viernes 26 de febrero de 2021 - Edición Nº3909

Gremiales | 19 ene 2021

EDUCACION

Crece la discusión entre gremios y funcionarios por la vuelta de clases presenciales

Las organizaciones rechazan la posibilidad, por las condiciones epidemiológicas, pero las autoridades insisten en la necesidad de abrir las escuelas. Para CTERA, hay que esperar para tomar una definición, y pidió que se cumplan las condiciones de bioseguridad para dar ese paso. En la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno insiste con abrir los colegios, y los gremios llevaron una propuesta paran que se haga de forma gradual y segura.


Por:
Diego Lanese

El pedido del ex presidente Mauricio Macri para que el ciclo lectivo 2021 sea con clases presenciales aumentó la tensión en el ámbito educativo, ya que la idea de realizar algunas actividades en los colegios se encuentra con el rechazo de los gremios y algunos expertos. La Ciudad de Buenos Aires es la abanderada de la presencialidad, mientras en la cartera educativa nacional son cautos, y afirman que no hay estructura parea una apertura absoluta de los colegios. En la provincia de Buenos Aires esperan la evolución epidemiológica, en especial en el conurbano, para tener una definición.

 

Por el momento, la apertura de los colegios cuenta con el rechazo de los gremios, que alertaron sobre el aumento de contagios en los últimos tiempos. En este sentido, desde CTERA emitieron un documento donde acusaron a distintos sectores de “instalar falsas antinomias” respecto del tema. El gremio nacional afirmó que el inicio del ciclo lectivo con clases presenciales dependerá “del estado de la situación epidemiológica en el país y en cada una de las jurisdicciones; las condiciones de infraestructura y bioseguridad en las escuelas; y la planificación institucional con diferentes formas de organización de las instituciones educativas”.

 

“No se trata de anticipar escenarios, sino de mantener en forma dinámica y permanente el estado de la situación epidemiológica, para lo cual destacamos algunos aspectos que son de análisis permanente a la hora de evaluar la toma de decisiones dentro del sistema educativo”, afirmó el texto, que lleva la firma de la titular del gremio, Sonia Alesso. La postura de CTERA apunta a llevar tranquilidad a los docentes y sus familias, ante el aumento de las versiones de un inicio presencial en casi todo el país.

 

La disputa por la presencialidad enfrenta a el oficialismo y la oposición, y genera tensiones en todo el país. La Ciudad de Buenos Aires insiste con su idea de arrancar las clases el 17 de febrero, y así se lo hizo saber a los gremios durante una reunión realizada el viernes pasado. En tanto, UTE, uno de los sindicatos mayoritarios, llevó una propuesta para el inicio de clases. La misma es similar al que se impuso en Estados Unidos, y plantea “una escala en base a tres puntos principales para entender el grado de circulación del virus: la cantidad de contagios diarios en un promedio de 14 días, el porcentaje de positividad y movimiento de la curva en ese mismo lapso”.

 

La propuesta, a la que tuvo acceso Política del Sur, crea una especia de semáforo, que “califica como ‘rojo’ o de alto riesgo cuando hubiera 200 casos cada 100 mil habitantes cada 14 días o una positividad mayor al 10 por ciento; ‘amarillo’ o riesgo moderado a los 50-200 casos cada 100 mil habitantes cada 14 días y una positividad de entre el 8 y el 10 por ciento de casos; y ‘verde’ o bajo riesgo cuando hubiera menos de 50 casos cada 100 mil habitantes cada 14 días y una positividad menor al 8 por ciento”. En general, según se supo luego de la reunión, los gremios fueron pesimistas sobre la presencialidad, y remarcaron que la dinámica de la pandemia no permite tomar decisiones con tanta antelación.

 

En tanto, el gobierno porteño ratificó que las clases hasta ahora dentro del cronograma establecido, y manifestó a los representantes sindicales que “la presencialidad es una prioridad absoluta”. En ese sentido, se reafirmó que “si todos nos cuidamos y respetamos los protocolos, la escuela es un lugar seguro”. Durante la reunión, los funcionarios plantearon que “se está realizando un trabajo conjunto con el Ministerio de Salud porteño para avanzar en la vuelta a clases con protocolos seguros y todas las medidas de higiene y seguridad”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS