martes 19 de enero de 2021 - Edición Nº3871

Nación | 11 ene 2021

VACUNACION

El gobierno analiza postergar la segunda dosis de la vacuna rusa para inmunizar más personas

Desde el Ministerio de Salud admitieron que se podrían comprar más vacunas de la primera dosis para intentar frenar la ola de contagios. La segunda dosis, distinta a la primera, debe aplicarse a los 21 días, pero podría estirarse ese tiempo hasta 90 días.


Con los casos en aumento, desde el Ministerio de Salud nacional admitieron que analizan posponer la aplicación de la segunda dosis de la vacuna Sputnik V, y focalizar los esfuerzos en aplicar la primera dosis a más personas. “La decisión sanitaria más importante que nos tenemos que plantear es si queremos tener 10 millones de personas vacunadas a marzo con dos dosis o si preferimos tener 20 millones de personas con una sola”, sostuvo al respecto la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti. El mundo está planteando esta alternativa, aunque se aclaró que la primera dosis es distinta a la segunda, es decir, que la idea es posponer el refuerzo para más adelante, cuando el brote “esté controlado”.

 

La funcionaria aclaró “los intervalos de interdosis de las vacunas son como mínimo de 21 días, pero si pasa más tiempo entre una y otra aplicación no es un problema relevante”. Pese a esto, la cartera sanitaria confirmó que la segunda tanda de la vacuna Sputnik V llegarán al país la próxima semana, y podría ser aplicados a los que se dieron la primera dosis.

 

La discusión respecto de la segunda dosis de la vacuna se instaló en el país u el mundo, ante el avance casi descontrolado del virus. “Pensando en eso, para la segunda entrega estamos pidiendo más dosis del componente uno y no estamos pidiendo exactamente mitad y mitad como hicimos ahora”, confirmó Vizzotti. Consultada sobre si existe una estimación acerca de con qué porcentaje de la población vacunada se puede volver a la "vieja normalidad", Vizzotti respondió: "No se puede saber con qué cantidad de población vacunada se reduciría la circulación del virus. Eso dependerá de las características de las vacunas". "Si tenemos una vacuna que previene la infección y la trasmisión y su efecto dura un tiempo lógico, será mucho más probable que podamos interrumpir la trasmisión que si, en cambio, tenemos una vacuna que tenga más impacto en disminuir la mortalidad, pero no la infección y transmisión", completó.

 

En el mundo, el tema se discute. Reino Unido, por ejemplo, es el país con más mortalidad de todo el continente europeo y, azotado por una variante del Sars CoV-2 distinta, se acerca a los 70 mil casos diarios. Como nadie está exento de problemas logísticos (y aunque ya aplica las de Pfizer, AstraZeneca y ya autorizó Moderna) su gobierno ha decidido que optará por vacunar a la mayor cantidad de población posible con la primera dosis y que la distribución de la segunda podría extenderse aproximadamente por 90 días. Con eso, según sostienen, podrían brindar inmunidad a una mayor cantidad de gente. Las autoridades sanitarias de otros países como España y Alemania lo están discutiendo por estos días.

 

La idea de posponer la segunda dosis es analizada por especialistas, como Daniela Hozbor, bioquímica e investigadora principal del CONICET en el Instituto de Biotecnología y Biología Molecular de La Plata. “Son preguntas que se está haciendo el mundo y en algunos lugares ya se están contestando. La situación pandémica en muchísimos países cambió de manera drástica, de una forma muy negativa, con números de infectados que son tremendos de digerir”, dijo. Para países donde el virus está descontrolado, “la estrategia que han decidido es, antes que nada, tratar de inmunizar a la mayor cantidad de población posible”. “De esta forma, piensan en extender el plazo entre la primera y la segunda dosis. Algunas farmacéuticas, sin embargo, se niegan a eso porque no tienen el dato acerca de la eficacia en caso de extenderlo más allá de lo estipulado, que en general va de los 21 a los 28 días”, agregó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS