martes 19 de enero de 2021 - Edición Nº3871

Policiales | 29 nov 2020

GRAVE PROBLEMÁTICA

Taxistas de Glew: “Están esperando que maten a uno para que vengan a hacer algo”

En diálogo con Política del Sur, uno de los conductores de taxis desplazados por los "remiseros truchos" advirtió que la problemática se agravó tras los operativos de octubre. “Ni los vecinos se pueden acercar a dejar a sus familiares en la estación, porque son agredidos”, aseguró.


El 28 y 29 de octubre pasado, se desplegó un importante operativo en las inmediaciones de la estación de trenes de Glew en busca de incautar vehículos dedicados al transporte ilegal de pasajeros, tras las reiteradas denuncias de taxistas, desplazados de la zona por un grupo de violentos que operarían allí como “remiseros truchos”. Sin embargo, a un mes de aquel despliegue policial y municipal, la problemática se habría profundizado y afectado a más vecinos.

“Están esperando que maten a uno para que vengan a hacer algo”, advirtió el viernes al programa radial Política del Sur, Fernando García, uno de los cinco conductores de taxis designados por la municipalidad de Almirante Brown que desde que comenzó la pandemia no pudieron volver a trabajar en ese lugar a raíz de las constantes amenazas y agresiones.

Según contó a este medio, ahora no son solo “los tacheros” los que correrían riesgo, sino también los vecinos comunes que se acercan a ese sitio en auto. “Ni los vecinos se pueden acercar a dejar a sus familiares en la estación, porque son agredidos”, aseguró García, que después del operativo de octubre, retornó dos veces al lugar donde antes los taxistas tenían una garita, aunque tuvo que priorizar su vida y desistir de tal decisión por el grado de violencia que manejarían los choferes de remises. “Yo no puedo ir a la estación, después de los operativos me corrieron dos veces con el auto”, agregó.

“El lugar está tomado por una patota de delincuentes comunes que no nos dejan trabajar”, explicó el hombre acerca de las personas que lo tendrían amenazado. “Son gente de Guernica, a la mañana hacen el recorrido del 360, que comunica ambas comunidades”, explicó.

De acuerdo al relato de Fernando, que habría sufrido todo tipo de agresiones y hasta lo habrían amenazado de muerte con armas de fuego, todo comenzó tiempo atrás con un grupo “muy violento y bien organizado” que ocupó la estación de trenes, desplazando a punta de pistola a otros remiseros que cobraban a sus clientes una suma similar al del colectivo.

Actualmente, la competencia se desvirtuó y se volvió insostenible, con episodios cada vez más violentos. Mientras tanto, las víctimas recurren a la Justicia con denuncias y ante las autoridades de la municipalidad de Almirante Brown, aunque sin resultados positivos. “La Policía me dice que tiene que esperar a la víctima y el municipio no tiene presencia en Glew”, expresó García, quien vaticinó lo que podría ser una tragedia y responsabilizó a las autoridades municipales: “Vamos a salir en las noticias por un homicidio y se van a preguntar por qué. Es por la desidia y el abandono del municipio de Almirante Brown”.

“La Policía hizo un operativo y se llevaron autos, lo que resultó que estos tipos se pongan más violentos. Mientras tanto, mis compañeros están en sus casas sin poder trabajar, están esperando que vayamos desesperados y nos maten”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS