jueves 23 noviembre, 2017
Actualidad, Gremiales, Opinión

Vidal insinuó una pauta salarial del 10% para el año que viene y los estatales estallaron de bronca

>Redacción Redacción
noviembre 01, 2017

Los gremios de la administración pública rechazaron el posible techo salarial que pretende el oficialismo para el año que viene. Los docentes serán los primeros en negociar, cuando se reúnan en noviembre. Los médicos piden, además, más fondos para salud, ante los problemas de funcionamiento del sistema público. 

Por Diego Lanese

En los primeros datos surgidos del proyecto de presupuesto enviado por el gobierno nacional al Congreso se pueden ver los indicios de la economía que pretende para 2018 el oficialismo. Con una inflación el 10 por ciento (con piso de 8 y techo de 12 por ciento) se comenzó a perfilar las negociaciones salariales que se buscan, que rondarán esa banda de valores. Rápida de reflejos, la gobernadora María Eugenia Vidal ubicó sus intenciones de suba salarial en ese porcentaje, a semanas de sentarse con los docentes en el marco de la paritaria del año que viene. El techo salarial fue rechazado de manera unánime por los gremios estatales, que en coro se opusieron a un límite tan estrecho para los salarios, sobre todo luego de que en este año no se cumplieran las metas inflacionarias.

El techo de Vidal se anunció en el marco de la convocatoria a los gremios docentes, que este mes comenzarán a discutir cuestiones laborales y salariales. Allí, algunos funcionarios deslizaron la posibilidad de un techo salarial del 10 por ciento, en consonancia con lo que quiere imponer el gobierno nacional. Esto fue rápidamente rechazado por los integrantes del Frente de Unidad Docente, que además denunciaron que otra vez no se asignaron fondos a la paritaria nacional, lo que impactará en el salario de los maestros de todo el país. En concreto, aseguran que no están presupuestados el Fondo Nacional de Incentivo Docente y el Programa Nacional de Compensación Salarial Docente, que fija el piso salarial para las provincias.

Ante esto, el titular de UDOCBA, Miguel Díaz, celebró la convocatoria, al afirmar que “es cumplir con lo que se ha firmado”, y anticipó parte del planteo que se llevará a la mesa técnica. “Tendría que mantenerse la cláusula gatillo porque hasta ahora les han errado a todas las proyecciones que han hecho”, razonó respecto del techo salarial.

Mucho más directo, el secretario general de ATE provincia de Buenos Aires, Oscar de Isasi, se quejó porque el Gobierno “no abrió la paritaria, pero ya anuncian un techo con aumentos por debajo de la proyección inflacionaria”. “Exigimos la convocatoria a paritaria para todos los trabajadores del Estado para los primeros días de noviembre. Vamos a ir con los mismos criterios que los años anteriores, exigiendo un aumento que contenga la recuperación de los años perdidos, un salario mínimo por encima de la línea de pobreza y que el aumento equipare a la proyección inflacionaria. Además, vamos a plantear el pase a planta permanente de los precarios y el descongelamiento de vacantes”, informó el dirigente bonaerense.

Y advirtió: “Vamos a rechazar cualquier porcentaje que no permita recuperar el poder adquisitivo, que no contemple la proyección inflacionaria del 2018 y que no ponga al salario mínimo por encima de la línea de pobreza.”

Por su parte, los médicos bonaerenses también salieron al cruce del techo salarial y denunciaron bajas sensibles en el presupuesto de salud. “En la provincia de Buenos Aires, la ausencia de respuestas a las múltiples dificultades demuestra que la salud le sigue importando muy poco a quienes gobiernan. Las declaraciones de la propia gobernadora Vidal haciendo mención a que su decisión pasa por intentar fortalecer la atención de la emergencia a través de la refacción de algunas guardias hospitalarias y el SAME, dan cuenta de que no hay una perspectiva integral en las políticas que promueve, lo que genera una observación poco promisoria para mejorar el sistema”, criticó el gremio CICOP, mediante un documento.

Los profesionales de la salud lanzaron una campaña para que el Gobierno cumpla los acuerdos logrados en paritarias, y entre otras cosas, pase a planta a becarios y contratados cuyo retraso “afecta de un modo directo el funcionamiento del sistema de urgencias que dice defender, en tanto gran parte de los trabajadores precarizados cumplen sus tareas allí”.

Sobre el techo salarial, para CICOP, “la intención de ‘marcar la cancha’ de cara a las próximas negociaciones intentando establecer un techo a la demanda de los estatales, ya fue enfrentada con éxito por CICOP en 2016 y 2017”. “Seguramente requerirá de nuestro máximo compromiso, habiéndose demostrado que nuestra convicción y la toma de decisiones en forma colectiva nos pondrán en mejores condiciones para la pelea que se avecina”, completó.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.