jueves 25 de febrero de 2021 - Edición Nº3908

Gremiales | 15 ene 2021

ANALISIS

Un sector del gobierno va por la reforma del sistema de salud y los gremios asumen posturas divididas

Desde el entorno de la vicepresidenta confirman que se analiza un proyecto para unificar la atención sanitaria, con un rol preponderante del Estado. Los puntos salientes de la iniciativa que se gesta en el Instituto Patria. La CGT mira con alarma la cuestión, y defiende el modelo de obras sociales. El moyanismo, a favor de la propuesta de cambio.


Por:
Diego Lanese

La pandemia obligó al Estado nacional a realizar un enorme esfuerzo para fortalecer el sistema de salud, a partir de la construcción de hospitales modulares que permitieran aumentar las camas de internación disponible, como primera medida. A la par, el resto de los integrantes del sector, las obras sociales y prepagas, debieron adaptar su realidad a la contención del coronavirus, que generó, afirman, una situación de crisis. En este contexto, se comenzó a pensar en cambios en la seguridad social, que permita articular mejor esta mesa formada por tres patas. En especial, la idea comenzó a circular con fuerza en el entorno de la vicepresidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, que a fin de año, en un acto en La Plata, dijo públicamente que existe la idea de una reforma que permita “hacer más eficientes los recursos”. En estos días, comenzó a circular un proyecto para esta transformación, que divide aguas en los gremios. En la CGT salieron a respaldar su modelo de obras sociales, y alertaron sobre posibles cambios. En cambio, un sector de la dirigencia, cercana a Hugo Moyano, respaldó la iniciativa.

 

Según la información que circuló en los últimos días, la posible reforma sanitaria ya tiene un borrador, que se analiza en el Instituto Patria. El mismo fue elaborado por integrantes de la fundación Soberanía Sanitaria, cuyo principal referente es el viceministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak, y que tiene una buena llegada a la vicepresidenta. “Ejes centrales para un Programa de Salud 2020/2024” es el nombre de la propuesta, que busca crear un sistema de salud integrado, a partir de una preponderancia del Estado. Para eso, se propone una ley nacional que creer este instrumento, que se sostendrá con un fondo nacional. Según pudo saber Política del Sur, el eje de la propuesta es “recuperar la gobernanza del sistema de salud a través de la conducción global de políticas de salud de los organismos nacionales de salud”.

 

La reforma que plantea este sector del Frente de Todos busca generar una articulación entre los subsistemas, con el liderazgo del sector público. Por eso se plantea la creación de la denominada Red de Establecimientos Públicos de Salud en Toda la Argentina (REsPueSTA), que se integraría a las obras sociales sindicales y provinciales para un “uso más eficiente y eficaz de los recursos sanitarios”. Para esto, se plantea una fuerte inversión en hospitales y centro asistenciales. Uno de los temas que propone en el sector de la seguridad social es la libre elección de las entidades, y que el sector público pueda recuperar el cobro de las prestaciones que hace a afiliados, incluyendo prepagas.

 

La reforma todavía está en análisis, pero algunas señales marcan que hay cierta decisión de llevarla adelante. Una de las cuestiones que generó revuelo fue la suspensión del aumento de las cuotas de las prepagas que habían acordado el gobierno con las empresas, que fue publicada en el Boletín Oficial pero en el último día del 2020 se anuló, con otras resolución del Ministerio de Salud. Las firmas pusieron el grito en el cielo, y alertaron que la idea es “estatizar” el sector, integrando los subsistemas. Además, alertaron que sin incrementos no podrán mantener la atención más allá de enero, incluyendo hisopados y otras prácticas vinculadas al coronavirus.

 

En tanto, la CGT se reunió esta semana para analizar el supuesto proyecto, y emitieron un documento donde apoyaron el modelo de sus obras sociales. Fuentes de Azopardo dijeron ante la consulta de Política del Sur que temen que se busque un esquema “similar al PAMI”, donde el Estado tiene un convenio arbitrario donde maneja los valores de las prestaciones y los plazos de pago. “El sistema de obras sociales sindicales continuó brindando obertura integral de salud a millones de trabajadores, sin límites de cobertura ni costos adicionales”, destacó el texto consensuado por la dirigencia sindical esta semana, luego de la cumbre en la sede de UPCN. La central obrera reconoce que los ingresos del sector “mermaron año a año”, y la pandemia disparó los gastos. “Tenemos que seguir consolidando y fortaleciendo nuestro sistema de salud para poder adecuarlo a los desafíos presentes y futuros y seguir sosteniendo con orgullo que los derechos inalienables como la salud deben ser defendidos sin banderías políticas para que cada ciudadano y ciudadana pueda seguir accediendo en tiempo y forma a un sistema que es modelo en el mundo”, concluyó.

 

Por su parte, un dirigente cercano a Hugo y Pablo Moyano, alejado de la conducción de la central obrera, apoyó la posible propuesta de cambios, y volvieron a mostrar sus diferencias con la central obrera, como sucedió con las marchas del 17 de octubre y el 17 de noviembre, donde se mostraron 100 por ciento alineados al gobierno. “Creo que tenemos que ir a un sistema integrado de salud en la Argentina como propuso Cristina”, admitió Omar Plaini, uno de los dirigentes cercanos al moyanismo. Si bien el dirigente canillita defendió el rol de las obras sociales sindicales, se mostró cercano al proyecto que se comenzó a conocer en los últimos días, respecto del sistema sanitario.

 

Si no hay mayores precisiones respecto de la propuesta y su puesta en marcha, desde la Casa rosada tampoco dan indicios de su postura. El sector privado salió a agitar cierta diferencia entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, al afirmar que el presidente no piensa en una reforma en el corto plazo. “El Presidente me transmitió tranquilidad en el sentido de que bajo ningún aspecto está pensando en la estatización ni mucho menos. Él no tiene en su cabeza ningún plan de intervenir ni nacionalizar el sistema de salud”, indicó en declaraciones públicas Claudio Belocopitt, dueño de Swiss Medical, luego de una reunión del mandatario con la cúpula de la Unión Argentina de Entidades de Salud privadas. Si las diferencias son ciertas, serán un obstáculo para impulsar esta reforma, que nace con mucha resistencia.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS