jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1457

Gremiales | 18 nov 2022

ANALISIS

Con un guiño de una parte del oficialismo, gremios quieren discutir la jornada laboral

La reducción de la semana de trabajo crece entre la dirigencia. El aval de algunos funcionarios y referentes del kirchnerismo le da fuerza a una propuesta que tiene varias experiencias exitosas en el mundo. Hay un proyecto legislativo que resume las propuestas presentadas en los últimos tiempos.


Por: Diego Lanese

En la última reunión de la Mesa Ejecutiva de la CTA Autónoma de la provincia de Buenos Aires, el ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa, se comprometió con los gremios presentes a “trabajar en la reducción de la jornada laboral”. “La Argentina tiene la jornada semanal más larga de Latinoamérica, con 48 horas semanales, y en términos mundiales, la jornada anual argentina supera a una japonesa”, dijo el funcionario, respaldando algunas de las propuestas que circulan entre los gremios para reducir la semana de trabajo en el país. La idea no cuenta con el aval explícito de la Casa Rosada, pero eso no parece detener los intentos de debate. Como en otros temas, las diferencias en el Frente de Todos quedan a la vista, pero a diferencia de lo que pasa con cuestiones como el bono o las medidas económicas, en este caso los gremios parecen avanzar sin el visto bueno del Gobierno, apoyados en sus propias experiencias y el guiño que le hace el kirchnerismo.

 

El debate abierto respecto a la jornada laboral está planteado desde hace años en la Argentina y la actual crisis revitalizó. En este sentido, hay dos modelos en la agenda sindical. Por un lado, reducir un día de trabajo, algo que algunas grandes empresas multinacionales ya implementan. Otra, jornadas más cortas, como las que se hacen en los sectores que tienen algún grado de insalubridad. En ambos casos, no se tocan los ingresos de los trabajadores, y se permite el ingreso de nuevos asalariados para completar las tareas. La reducción de horas es parte de la agenda de varios países, y de la propia la Organización Internacional de Trabajo (OIT). La entidad estableció en 1935 el convenio 47, que reglamenta las 40 horas semanales laborales. En este sentido, la OIT alertó que el estrés laboral, principalmente ocasionado por extensas jornadas laborales “puede ocasionar hasta un 3 por ciento de pérdidas del Producto Interno Bruto (PIB) de las naciones”. En consecuencia, destacó la OIT, “la felicidad laboral puede incrementar la productividad”.

En el país, además del debate hay una campaña lanzada para recortar la semana de trabajo. La misma la lleva adelante la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), que busca tener dos francos semanales, reduciendo de seis a cinco los días laborales, en un sector que por cuestiones de insalubridad ya lograron una baja en la jornada de trabajo, que actualmente es de seis horas. “Venimos haciendo acciones, en el marco de la campaña que algunos llaman dos francos o reducción de jornada”, contó Francisco Ledesma, secretario de Salud Laboral de la AGTSyP. El pedido es pasar de 36 horas semanales a 30, planteado desde “la promoción y la prevención de la salud”. “En este tiempo estuvimos haciendo actividades para comentarle al usuario del subte la temática, que sepa de qué se trata”, explicó Ledesma, ante la consulta de Política del Sur. Además, se organizan charlas en las distintas comunas de CABA, para explicar el reclamo a los vecinos.

 

Ledesma recordó que el trabajo del subte ya tiene un importante grado de insalubridad, vinculado “a la falta de luz natural y por el aire viciado”. A esto se le suma, denunció, “que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta apaga la ventilación forzada, bajo el argumento que a los vecinos le molesta el ruido”. A esto se le suma la presencia de materiales contaminados con asbesto, que genera el reclamo hace años de los metrodelegados para lograr un plan de retiro seguro y efectivo. Todas estas cuestiones hacen que el reclamo de los trabajadores vaya creciendo, y se va extendiendo tanto con otros sectores sindicales, que se suman a analizar la posibilidad, como de la sociedad. En la mesa de negociación que se abrió con la empresa Emova, el planteo es que además de una cuestión de salud, las experiencias muestran “menos accidentes y mayor productividad”.

En tanto, en la presentación de un cuadernillo de análisis, el colectivo Mujeres Sindicalistas puso el acento en la reducción de la jornada laboral, que gana terreno. El material apunta justamente al debate por las horas y días que se trabajan, y la forma de optimizarlo. “La reducción de la jornada mejora la calidad del trabajo y por lo tanto los empleadores también ganan”; dijo en el acto la dirigente sindical de Curtidores y actual directora de Trabajo y Cuidados del Ministerio de Mujeres bonaerense, Claudia Lázzaro. Por eso, llamó a salir a militar el cuadernillo en cada regional y a pensar “cómo vamos a armar la base del próximo gobierno porque tenemos todas que estar convencidas de que va a haber 2023 y tenemos que hacer esta resistencia activa, decir qué nos pasa a los trabajadores y trabajadoras”.

 

Con 48 horas a la semana, la Argentina sigue siendo uno de los países del mundo donde más tiempo se trabaja, a niveles similares a los de Colombia, México o Chile. Estudios internacionales prueban que una reducción de la jornada laboral de ocho a seis horas o el paso a una semana de 4 días laborales en vez de 5, sin reducción de salarios, podría ser beneficioso tanto para los trabajadores como para la productividad empresarial, además de generar nuevos puestos de trabajo. En el Congreso hay cuatro proyectos de ley que plantean diversas propuestas en este sentido, uno de ellos de Hugo Yasky, diputado nacional y dirigente sindical. El titular de la CTA de los Trabajadores estableció la modificación del artículo 1° de la ley 11.544, que norma la jornada de trabajo, y establecer que “la duración del trabajo no podrá exceder de 8 horas diarias o 40 horas semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones públicas o privadas, aunque no persigan fines de lucro”. Además, según el texto de la propuesta, se busca adecuar con este cambio “la letra del artículo 190 de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT), referido al trabajo de menores entre 16 y 18 años”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias