viernes 25 de septiembre de 2020 - Edición Nº3755

Policiales | 2 jun 2020

GATILLO FÁCIL

“En vez de esposarlo y llevarlo, lo ejecutó en el piso”, afirmó el padre de un joven acribillado por un policía

En diálogo con Política del Sur, David Barrios rechazó la teoría de un enfrentamiento aportada por el acusado y hablo de “justicia por mano propia”. “Si fue un enfrentamiento, como él dice, los tiros no van a quedar marcados todos en el piso”, afirmó.


Habló el padre de Lucas Adrián Barrios, el joven de 18 años acribillado el sábado por un policía en el marco de un confuso episodio ocurrido en el partido de Avellaneda. En diálogo con Política del Sur, David Barrios afirmó que a su hijo “lo ejecutó” el efectivo que se encuentra detenido por el hecho y rechazó la versión del acusado: “Si fue un enfrentamiento, como él dice, los tiros no van a quedar marcados todos en el piso”, determinó. 

Según la versión del imputado, Osvaldo Nicolás Rendichi (24), éste se había resistido a un asalto por parte de un joven con el que había pactado un encuentro para comprarle una PlayStation y había disparado con su arma reglamentaria para repeler un ataque. Sin embargo, la familia de la víctima rechaza esta teoría y habla de “justicia por mano propia”. 

“Mi hijo tenía la pierna izquierda destrozada por los primeros disparos, y en vez de esposarlo y llevarlo, lo ejecutó en el piso”, manifestó David, quien pidió justicia por la muerte del joven de 18 años y que el caso no quede impune. 

La palabra del hombre contradice el relato de Rendichi, el agente de la Policía Federal Argentina (PFA) que en su versión aportada a sus pares de la Policía Bonaerense y en su declaración indagatoria, aseguró que efectuó cuatro disparos para repeler uno del presunto asaltante. 

El efectivo contó que el hecho se registró sábado pasado a la tarde en Pinzón al 1500, a pocas cuadras del estadio del Club Atlético San Telmo, ubicado en el límite entre la Isla Maciel y Villa Tranquila, en Avellaneda. 

Según sus dichos, pactó a través de una red social comprar una PlayStation 4 por 17.000 pesos y se dirigió vestido de civil junto con su hermano a bordo de su auto Chevrolet Vectra gris para encontrarse con el supuesto vendedor. Y agregó que al llegar al lugar, un joven se acercó y le dijo que lo acompañara unos 20 metros por un pasillo del barrio, tras lo cual apareció otro hombre que amenazó al policía con fines de robo. 

De acuerdo a su testimonio, Rendichi se identificó como policía y desenfundó su pistola Bersa calibre 9 milímetros, momento en que el asaltante efectuó un tiro y él lo repelió con al menos cuatro disparos. 

“Si hay intercambio de disparos como él dijo, se escuchan detonaciones distintas, pero se escuchó una ráfaga sola”, manifestó David, quien trabajaba como herrero a 30 metros de la escena del crimen. 

El hombre aseguró que el homicidio no ocurrió cuando fue el asalto, sino que el policía ingresó al barrio a buscar a su hijo y que primero hizo “algunos disparos”, tras lo cual regresó al vehículo y luego volvió a buscarlo. 

“Después del primer rafagazo, se subió al auto, dio marcha atrás cinco metros, se volvió a bajar con el arma en la mano y fue cuando se escuchó el último tiro”, añadió. 

Tras los disparos, el agente se dirigió rápidamente a la Comisaría 1° de Avellaneda, donde dio su versión de lo sucedido, entregó su arma reglamentaria y una pistola 9 milímetros marca Tanfoglio que hay que determinar si la llevaba un tercero, como dijo el acusado, y quedó detenido. 

Lucas Barrios, por su parte, fue llevado con múltiples heridas de bala al hospital Fiorito, donde murió. 

La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada en Avellaneda dispuso la aprehensión de Rendichi, quien se encuentra tras las rejas por el delito de “homicidio agravado por empleo de arma de fuego”. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS