martes 19 de octubre de 2021 - Edición Nº4144

Provincia | 17 sep 2021

Conclusiones electorales

Decepción en el randazzismo por el flojo desempeño en las PASO

El frente que encabeza el ex ministro de Interior y Transporte justifica la baja adhesión en la transversalidad antiperonista que adquirió el voto castigo. La preocupación se expande al espacio de Espert que no logró penetrar en el electorado con un discurso macro económico.


Por:
Federico Cedarri

Los resultados de las elecciones PASO siguen dejado mucha tela para cortar porque al margen de la furibunda interna desatada en el Frente de Todos por la derrota electoral, también los demás espacios comienzan a sacar conclusiones de los análisis que efectúan por estas horas con la premisa de tomar cierta distancia del domingo.

Y uno de los principales mojones que marcó la votación tiene que ver con la actuación de Izquierda Unida en la provincia de Buenos Aires que, contra todos los pronósticos, superó su piso histórico de alrededor de 3 a 4 puntos llegando a más de 6 y replicando el resultado en el conurbano bonaerense, con epicentro en la Tercera sección.

Se podría aventurar, de acuerdo a la opinión esgrimida por distintos especialistas de opinión, de que el voto bronca esta vez fue capitalizado por la izquierda.

Y ponen un ejemplo paradojal, en 1991 cuando el peronismo afronto su primera elección después de la implementación de la convertibilidad y las políticas de privatización y racionamiento del empleo público, los sectores que lo habían votado en 1989 direccionaron su disgusto votando a la derecha conformada en el Modín de Aldo Rico.

En este caso los votos disgustados con esta nueva configuración del peronismo fueron hacia la izquierda y no a opciones de derecha como Espert o pan peronistas como Randazzo

No hizo una buena elección el espacio libertario de José Luis Epert que bordea el 4 por ciento a nivel provincial pero que en la Tercera quedó a unas décimas de poder meter un diputado provincial.

Está claro que en la provincia de Buenos Aires el voto que pensaba colonizar el candidato liberal fue hacia Facundo Manes, ese sufragio de gente joven con una mirada disruptiva de la política tradicional “compró” el discurso del neurocirujano.

El otro espacio que sufrió en cierta medida la oleada de castigo al gobierno fue Con Vos, el frente que postulaba a Florencio Randazzo, que solamente obtuvo un 3.16 de los votos en el total provincial.

Cerca de Randazzo justifican que la sociedad decidió darle un voto de condena al gobierno, y también sumergió en la perspectiva a todo lo que huele a peronismo, quizás esa sea la explicación que se encuentre a la pobre performance de Joaquín De la Torre en la Primera sección.

El randazzismo sostiene que inclusive la actual equidistancia que muestra el Frente de Todos entre el presidente Alberto Fernández y Cristina Kirchner también contribuye a esmerilar la posibilidad de una buena elección en noviembre: “La gente nos identificó en la misma bolsa que el gobierno y esta pelea como gatos tampoco ayuda a que se pueda elegir opciones peronistas, debemos dar un giro en la campaña”, le explica a PDS un consultor que trabajó en la campaña.

El flaco de Chvilcoy no realizó encuestas en los días previos a la elección, solo decidió gastar en focus group, que según consideraban en su equipo, le daban un mejor discernimiento y aproximación a la conducta del electorado, que por otra parte, las mediciones de opinión tampoco pudieron explorar en profundidad nuevamente.

Según le había manifestado el encuestador Carlos Fara Randazzo la publicidad de Ramiro Agulla si bien era efectista en términos de conocimiento de la existencia del Frente generaba al mismo tiempo una percepción de un candidato enojado: razonaba que la sociedad tenía demasiados inconvenientes con sus problemas cotidianos como para verse referenciado en alguien disgustado.

En la Tercera sección electoral el frente de Randazzo tampoco colmó las expectativas, es que de 10 puntos que aspiraba  a conseguir solamente obtuvo la magra cosecha de 4,33, por lo que quedó a más de un punto y medio de la posibilidad de meter un legislador.

“No supimos interpretar lo que la gente pedía en esta ocasión, no hay mucho secreto, nos vimos muy emparentados a las listas oficialistas por nuestro origen peronista y eso contribuyó a que no nos apoyasen”, le explicó a este portal un candidato seccional.

En el marco del cuestionamiento a las encuestas que llegan desde el bunker de Madero se pone el acento en la modalidad errónea de analizar los guarismos, argumentan que no se hizo una buena proyección del voto: “Lo que debió hacerse mejor fue un ponderación del votante, analizar fundamentalmente como está ahora la persona y cuáles son sus necesidades y validaciones de los dirigentes en la actualidad”, sostienen.

“Con la volatilidad que hay en los comportamientos electorales si no ponderas al indeciso la proyección queda vieja”, completan.

Desilusión en la opción liberal

En el campamento de José Luis Espert cundió un cierto desencanto con los guarismos obtenidos, es que si bien admiten que la provincia de Buenos Aires no cuenta con un nicho electoral liberal como si lo tiene CABA, pensaron que recogerían más voluntades disconformes con el oficialismo, las que al parecer se dispersaron entre pequeñas listas o engrosaron las boletas de Juntos.

También arguyen que en un contexto de dificultad económica de la clase media y media baja se torna complejo la propuesta económica del espacio: “Ante un pueblo con necesidades extremas quizás fue demasiado ambiciosa la apuesta de Espert”, se sincera ante PDS un candidato a legislador provincial por la Octava sección.

Tampoco la figura de Carolina Píparo les propició importantes adhesiones en la ciudad de La Plata, ya que según el análisis que desglosan, el voto bronca también se lo llevó la izquierda en la región capital: "Trataremos de cambiar el perfil del mensaje, haciendo más hincapié en lo los problemas acuciantes y relegando a segundo orden el discurso macro”, se sincera un colaborador del economista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS