viernes 16 de noviembre de 2018 - Edición Nº3076

Club Lanús | 25 oct 2018

Lanús: pensando en Tigre, semana tranquila como pocas

Siete meses tuvieron que pasar para que el Granate vuelva a ganar. Vive una semana feliz después de mucho tiempo, sobre todo tras haber quebrado la racha negativa de quince partidos sin sumar de a tres. Las palabras del técnico Luis Zubeldía, Sebastián Ribas y Facundo Quignón.


Siete meses (218 días exactamente) tuvieron que pasar para que Lanús vuelva a acordarse de ganar un partido. El triunfo por 3-1 del Granate sobre Patronato de Paraná, rival directo por la permanencia, hizo quebrar una racha adversa y negativa de quince encuentros sin vencer (nueve empates y seis derrotas). Además, como local jugando en La Fortaleza, el equipo dirigido por Luis Zubeldía ganó después de diez presentaciones, condición en la que arrastra seis igualdades y cuatro caídas.

Siguiendo con las estadísticas, el último triunfo de Lanús fue el 16 de marzo de este año, cuando por la vigésima fecha de la temporada pasada vencía como visitante a Colón de Santa Fe por 2-1, con goles de Lautaro Acosta y Bruno Vides. En tanto, la última victoria del Granate como local había sido el 11 de febrero de este año, cuando por decimoquinta jornada derrotaba a River Plate 1-0 con el tanto del uruguayo Alejandro Silva.

Tras haber obtenido su primer triunfo en el campeonato y cortado estas rachas negativas, la semana de trabajo de Lanús tuvo la tranquilidad necesaria para encarar lo que viene con más optimismo, y en la previa del duelo de mañana ante Tigre los jugadores y el cuerpo técnico lo viven con alegría.

Respecto de lo que fue la victoria contra Patronato, Zubeldía analizó en rueda de prensa: “Ganamos bien. Era una necesidad sumar de a tres y nos enfrentamos a un rival que estaba en el fondo de la tabla como nosotros. Es un paso importante este para seguir creciendo. Por ejemplo, en Tucumán con Atlético y por momento contra River, hicimos el juego que queríamos, pero nunca nos alcanzó. Eso mismo pudimos sostener ante Patronato y la pelota entró, siendo bastante eficaces porque convertimos tres goles y generamos no menos de seis situaciones. En cuanto al gol del colombiano José Luis Sinisterra, fue un festejo desbordado por el desahogo que significó el triunfo, además de la linda y completa jugada de la previa. Esta victoria significa muchas cosas para nosotros, ver feliz a tanta gente que nos quiere y pudimos rendir tributo a toda la familia granate. Ahora vamos a necesitar de todos los que están en el plantel de acá a fin de año, tanto los que están adentro como los que están afuera de la cancha, porque todos juntos pueden maximizar su rendimiento.”

Por su parte, el goleador uruguayo Sebastián Ribas, quien marcó su tercer gol en la Superliga, sobre el valor del triunfo dijo: “Era un partido fundamental para ganar, porque venimos jugando finales. Lamentablemente, el trabajo y los resultados no nos venían compensando con una victoria y creo que contra Patronato salió un partido redondo. Nos regalamos un triunfo para nosotros, a pesar de que en el descuento de ellos hubo un poco de nerviosismo. Con Luis (Zubeldía) y el grupo estuvimos ajustando esta semana el tema de la intensidad, ya que por momentos teníamos buenos primeros tiempos y luego nos caímos, pero con Patronato tuvimos esa picardía necesaria para regular esa intensidad y poder sostenerla para llevarnos un triunfo fundamental.”

Asimismo, una de las grandes figuras contra Patronato, el volante central Facundo Quignón, detalló: “Veníamos buscando este triunfo desde que empezó el campeonato, pero más contentos porque pudimos hacer varios goles y jugamos bien por momentos, aunque por momentos nos quedamos y eso nos obliga a seguir mejorando como equipo, ya que todavía nos falta. Es importante ganar, y el punto en Tucumán sirvió porque le ganamos a Patronato. Ahora tenemos que ir encontrando el equipo y optimizar el rendimiento para seguir sumando puntos. Sabíamos que la situación es complicada. Hasta este partido estábamos últimos y llevábamos quince fechas sin ganar, estamos cerca de la zona de descenso y hay que concientizarse que el campeonato que tenemos que pelear es otro, sumando puntos, pero fue un desahogo el festejo del tercer gol y este triunfo. Hace tantos partidos que no ganábamos y sumábamos de a tres que por eso fue deshago esta victoria, para poder jugar tranquilos y ganar en confianza de cara a lo que viene.”

El futuro inmediato de Lanús se llama Tigre, rival al que visitará el viernes desde las 19 en Victoria abriendo la décima fecha de la Superliga, donde el Granate intentará ahora cortar una serie de siete presentaciones sin ganar como visitante, donde suma cinco empates y dos derrotas.

Hoy será la última práctica de fútbol de Lanús, donde Luis Zubeldía delineará el equipo que visite al Matador antes de quedar concentrado.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS