sábado 10 de abril de 2021 - Edición Nº3952

Provincia | 6 abr 2021

El armado para el 2021

La coalición opositora busca sintetizar una oferta electoral que contenga las contradicciones del espacio

Se vislumbra confuso el panorama interno en Juntos por el Cambio debido a la cantidad de nucleamientos intestinos que pululan por el territorio provincial. El PRO no logra ponerse de acuerdo si habrá internas o listas de consenso. El radicalismo aspira a conducir el espacio y la CC apuesta al acuerdo sin lucha electoral. El neo peronismo de De la Torre recluta dirigentes desencantados en el conurbano y quiere protagonismo central en las decisiones.


Por:
Federico Cedarri

El armado que conforma a Juntos por el Cambio representa por estos días la alegoría de un rompecabezas, descompuesto en un cúmulo de vertientes que predican la necesidad de absorber voluntades ante la desazón que ha despertado el deterioro de la situación económica y el quiebre de las expectativas que había despertado el gobierno de Alberto Fernández.

Esta situación, sin dudas, ha generado una proliferación de ofertas dentro de la amalgama cambiemista que puede derivar en algún que otro chisporroteo entre sus principales referentes.

El que tiró la primera piedra fue Jorge Macri que se expresó recientemente sobre la necesidad de abortar la lucha intestina y apostar a candidaturas de consensos con fuerte predicamento de los intendentes, tomando en referencia el músculo político que exhibe cada agrupamiento interno.

Rápidamente salieron a contrarrestarlo desde el vidalismo más dogmático en la persona del diputado nacional del PRO, Cristian Ritondo, que le marcó la cancha al primo del ex presidente asegurando que el espacio está preparado para contener sus contradicciones y dirimir la lucha en una elección interna.

En los últimos días, también salió a la cancha un ámbito ortodoxo con el apadrinamiento de la titular del espacio a nivel nacional, Patricia Burllrich, y que apunta a rescatar los valores históricos que dieron ascendencia a la fuerza política que nació en los albores del nuevo siglo.

LEER MÁS: Grupo Dorrego: Los caballeros de la mesa redonda

Esta movida viene apuntalada con el desembarco en la provincia de la experta en seguridad, Florencia Arietto, que aprovechando su buena imagen en las mediciones ha comenzado a caminar el conurbado bonaerense donde las cuestiones referentes a inseguridad figuran al tope de las encuestas de cualquier pelaje.

Predican la reivindicación del gobierno de Mauricio Macri y solapadamente deslizan que el mejor candidato que puede presentar la fuerza en el 2023  es el ex presidente: “Vamos a jugar el segundo tiempo”,  se envalentonan.

También reporta en esta agrupamiento el intendente de Pinamar, Martín Yeza, que tras la buena temporada estival en su distrito fue recibido en un puñado de  oportunidades por el ex mandatario en su quinta de los Polvorines para darle impulso a este grupo, que hizo su aparición estelar coincidentemente con la salida al ruedo del libro de Macri y la intensificación de la presencia de Patricia Bullrich en el interior de la provincia.

LEER MÁS: Lanzan un nuevo espacio dentro de Juntos por el Cambio para "hacer crecer" a Patricia Bullrich en el Conurbano

Desde PDS, nos asaltó la necesidad de conocer los posicionamientos de las principales espadas legislativas de la fuerza amarilla pero fundamentalmente también auscultar sobre el pensamiento que aviva en el resto de las fuerzas que integran la coalición.

Se vislumbra una difícil tarea para ordenar este entramado que va in crescendo a medida que nos arrimamos al turno electoral, es que se presenta complicado de congeniar tantos intereses y existe el marcado temor de fugas direccionadas hacia una tercera vía.

El Peronismo Repúblicano, con Joaquín De la Torre y la senadora Claudia Rucci como principales armadores, continúan los contactos periódicos con segundas y terceras líneas del Conurbano que todavía no comprometen su apoyo a la espera de bascular que espacio pan peronista adquiere mejor representatividad.

LEER MÁS: De la Torre y Cariglino negaron ser la pata "peronista del PRO" en la Tercera y buscan consolidar un espacio propio para las elecciones

El titular del bloque de senadores del Juntos por el Cambio, Roberto Costa, continua con su peregrinaje por las comunas del interior acompañado por su par y ex delatorrista, Lucas Fiorini tratando de reclutar independientes y algunos radicales sueltos.

Y en otro lado del tablero se encuentran alcaldes representativos como Julio Garro y Néstor Grindetti que en aparente acuerdo con María Eugenia Vidal y Emilio Monzó le darían plafón político al desembarco, como punta de lanza del larretismo, de Diego Santilli a fin de  comenzar a aprontar apoyos en territorio bonaerense a la candidatura presidencial del Jede de Gobierno porteño, quizás con la ex gobernadora acompañándolo en la fórmula.

Un importante número de diputados que componen el PRO, y que en su mayoría sostienen a la ex mandataria como su referencia política, le ratificaron a PDS la intención de que haya internas para confirmar candidaturas: “Queremos ir a la PASO, nuestro  bloque legislativo está a favor de internas para ampliar el espacio y ser una opción de poder en el 23 y que este año se ganen las elecciones”, fundamentan.

En una posición intermedia, el platense Daniel Lipovezky,  consideró a las internas como una alternativa conducente: “Es un buen mecanismo, las voy a defender siempre, además nosotros no las hemos usado cuando fuimos oficialismo pero ahora que somos oposición no hay excusas para no hacer uso de ellas”, argumentó.

Sin embargó no le cerró la puerta al consenso: “Dependerá de la voluntad de armar listas en cada distrito, si el intendente o el líder en el territorio tiene esa voluntad seguramente puede no ser necesaria una PASO, ahora si no existe esa posibilidad claramente el mecanismo de las internas es la mejor opción”.

“Cualquiera de las dos temáticas son absolutamente posibles en la provincia”, abundó.

El radicalismo que acaba de salir airoso de un proceso electoral interno, en el cual lograron un importante caudal de participación y aunque todavía existan  escaramuzas entre los sectores en pugna en torno a la confirmación del resultado, todo indica que Maxi Abad buscará articular un acuerdo macro de respeto y contención con el sector que postulaba a Gustavo Posse, lo coincidentes en ambos campamentos es la necesidad imperiosa de una fuerza centenaria más protagonista y menos expuesta a los vaivenes políticos que embargan al PRO.

“Los afiliados quieren un radicalismo con más presencia en Juntos por el Cambio”, aviso el diputado Diego Rovella, que dejó en claro el objetivo de su partido: “Vamos a trabajar para robustecer la alianza y para conducirla”, ratificó.

Por su parte, desde la Coalición Cívica con su as de espada, Elisa Carrió, decidida a zambullirse en el fango bonaerense como contribución solidaria, emerge la postura de aspirar a acuerdos que eviten luchas intestinas: “Siempre el consenso y la unidad sería lo mejor”, le confió a PDS el titular bonaerense, Andrés De Leo.

“No obstante no eliminamos la posibilidad  de dirimir la cuestión por elecciones internas si ese consenso no se logra”, completó el bahiense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS