jueves 07 de julio de 2022 - Edición Nº1310

Provincia | 23 may 2022

Sociedad en duda

Los desajustes por la ley BAPRO interrogan al radicalismo sobre la continuidad de la alianza con el PRO

Los legisladores centenarios quedaron muy molestos con el rechazo súbito de los amarillos al proyecto que habían acordado con Martín Insaurralde y algunos boina blanca comienzan a pensar en alimentar un camino propio hacia el 2023. Espaldarazo para Facundo Manes en la Convención Nacional de la UCR.


Por: Federico Cedarri

Los desajustes acaecidos en la Legislatura Bonaerense en lo referente a la frustrada sanción de la Ley de Reforma de la Caja del BAPRO vinieron a sembrar semillas de intriga respecto de la futura relación entre el radicalismo y el PRO.

Aquel rechazo súbito de los legisladores amarillos al proyecto oficialista, propiciado por una orden del ex presidente Mauricio Macri, regó de dudas e inquina a los legisladores centenarios que ya habían pactado con el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, dar una respuesta consistente al pedido de la Suprema Corte sobre una solución al tema para evitar la provincia el pago de juicios millonarios.

Los boina blanca prefirieron esta vez plegarse al rechazo que emanó del PRO y evitar una exposición pública con matiz diferenciador similar a la que se evidenció en los idus de diciembre, cuando los vidalistas votaron en forma contraria a la reelección de los intendentes y quedó expuesta una sutil fractura que no decodificó de buen modo el electorado opositor.

En rigor, los cortocircuitos dentro del entramado juntista desatados en la previa de la sesión en la Cámara Baja contribuyeron a ahondar las disidencias que venían esbozándose tímidamente dentro de la alianza opositora y que parecen sumir a la fuerza centenaria en una encrucijada donde empieza a interpelarse sobre la continuidad o no del pacto de sociedad con los amarillos.

El radicalismo viene cuestionando con carpa lo que considera una derechización de Mauricio Macri en el discurso y en la intentona de generar las condiciones para acercar al libertario Milei a participar de una interna opositora.

La UCR afronta una instancia crucial de debate interno que desembocara en una remake de Gualeguaychú de 2015, cuando el próximo 27 de mayo se reúna en La Plata la Convención Nacional, órgano encargado de bendecir las alianzas que practicará el partido.

Algunos radicales en forma solapada comienzan a pronosticar que no sería algo sumamente descabellado encabezar un proyecto electoral propio o con algunos aliados progresistas o peronistas disidentes lejos de sus actuales socios del macrismo.

Fuerte espaldarazo a Facundo Manes del Comité Provincia

En la cita partidaria de los correligionarios adquirirá una importante centralidad el órgano provincial en el universo radical: logró la entronización de Gastón Manes como presidente de la Convención Nacional.

En este clima de tensión con el PRO, predomina la sensación de que primará en la juntada un discurso de centro popular, como le gusta parafrasear a Facundo Manes sobre la futura concordancia a la que el radicalismo deberá inscribir.

La asunción del hermano del diputado le da un fuerte espaldarazo a la candidatura presidencial del neurocirujano que ve cada día que pasa mayores posibilidades de acceder a la elección interna en 2023.

Es que al correrse Martín Lousteau de la plataforma nacional y advertir que dedicará sus esfuerzos para intentar escalar a la jefatura de gobierno porteño, a lo que se suma la confesión de Alfredo Cornejo de pretensión de volver a disputar la candidatura para la gobernación de Mendoza, solamente quedarían en carrera el titular del radicalismo nacional, Gerardo Morales, y Facundo Manes con el respaldo rotundo y para nada despreciable de la estructura bonaerense, esencial en un proceso interno.

El Comité Provincia ha gestado con el hecho de la asunción como jefe de la Convención Nacional de Gastón Manes un hito de importancia en el espectro nacional, algo que no había logrado desde los años 90.

Pero este eventual logro tiene un contrasentido manifiesto: la ida de Manes hacia el plano político nacional deja huérfano de candidatos potentes al espacio para aspirar con chances a la gobernación bonaerense.

Desde el Provincia no desesperan ante este panorama: argumentan que primero se hace imprescindible la formación de un programa de gobierno con acuerdos macro para posteriormente emerger con un candidato propio.

Quizás están pensando en un pacto programático que solape un posible entendimiento con otros sectores que hoy están fuera de la órbita del PRO y que de la eventual unión pueda brotar un candidato que contenga a aquellos nuevos actores.

Más allá de estas especulaciones, desde el radicalismo bonaerense intentan bajar los decibles y argumentan por lo bajo que el candidato puro seria el actual titular de Comité Provincia, el marplatense Maximiliano Abad.

Los correligionarios piensan que el presidente de la bancada de Juntos en Diputados se encuentra con la suficiente madurez política para afrontar el desafío

No pocos radicales comienzan a recordar con mayor asiduidad el cónclave que sostuvo hace un tiempo el titular partidario nacional, Gerardo Morales, con Florencio Randazzo, Graciela Camaño; el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti; Emilio Monzó y Rogelio Frigerio.

Claramente un abanico más afín a los principios históricos del radicalismo, más volcado hacia el espacio de centro popular como pregona Manes que hacia una incómoda posición de derecha que hoy encarnaría Mauricio Macri en la presuntuosa alianza que ambiciona con Javier Milei.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias