martes 13 de abril de 2021 - Edición Nº3955

Sociedad | 7 abr 2021

ALERTA SANITARIA

Se ocupan las camas de UTI de la región a la espera de nuevas restricciones

Entidades profesionales afirman que la ocupación de terapia intensiva creció en la última semana de manera exponencial, y piden que haya medidas para frenar los contagios. El AMBA, otra vez zona crítica.


Con casi 21 mil casos confirmados, ayer martes el país vivió uno de los peores días desde que se desató la pandemia de coronavirus, un inicio formal de la segunda ola de contagios. Desde el inicio de la semana, los funcionarios de las principales jurisdicciones trabajan en un paquete de medidas, que se demoran por la falta de acuerdo, y que podría formalizarse finalmente hoy miércoles. Mientras se sigue discutiendo el cierre de la actividad nocturna y otras cuestiones, el sistema sanitario ingresa otra vez en zona de “colapso”, según advierten los especialistas. La situación se da especialmente en la zona metropolitana del AMBA, otra vez epicentro de la circulación viral.

 

Según los reportes de esta semana, en la Ciudad de Buenos Aires la ocupación de camas de terapia intensiva aumentó un 26 por ciento en la última semana, en tanto que el Ministerio de Salud bonaerense reportó una suba del 17 por ciento en cuatro días para el conurbano, lo que hace posible un agotamiento de los espacios disponibles antes de fin de mes. Ante esta situación, sociedades científicas y expertos reclaman que se tomen medidas urgentes, y alertan de la crisis que se avecina.

 

Según los reportes diarios de la cartera sanitaria porteña, al 29 de marzo había en la Ciudad de Buenos Aires 142 personas internadas en Unidades de Terapia Intensiva (UTI) con diagnóstico o sospecha de Covid-19 sobre 450 camas disponibles, mientras que en el parte de este martes los casos graves ascendían a 179. En los partidos bonaerenses que conforman el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), los internados con coronavirus o sospechosos que requerían cuidados intensivos al 30 de marzo eran 671 sobre 2.912 camas disponibles, mientras que al 3 de abril llegaban a 788. Según el último reporte nacional, el nivel de ocupación por toda patología (con o sin Covid-19) en AMBA se encuentra en el 62 por ciento; en tanto que en un relevamiento informal que realizó Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), en algunos centros de salud la ocupación promedio es del 80 por ciento.

 

Guillermo Chiappero, vicepresidente de la SATI, señaló que "frente a esta segunda ola, se están evaluando dos estrategias: por un lado, postergar las cirugías que son programadas y por el otro recuperar las camas de contingencia de UTI que se habían instalado el año pasado y después de la primera ola se desarmaron". Chiappero sostuvo que "en estos porcentajes, el número de pacientes Covid-19 todavía es bajo; si las UTI están llenas es porque se están atendiendo otras patologías que quedaron postergadas durante la primera ola de la pandemia".

 

Los expertos afirman que en estos días se están viendo pacientes más jóvenes, incluso menores de 50 sin comorbilidades con mala evolución, que requieren ventilación y respirador. “Esto lo relacionamos con el aumento de casos en esa franja etaria, es decir, tenemos muchos casos en población joven y sabemos que un 5 por ciento puede evolucionar mal y un 2 por ciento necesitar respirador; entonces aunque el porcentaje es bajo, si los casos son muchos terminan siendo un número importante el que llega a UTI", destacó Chiappero.

 

En tanto, desde la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria coincidieron con el diagnóstico. “La mayoría de contagios se da en jóvenes y en edades medias. Aunque estos grupos sufren en su mayoría cuadros benignos, pueden sufrir cuadros graves o Covid-19 persistente con impacto sobre la calidad de vida”, alertaron mediante un comunicado. “Ante una nueva ola de contagios, no nos quedan reservas. Sufrimos la pérdida de colegas, expusimos a nuestras familias, duplicamos tiempo de trabajo, ya no tenemos horas de descanso, y debemos contener la demanda justificada de atención. Los médicos pedimos ayuda”, fue el dramático testimonio de la entidad.

 

Tenemos que aceptar que conviviremos con nuevas formas de conducta y con restricciones durante algún tiempo. Esto no es una decisión que pueda forzarse desde las autoridades sino que depende de responsabilidad individual. Ayudaría implementar medidas de restricción parcial que no comprometan bienes sociales esenciales como la educación”, concluyeron desde la sección Infecciones Respiratorias de la entidad.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS