miércoles 21 de octubre de 2020 - Edición Nº3781

Policiales | 25 sep 2020

CLAN FAMILIAR

La banda de “Los Paredes”, una familia que tiene atemorizados a los vecinos de un barrio de Glew

Testigos afirman que se trata de un clan familiar dedicada a la venta de drogas, entre otros ilícitos. Una de sus últimas víctimas, a quien agredieron a golpes el 18 de septiembre, advirtió a Política del Sur que “la Policía no hace nada y mira para otro lado”.


Se hacen llamar “Los Paredes” y son conocidos en Glew por atacar en patota a sus vecinos, a quienes tienen atemorizados y muchos de los cuales no se animan a denunciarlos por miedo a represalias. “Se drogan en la esquina, les roban a los vecinos, pero nadie hace nada porque les tienen miedo”, contó a Política del Sur uno de ellos, que reconoció sentirse amenazado por el clan y prefirió preservar su identidad. 

Según comentaron a este medio, se trataría de una banda dedicada a la venta de drogas en la zona, aunque no sería la única modalidad delictiva del grupo. Robos a mano armada y usurpaciones de casas también serían la forma de actuar de “Los Paredes”, cuyos diferentes integrantes contarían con un amplio prontuario delictivo y varias estadías en cárceles.  

“La Policía no hace nada y mira para otro lado, porque entran por una puerta y salen por la otra”, señaló Rossana Fernández, una de las últimas víctimas del grupo que operaría en el barrio Almafuerte, zona este de Glew. Al igual que el resto de los vecinos, sospecha que tienen connivencia con las autoridades.  

Rossana comentó que vive a solo 50 metros de ellos. “No podemos ni salir a comprar, porque nos pegan, nos amenazan o nos insultan”, indicó. De acuerdo a su relato, el conflicto con “Los Paredes” es de vieja data y comenzó hace varios años después de denunciarlos. Desde entonces, prometieron vengarse y cumplieron, la última vez, el viernes 18 de septiembre, cuando la atacaron en patota en la vía pública.

“Bajaron de un auto y uno de ellos tenía un arma de fuego”, relató sobre la última agresión, que quedó registrada por la filmación de un celular. Pese a ello, la denuncia no llegó a la fiscalía, los agresores permanecen libres, y la gente de barrio Almafuerte de Glew tienen miedo a ser los próximos agredidos. 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS