domingo 17 de febrero de 2019 - Edición Nº3169

Cultura y Espectáculos | 7 feb 2019

COSQUÍN 2019

Los ganadores del Pre Cosquín de Lomas de Zamora brillaron en el escenario del festival con su danza

Dolores Ardúa y Jorge Vazquez ganaron hace una semana la final del Pre Cosquín de la sede lomense y finalmente se lucieron en el trasendental escenario cordobes frente a una multitud.


Este fin de semana se llevó a cabo la edición 59 del Festival Nacional de Folklore de Cosquín en Córdoba y los bailarines ganadores del certamen Pre Cosquín que se realizó en la sede Lomas de Zamora se lucieron con su danza bajo el brillo de la segunda luna.

Se trató de la dupla Dolores Ardúa y Jorge Vázquez, quienes durante una larga jornada de competencias con las distintas delegaciones de las provincias, finalmente consiguieron el triunfo y representaron a la sede lomense en la ciudad cordobesa en la categoría de danza estilizada.

En diálogo con Ardúa en el programa radial Política del Sur, la bailarina expresó que vivieron el festival “con mucha emoción y una hermosa adrenalina”.

“Poder haber realizado un paso más de los sueños que tenemos es muy satisfactorio y forma parte del mundo de los posibles, que existe”, enunció.

La artista, oriunda de Tandil, destacó el trabajo y el acompañamiento del CAEPP, que organiza el certamen en la sede Lomas de Zamora con apoyo del Municipio, el cual colabora para que diferentes músicos y bailarines puedan acercarse a competir sin afrontar duros costos o complicaciones. “A cualquier persona que quiere ir a Cosquín, le recomiendo la sede de Lomas de Zamora”, indicó.

También, la artista felicitó al director de la Compañía de Danzas Pucará, Alexis Miranda, su mentor durante toda la competencia y el festival, y manifestó que “más allá del trabajo y la disciplina diaria, es una persona súper obsesiva de la perfección desde un lugar sano y está todo el tiempo hablando de la autosuperación”.

Por otro lado, calificó al gran festival de este año como “revolucionario”, al señalar que “parece que cuando la cosa se pone dura, la resistencia artística es lo más hermoso”.

En este sentido, destacó que fue el primer año en el que se presentó un grupo salteño de malambo femenino en el escenario Atahualpa Yupanqui. “Eso es revolución”, expresó.

Y finalizó: “Han aparecido muchas propuestas distintas y creativas. Para mí el nivel no se mide en la calidad de técnica en los bailarines, sino en el riesgo y en el aventurarse que tiene cada uno para demostrar su arte. No hay una fórmula, hay una búsqueda personal que hay que alcanzar de la manera más transparente posible.” 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS