sábado 31 de julio de 2021 - Edición Nº4064

Policiales | 21 jun 2021

Grave denuncia 

Está detenido desde hace ocho meses y la familia denuncia que es “una causa armada”

Raúl González fue detenido el 1 de octubre del 2020 acusado de un robo que su familia sostiene que “no cometió”. Tras ocho meses en prisión, Carlos, el hermano del acusado, exigió la liberación inmediata de González ya que “todas las pruebas demuestran que esto fue armado por la policía”, denunció. 


Por:
Sabrina González Flores

Desde el 1 de octubre del año pasado, Raúl González y su familia viven una pesadilla, ya que según denunció Carlos González, hermano de Raúl, su hermano fue detenido “injustamente” acusado de robo y portación de arma de guerra. Tras ocho meses en prisión, la familia del acusado exigió la liberación inmediata del joven por “falta de mérito”, y aseguraron que “todas las pruebas demuestran que esto fue armado por la policía” de Lanús. 

La mañana del 1 de octubre del 2020, Raúl González salió de su domicilio en Rafael Calzada para ir a buscar a un compañero de trabajo a Banfield y de allí dirigirse a su taller de herrería que se encuentra en Remedios de escalada “a pocas cuadras” de su otro trabajo como Jefe de mecánicos del Ferrocarril Roca. 

De acuerdo con el relato de Carlos, en el camino a su trabajo González fue interceptado por un control policial de Lanús, en la intersección de Coronel Murature y 29 de Septiembre, donde lo detuvieron, lo hicieron bajar del vehículo y “lo esposaron sin mediar palabra”. 

“Le empezaron a preguntar que tenía en el auto, mi hermano les dijo que revisaran y que iban a encontrar un arma que es de su propiedad. Es un arma legal, tiene permiso, está aprobada. Le mostró los papeles del arma, del auto y le dijeron que lo iban a trasladar a la comisaría segunda de Lanús, por portación de arma de fuego, pero es un delito excarcelable, porque el arma es legal”, explicó Carlos. 

En diálogo con Política del Sur, Carlos indicó que luego de casi una hora de que su hermano estuviera detenido en la calle, los agentes a cargo del operativo policial le dijeron “te vamos a hacer un favor”. 

“El policía le dijo que fueran a trabajar ‘ustedes nos dejan el arma y se van a trabajar’, le dijeron y mi hermano se negó, les dijo que el arma era de él, que si querían iban a la comisaría, él le daba de baja al arma y se las daba. Así que le revisaron todo el auto, vieron todo lo que tenía y lo llevaron a la comisaría”, recordó el hermano de González. 

Según Carlos, en el auto su hermano tenía un machete que llevaba a su taller para reparar, el arma con todos los papeles y una campera verde. 

Acusación por robo y portación de arma de guerra

Al llegar a la comisaría, Raúl fue indagado, le tomaron sus datos, fotos y lo iban a trasladar al cuerpo médico cuando “apareció una mujer” que lo acusó de haberla asaltado ese mismo día a las 6.20 de la mañana, relató Carlos. 

“Apareció una mujer en el hall de entrada diciendo que a las 6.20 de la mañana le habían robado el celular en la calle Donovan y Coronel Murature, en Gerli. Dijo que lo reconocía por el pelo, morocho trigueño. Denunció que mi hermano le robó, que le pegó un culatazo y la tiró al piso, que con el machete le cortó la campera, le sacó el teléfono y se fue. Pero lo extraño es que la denunciante es Policía Federal y que según ella el asalto ocurrió a las 6 pero la denuncia la hizo al mediodía cuando mi hermano llegó a la comisaría”, cuestionó Carlos. 

Ante esta denuncia, Raúl González quedó inmediatamente detenido y continúa en prisión desde hace ocho meses, a pesar que su defensa y su familia han aportado pruebas que “demuestran que esto fue armado por la policía”. 

“Creemos que todo esto es por el arma, porque no se las quiso dar. Pero mi hermano no tiene antecedentes. En el lugar que describe la denunciante sí hubo un robo, pero el delincuente que se ve en las cámaras no coincide con nada de lo que relata la mujer. Ella dijo que él estaba con la campera verde, un machete en la cintura y a rostro descubierto, todo lo que mi hermano tenía en el auto. Pero no coincide con nada del video, donde se ve a un chico joven, con una gorra, una campera blanca deportiva y no se ve si ella es la mujer del video”, remarcó Carlos. 

La causa

Raúl González se encuentra imputado por los delitos de “robo agravado y portación de arma de guerra”. Actualmente la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 2 de Lanús, pidió la elevación a juicio de la causa y la defensa de González apeló en contra y solicitó la liberación inmediata del imputado por “falta de mérito”. 

“Están todas las pruebas, los videos, los testigos, todo lo que confirma que mi hermano a las 6.20 estaba en su casa durmiendo y que recién salió a las 8.50 a buscar a su compañero, están las imágenes de cuando llega el 30 a su casa y cuando vuelve a salir el 1”, subrayó Carlos. 

 Para exigir la pronta resolución del juez y la excarcelación de su hermano, el próximo miércoles, Carlos junto a los compañeros de Raúl del Ferrocarril Roca, marcharán al Juzgado N°3 y luego al Municipio para exigir Justicia por Raúl. 

“Yo no se porque el ensañamiento con una persona trabajadora, porque mi hermano trabaja en los trenes, tiene un taller de herrería y otro emprendimiento, no necesita robar un teléfono. Es estudiante de ingeniería mecánica, trabajador. Mi hermano es un chico de bien”, aseveró. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS