viernes 16 de abril de 2021 - Edición Nº3958

Gremiales | 25 jun 2020

INTERNA EN AZOPARDO

La CGT renovará sus autoridades recién en el 2021: se fortalece la posición de Daer

La mesa chica de la central obrera confirmó que recién en febrero del año próximo se iniciará el proceso para las elecciones que deberían realizarse en agosto. La medida se da en un proceso de fortalecimiento del hombre de la Sanidad, bendecido por la Casa Rosada para conducir la futura CGT.


Por:
Diego Lanese

En los primeros días de la cuarentena, por una resolución del Ministerio de Trabajo nacional, se extendieron por 60 días los mandatos gremiales, lo que incluyó a federaciones, sindicatos y comisiones internas. Al extenderse el aislamiento, esta decisión se prorrogó hasta septiembre de este año. Un mes antes, la CGT debería tener elecciones, ya que se cumplen cuatro años del confederal que eligió al triunvirato, que luego quedó trunco por la salida de Juan Carlos Schmid.

 

Sin esperar saber qué sucederá en ese mes, la mesa chica de la central obrera decidió que recién en febrero del 2021 se renovarán las autoridades, una decisión que tomó por sorpresa a varios sectores. En la puja interna, gana terreno la postura de mantener a Héctor Daer como conductor de la central obrera.

 

La postergación de las elecciones de la CGT fue acordada por la conducción que componen Daer y Carlos Acuña y los dirigentes más cercanos a los titulares. Fue comunicada de manera informal a algunos dirigentes, pero no formalizada.

 

Recién en agosto, según pudo saber Política del Sur, se anunciará el proceso, que comenzará en febrero del año que viene y posiblemente en marzo ya haya fecha de elección. Para eso, se deberá definir la forma de elegir los nuevos directivos a cargo de la central obrera.

 

Si bien la idea es buscar unidad, si no hay acuerdo se debe hacer un confederal, donde los representantes de los gremios votan. La cantidad de confederales se otorgan de acuerdo a la cantidad de afiliados.

 

En este contexto, la prórroga favorece la estrategia del oficialismo, que busca que Daer, dirigente de la Sanidad, sea el conductor de la futura CGT. En ese punto, ya el año pasado había trascendido que la Casa Rosada eligió el ex diputado nacional como su hombre para ese cargo. La relación personal de Daer y Alberto Fernández es clave para el visto bueno a esta reelección.

 

Además, el dirigente cuenta por el momento con el apoyo de los “gordos” y los “independientes”, como así también de sectores de los gremios del transporte. Mucho dependerá de cómo salga el país y la dirigencia de la pandemia, ya que el acuerdo con la Unión Industrial Argentina (UIA) para bajar los salarios un 25 por ciento le valió una serie de críticas.

 

Pero más allá de este malestar, en el horizonte no Aparecen demasiados competidores. El bloque opositor más fuerte está formado por el moyanismo y la Corriente Federal, que junto a gremios industriales y otros sectores forman el Frente Sindical para el Modelo Nacional. Nacido para apoyar al kirchnerismo en las elecciones pasadas, el espacio postuló en su momento a Pablo Moyano para la conducción de la CGT, pero por ahora no hay confirmación de esa candidatura.

 

“Muchos dirigentes volvieron a apoyar a Daer en estos días y se fue debilitando el espacio”, admitió ante Política del Sur un dirigente de ese grupo. Además, recordó que el apoyo de los “gordos” es fundamental, ya que sólo el millón de afiliados del Sindicato de Comercio es una ventaja difícil de descontar.

 

Para contrarrestar esto, el año pasado el Frente Sindical puso en marcha la vuelta de los gremios de la CTA de los Trabajadores a Azopardo, para intentar equilibrar el recuento. Así, la central que lidera Hugo Yasky aprobó este paso en un encuentro de delegados nacionales. La presencia de la dirigencia del frente y de Alberto Fernández supuso un envión a esta idea, pero desde octubre del 2019 que se dio el visto bueno no hubo avances.

 

“Está congelado, ni siquiera hubo un inicio de conversaciones. Tapiaron cualquier aproximación a la vuelta”, agregó el mismo dirigente.

 

Lejos de estas preocupaciones, la conducción cegetista apunta a comenzar a pensar con el Gobierno y las empresas cómo se saldrá de la pandemia y cuáles serán los acuerdos mínimos para reactivar lo que se pueda la economía.

 

Lo cierto es que la cuarentena enfrió la relación con la Casa Rosada, por lo cual esperan reestablecer puentes rápidamente para tener una agenda para salir de la crisis.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS