerense, Fernando Gray, ganó con el 54,76 por ciento, en tanto que su adversario del PRO, Evert Van Tooren, llegó al 25,44 por ciento.

 

Lanús es un caso aparte. El Frente de Todos tuvo PASO, y el candidato más votado de esa interna fue Edgardo Depetri con el 46 por ciento de los sufragios. Segundo quedó Agustín Balladares, del Movimiento Evita, con un más que elocuente 29,41 por ciento, lo que le permitió alcanzar el piso y colar sus candidatos en la lista final de concejales. Afuera quedaron Víctor De Gennaro con el 13,33 por ciento y Verónica Dell’Anna con el 11,68. La sumatoria de votos les da 47,96 por ciento, frente al 34,52 del macrista Néstor Grindetti.

 

La diferencia entre ambos frentes es de casi el 14 por ciento. Ahora, si se enfrenta candidato contra candidato, la situación difiere sustancialmente: Depetri sacó un 21 por ciento del total general de la elección en Lanús, mientras que Grindetti 34,52. ¿Podrá el ganador de la PASO del Frente de Todos retener todos los votos obtenidos? ¿Podrá Néstor Grindetti sumar más votos de los obtenidos el domingo pasado? A la luz de los hechos, y con la poca ayuda que llega desde el orden nacional, pareciera dificultoso. Resultaría más factible que Depetri logre amalgamar todas las piezas del peronismo lanusense. Desde el grindettismo aseguran que no está todo perdido y que están dispuestos a quemar las naves en pos de retener el distrito para Juntos para el Cambio.

 

En lo que tiene que ver con el reparto de bancas en los concejos deliberantes, teniendo en cuenta estos eventuales números que dejaron las PASO, la distribución sería prácticamente similar en todos los distritos: ocho a cuatro a favor del Frente de Todos. Un dato es que en el orden seccional se elegían senadores provinciales. Con estos números, el justicialismo se quedaría con siete legisladores contra dos de Juntos para el Cambio.

 

Párrafo aparte para Consenso Federal y una paupérrima elección en la región: a duras penas pudo superar el 5 por ciento. Se esperaba más del lavagnismo en el Conurbano, a sabiendas de que el duhalidismo impulsaba la candidatura a senadora provincial en primer término de Hilda Chiche Duhalde. Con estos números no habría representación legislativa alguna dentro de los concejos deliberantes y en el Senado bonaerense.

 

Quedan dos meses. Daría la impresión que la elección es irreversible. Pero claro, estamos hablando de la Argentina, país donde todo es posible. De todas formas, el sentido común indica que estamos frente a un nuevo cambio de época, y como es costumbre, el peronismo se corre por poco tiempo del calor del poder para volver con todo su poderío a ocupar el protagonismo de la política nacional, provincial y, sobre todo, del Conurbano.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS