martes 05 de julio de 2022 - Edición Nº1308

Gremiales | 24 jun 2022

ANALISIS

Las paritarias se segmentan para intentar contener el aluvión inflacionario

Los gremios comienzan a negociar por períodos más cortos y ya hay modelos de discusiones trimestrales. Esta es la respuesta a un contexto cada vez más complicado, donde la inflación se comenzó a medir semanalmente por su alza.


Por: Diego Lanese

Bajo el eje “los salarios le deben ganar a la inflación”, las negociaciones paritarias de este año se volvieron claves para sostener la buena relación del Gobierno nacional con los gremios. Ante el deterioro de la situación económica, la dirigencia sindical sabe que sólo mejoras extraordinarias en los convenios los salvará de otro año de bajas salariales. Si bien algunos datos son optimistas en este contexto, por el momento nadie puede asegurar que cumplirá la promesa. Para lograr eso, además de acordar cifras que hasta hace unos años eran impensadas, se deberá revisar más seguido el impacto inflacionario, en un escenario donde algunas consultoras están midiendo la suba de precios de manera semanal. Por eso, la mayoría de las paritarias comenzaron a segmentarse y pasaron de anuales a semestrales, o como en algunos casos, trimestrales.

 

Acortar el tiempo de los acuerdos salariales se volvió una herramienta muy útil en estas paritarias, que sumado a las revisiones permite evitar que en poco tiempo cualquier aumento quede desactualizado. En este punto, los convenios del año empezaron con nueve meses de vigencia y una revisión en el último trimestre para cerrar la discusión. Pero con una inflación de casi 5 puntos mensuales, es muy difícil de sostener esta fórmula, y bajaron a uno o dos trimestres de convenio, y dos nuevas revisiones. “No sabemos a ciencia cierta cuánto será la inflación, a la hora de negociar veremos los datos de ese momento”, explicó sobre la forma de encarar estas discusiones Norberto Caffasso, secretario gremial de la Unión de Obreros Ladrilleros (UOLRA).

La UOLRA que lidera Luis Cáceres y el titular de la cámara del sector, Lázaro Faría, acordaron una mejora salarial del 45 por ciento, recomposición de los haberes que tiene una modalidad de dos tramos: el 25 por ciento en abril y el 20 por ciento en julio. “El acuerdo es de marzo a septiembre, ahora no podemos decir qué número vamos a cerrar, eso es incertidumbre total”, dijo Caffasso, consultado por Política del Sur. La discusión comenzará en septiembre, y el dirigente recalcó que “vamos a sentar y vamos a pedir el porcentaje que mayor plata le lleve a nuestras trabajadoras y nuestros trabajadores”. Este cambio de fórmula se comenzó a notar en otras discusiones, al tiempo que ya algunos hablan de una “discusión permanente”.

 

Un caso de transformación de los acuerdos se dio en el sector de aeronáuticos. Allí, la Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación (ATEPSA) informó que acordó un incremento salarial del 30 por ciento para el período abril-julio tras negociaciones con la empresa estatal a cargo de la navegación aérea. De esta forma, se consolida la estrategia de firmar acuerdos segmentados, que se renegocien cada cuatro o seis meses, y así evitar perder ante la inflación.

La idea de acuerdos cortos estuvo en la mesa de discusión de la paritaria más grande del país. Se trata de la discusión salarial del sector mercantil, que afecta a más de un millón de trabajadores bajo convenio y que es un termómetro de lo que pasa en el mercado laboral. En enero de este año, la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS) planteó “generar acuerdos más cortos de tiempo, acuerdos trimestrales”. La idea no resultó, pero si se achicaron las cuotas del convenio, y se agregaron revisiones, que este año serán al menos dos.

 

Para la segunda mitad del año, las proyecciones de los acuerdos apuntan a revisar los porcentajes, y equiparar los salarios a una inflación que parece tener un piso del 70 por ciento. En este contexto, estarán mejor parados aquellos que tuvieron una mejor negociación al inicio de la paritaria. La Asociación Agentes de Propaganda Médica (AAPM), por ejemplo, logró a comienzos de mes un incremento del 45 por ciento a cobrar a partir de junio, y por seis meses, lo que da una proyección anula del 90 por ciento. Fuentes del gremio afirmaron que “si bien la suba no es lineal, con el acuerdo de los próximos seis meses se puede llegar a valores cercanos a ese valor”. “Estuvimos casi cuatro años sin paritarias, resistiendo la precarización que intentó la industria farmacéutica, así que no damos por sentado ningún incremento”, agregaron. Lo cierto es que hasta el momento las paritarias en promedio comenzaron con subas entre el 44 y el 60 por ciento, con perspectivas a superar ese piso del 70 por ciento.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias