domingo 22 de mayo de 2022 - Edición Nº1264

Provincia | 11 may 2022

Complejidad económica

El desborde inflacionario complica los planes de Kicillof

Al emplazamiento gremial de estatales y docentes para adelantar las cuotas pactadas en la paritaria se suma el aumento de costos en la construcción que podría ralentizar el desenvolvimiento del plan Seis por Seis. Presume una ardua negociación con el Gobierno nacional por más recursos.


Por: Federico Cedarri

El kirchnerismo no descansa en su obsesión de asegurarse la continuidad de las riendas del gobierno de la provincia de Buenos Aires ante la posibilidad que esbozan en privado de que será tornará bastante complejo mantener las herramientas de la gestión nacional.

En eso se basa fundamentalmente el hecho propiciado en la semana precedente por el titular de La Cámpora y presidente del Partido Justicialista bonaerense, Máximo Kirchner, que presentó un proyecto en la Cámara Baja para forzar actualizaciones del Salario Mínimo, Vital y Móvil ante la escalada incesante del costo de vida.

Esta iniciativa representa una respuesta directa al electorado duro del oficialismo que se encuentra emplazado en el segundo y tercer cordón del Gran Buenos Aires, ya que la actualización de las escalas del instrumento de referencia salarial repercuten de manera inmediata en los montos de aquellos que perciben planes sociales.

Es que, según los últimos sondeos que le han arrimado al gobernador Axel Kicillof, se vislumbra un lento pero incesante goteo en la base oficialista del conurbado bonaerense.

Los alcaldes de aquellos distritos se lo han advertido en forma recurrente al Gobernador durante las últimas semanas, lo que los ha ubicado nuevamente en tándem con el hijo de la Vicepresidenta en la necesidad tomar medidas que en cierto modo contribuyan a morigerar la carga del aumento de los alimentos que golpea más fuertes en los sectores más vulnerables dependiente del consumo de bienes comestibles.

También toman nota de otra situación en el peronismo bonaerense, la incidencia electoral que está adquiriendo la irrupción de Javier Milei: “La gente lo ve como a un artista pero él no tiene estructura ni sustento en los discursivo lo que contribuirá a disolverlo en el corto plazo”, explica a PDS un diputado provincial justicialista que ha estado analizando los vericuetos de las encuestas recientes.

Y agrega: “En el 2002 pasaba algo parecido, Carrió lideraba todos los sondeos hasta que se acercaron los comicios y se fue atomizando”, suelta con la esperanza de que esta vez vuelva a repetirse aquella particularidad.

Sectores ligados a la vicepresidenta Cristina Kirchner y La Cámpora no ven con tan malos ojos el crecimiento del libertario aunque acapare votos de jóvenes y gente sumergida en el trabajo informal del conurbano, sienten que le roba más voluntades de clase media desesperanzada a Juntos.

Ese trazo de pensamiento adquiere basamento en que la provincia de Buenos Aires no necesita ballotage para definir su máxima autoridad, se gana por uno voto y vislumbran que ante un escenario de fragmentación en el cuál los libertarios lleguen a superar los 10 puntos puede permitirle al Frente de Todos volver gobernar por cuatro años más la provincia de Buenos Aires debido al núcleo duro cercano al 40% que ostenta.

Kicillof busca no agitar la intemperancia gremial ante el aumento del costo de vida

El mandatario bonaerense también enfrenta obstáculos de coyuntura ante el crecimiento inflacionario, recibe por estos días la presión constante de los gremios estatales y docentes que le exigen no solamente adelantar los pagos de cuotas salariales previstas para julio sino que solicitan que se active la cláusula de revisión de los acuerdos pactados hace dos meses.

Kicillof es plenamente consciente de que más allá de que su caballito de batalla electoral que es el plan de infraestructura denominado Seis por Seis podría sufrir condicionamientos por la suba de los costos, no debe descuidar otra de las aristas de su gestión: evitar irritar en demasía a los sectores sindicales que con un golpe de mano pueden jaquearle el funcionamiento de la administración pública y contribuir a la discontinuidad del calendario escolar.

Es por eso que su ministra de Trabajo, Mara Ruíz Malec, aseguró a los referentes gremiales que en estos días el gobierno tomará la decisión de adelantar para el mes de mayo la cuota de julio.

La preocupación por la inflación ha dejado por un tiempo de lado la disputa por las candidaturas en el oficialismo hacia el 2023, fundamentalmente porque si no se le pone coto de alguna manera al desmembramiento salarial es probable que se complique la cuesta electoral también en la provincia de Buenos Aires.

Axel Kicillof ha logrado distender la frialdad en el trato que venía sosteniendo con Máximo Kirchner, después de que el Gobernador tomará partido por la Vicepresidenta dentro de la interna oficialista la coexistencia pacífica con el titular del Partido Justicialista provincial se solidificó.

Esta situación le permite al mandatario provincial ganar tiempo en los escarceos intestinos y abocarse a la empresa de lograr que la Nación siga dispensándole un trato preferencial en lo que tiene que ver con la distribución de los recursos.

Desde la azotea del gobierno bonaerense especulan que no es un momento adecuado para exigir más fondos al Estado Nacional, a razón de que su reciente embanderamiento con el kirchnerismo y sus furibundas críticas a la política económica han despertado un suerte de desconfianza en el albertismo que puede hacer que se endurezcan de sobremanera las negociones por el adelantamiento de recursos para costear los nuevos aumentos salariales en la provincia.

También debe sumarse al complejo escenario que debe enfrentar Kicillof las discrepancias surgidas en los últimos días con el ministro de Economía, Martín Guzmán, que cuestionó la negociación de la reestructuración de la deuda bonaerense lo que generó un malestar muy pronunciado en las cercanías del mandatario provincial.

Además, el mandatario bonaerense debe transitar el trago amargo de decidir este mes el porcentaje de los irremediables aumentos de tarifas de luz y gas para los habitantes del interior bonaerense, donde el Frente de Todos tuvo una floja performance en las elecciones de medio término.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias