martes 18 de junio de 2019 - Edición Nº3290

Policiales | 11 jun 2019

CRIMEN Y MISTERIO

Dos vasos de gaseosa entre las pistas principales para identificar al asesino del diácono

Los investigadores buscan huellas dactilares en la escena del crimen de Guillermo Luquin mientras recolectan información aportada por los testigos citados a declarar. La hipótesis de un asesino conocido de la víctima continúa como la principal.


La investigación por el crimen de Guillermo Luquin, el diácono de Lomas de Zamora encontrado asesinado este domingo al mediodía en su vivienda de Villa Galicia continúa siendo un misterio. Sin embargo, pese a que la causa sigue sin detenidos y carece de sospechosos, este lunes se confirmó que la investigación apunta a varias pistas halladas dentro de su casa, entre ellas, dos vasos de gaseosa que la víctima habría compartido con su asesino.

 

Fuentes judiciales afirmaron a este medio que los investigadores buscan huellas dactilares de dos vasos hallados en la escena del crimen, además del cuchillo con el que fue asesinado el religioso y la llave de la casa. Además, ratificaron que la vivienda “fue encontrada en orden, sin signos de violencia, y que la puerta de entrada no fue forzada”, por lo que se supone que el fallecido recibió a una persona conocida que lo habría matado por motivos que se tratan de establecer.

 

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, la hipótesis del robo estaría prácticamente descartada, debido a que no había elementos faltantes, salvo el celular y la billetera del hombre asesinado. Mientras tanto, en el marco de la causa que pasó de “averiguación de causales de muerte” a “homicidio”, fueron citados varios testigos que prestaron declaración ayer en los Tribunales de Lomas de Zamora, aunque no trascendió la información aportada.

 

El cuerpo de Luquin fue hallado envuelto en sábanas dentro de su domicilio de la calle Bombero Ariño 829, con un corte profundo en la garganta, además de varios golpes en la cabeza y otras heridas punzocortantes. El macabro hallazgo fue descubierto el domingo al mediodía por su sobrino, que dio aviso a la Policía.

 

Durante las primeras pesquisas, los efectivos desestimaron un crimen en el marco de un intento de robo, teoría que más tarde fue constatada por personal de la Policía Científica que trabajó en el lugar, debido a que no advirtieron rastros de violencia en ningún ingreso de la casa.

 

Interviene en la investigación la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS