lunes 30 de noviembre de 2020 - Edición Nº3821

Almirante Brown | 23 oct 2020

SEGURIDAD

Taxistas de Glew denuncian amenazas de un grupo de remises “truchos”

Afirman que los sacaron de las paradas frente a la estación de trenes con armas de fuego, luego de tomar el lugar por la fuerza. “No tienen papeles, permiso ni nada, se han puesto muy agresivos”, denunció uno de ellos. Aseguran que no tienen respuesta de la Municipalidad de Almirante Brown.


En las estaciones de trenes del conurbano, desde siempre se encuentran las tradicionales paradas de taxis, donde los vehículos, incluso antes de que se popularizaran los remises, prestan servicios para los vecinos. Esos autos son autorizados por las comunas, pero desde hace un tiempo deben competir con formas irregulares de transportes. En Almirante Brown, por ejemplo, denuncian que un grupo de choferes denuncia amenazas en la estación Glew, por parte de remises “truchos”. “Yo tengo licencia de taxi otorgada por el municipio, hay un grupo de remises que llevaban a la gente como si fuera un colectivo y les cobraban el precio del boleto”, aseguró Fernando García, taxista del lugar.

 

García contó en el programa radial de Política del Sur la situación que se vive en Glew en esta pelea. “Toman los lugares por la fuerza. No tienen papeles, permiso ni nada, se han puesto muy agresivos. Nos rompieron los autos a mí y a mi viejo, nos pusieron armas de fuego en la cabeza”, denunció el chofer. Además, aseguró que “le apuntan en la cabeza a los colectiveros y le dicen ‘correte que acá paro yo’. Hice más de cuatro denuncias con el color de los autos y las patentes. Estoy pidiendo ayuda hace mucho y no hay respuestas”.

 

Fui a la Municipalidad y un funcionario municipal me dijo ‘¿vos metes la mano en el tacho de basura? Bueno, nosotros no vamos a meter la mano en Glew’. Los vecinos de Glew sentimos que no pertenecemos a Almirante Brown”, aseguró García respecto a la respuesta oficial a sus denuncias. En este sentido, agregó que “la gente violenta se organiza porque no hay autoridades ni instituciones en Glew. Estos tipos son la ley, hacen lo que quiere. El más violento es el que maneja el Pueblo. Hoy después de una semana empecé a trabajar”.

 

El taxista remarcó que luego de una semana que no iba a trabajar decidió volver, porque “tengo una hija a la que hay que darle de comer”. “Somos cinco los taxistas, pero yo solo estoy yendo, mis compañeros tienen mucho miedo. Yo sé que estoy corriendo peligro”, dijo. “Si la persona de bien no reclama y no hace lo que tiene que hacer, la gente del mal hace lo que quiere. Después vas a comprar pan y te pegan un tiro. Ellos son entre 25 y 30 coches, yo denuncié todo”, insistió.

 

Para colmo, García aseguró que “se robaron el auto de un vecino a 100 metros de la estación y están trabajando ahora con ese mismo auto. Yo denuncié a Quintana, que está procesado. Glew es zona liberada”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS