viernes 19 de agosto de 2022 - Edición Nº1353

Provincia | 3 ago 2022

Reacción opositora

Cautela en el PRO ante la irrupción de Massa en el gabinete nacional

La fuerza amarilla consensuó con sus principales referentes bajar los decibeles de los enfrentamientos internos entre halcones y palomas para robustecerse dentro de Juntos por el Cambio. Sin embargo, aflora la sospecha entre los sectores del macrismo duro y el bullrismo de un entendimiento coyuntural del ala moderada encarnada por el larretismo con el flamante Superministro.


Por: Federico Cedarri

La situación económica que atraviesa el país que trajo aparejada la designación de Sergio Massa bajo la égida de un superministerio de Economía, también produjo en los espacios opositores cierto clima de distención que sosegó los enfrentamientos internos que venían lacerando la unidad de Juntos por el Cambio.

El PRO prefirió cerrar filas en torno a la defensa de la institucionalidad, más allá de los matices y diferenciaciones que puedan hallarse entre los moderados, llamados maliciosamente palomas, y los halcones que encarnan al macrismo duro.

"La idea concertada entre todos los sectores de nuestro espacio es no agregar más leña al fuego, sin dejar de marcar las cuestiones que a nosotros nos parecen centrales”, explicó a PDS un legislador amarillo de la provincia de Buenos Aires.

Desde el partido que creó Mauricio Macri prefirieren no hacer hincapié en el deterioro de la situación económica como también prevaleció la intención de no poner trabas en lo que tiene que ver con la sucesión de Massa en el ámbito de la Cámara de Diputados de Nación.

Allí, el macrismo y el flamante Ministro de Economía convergieron en la necesidad de que sea motorizado el apoyo a Cecilia Moreau que si bien pertenece a las filas del Frente Renovador mantiene aceitados vínculos y también reporta a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Cabe resaltar que el mendocino, Omar De Marchi,  recaló en la Vicepresidencia Primera de aquel Cuerpo luego de un acuerdo entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, y si bien debería haber sido la figura a considerar en la senda sucesoria las leyes implícitas de la política, explican que el oficialismo debe conservar la presidencia de la Cámara Baja.

No queremos darle al Frente de Todos ninguna posibilidad de que argumenten que no los apoyamos y que ponemos palos en la rueda”, explica a PDS una importante espada del PRO bonaerense.

Desde el macrismo agitan la remanida estrategia de solicitarle al oficialismo que presente un plan económico consistente y que no se insista en parches que no contemplan soluciones a la delicada situación macroeconómica.

Del mismo modo, remarcan que Sergio Massa es parte del gobierno del Frente de Todos y no está exento de la responsabilidad que le compete por la actual situación: “Es socio en la coalición gobernante y parte del gobierno y tan culpable como Cristina y Alberto, que no busque escaparse por la tangente”, remarca con dureza ante este portal otro legislador provincial amarillo.

En la misma línea, desde el espacio macrista bajan línea a los legisladores nacionales y provinciales en el sentido de aunar criterios de unificación que posibiliten una postura común: “Debemos ser inteligentes para no caer en la trampa de las encrucijadas en que nos posiciona el oficialismo”, arguye el mismo diputado.

En rigor, destacan que no pueden aparecer algunos legisladores apoyando el pacto con el FMI mientras un sector del oficialismo que responde a la Vicepresidenta se pronunció en contra del entendimiento.

La idea central del PRO pasa por dejar explícito que el kirchnerismo prosigue conservado importantes resortes del Gobierno nacional y que no cedió los enclaves de poder que ostentan como la Secretaría de Energía, PAMI, ANSES a lo que sumaron la AFIP con un puro como el platense Carlos Castagneto.

En cierta manera, explican desde el entorno de las principales vertientes del espacio amarillo que la intención es aplacar las disputas internas entre palomas y halcones que consideran que ha sido sumamente perniciosa en el último tiempo para la construcción partidaria.

Apuntar a la consolidación del espacio para evitar fugas

El PRO buscará ajustar la estructura política ya que si bien descarta por el momento la posibilidad de un adelantamiento electoral, que fue ciertamente desinflado a partir de la designación de Massa en acuerdo con el kirchnerismo, hay otros interrogantes que parecen presentársele en el escenario político.

Más allá de la intención de mostrar una fuerte unidad, la desconfianza entre los halcones y palomas parece inalterable: Los sectores más contestatarios ligados al ex presidente Macri y a Patricia Bullrich agudizan la lupa para percibir y condenar cualquier intento de acercamiento del larretismo hacia el flamante Ministro de Economía.

Este sector sospecha básicamente que más allá de que Massa deberá ocuparse tiempo completo en intentar aplacar las desquiciadas variables económicas para potenciar sus chances de prevalecer como candidato unívoco dentro de estructura del Frente de Todos, también podría acicatear a sectores del radicalismo dialoguista cercanos al gobernador jujeño, Gerardo Morales, para la construcción una vertiente electoral que pueda apuntar a generar una dispersión del voto no oficialista.

Claro está que para que el relevante funcionario pueda internarse en intenciones electorales deberá en primer término, llevar adelante con relativa satisfacción las riendas de una economía nacional con pocas reservas de dólares y una galopante inflación proyectada en valores cercanos al 90% durante el 2022 que amenaza a su vez con una ralentización de la producción industrial.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias