miércoles 15 agosto, 2018

A pesar del paro docente, el maestro del chisme no afloja. La fauna tiembla. Una edición “blancas palomitas”.

ANGULO: ¿Cómo anda, maestro de maestros?

PIRINCHO: Acá andamos, querido, preocupado con la realidad nacional y popular.

ANGULO: Me imagino. Tenía miedo de que esta semana no saliera la columna.

PIRINCHO: ¿Por?

ANGULO: Por el paro de los maestros. ¡Usted es el maestro del chisme!

PIRINCHO: Le agradezco el cumplido. De todas formas, mi docencia pasa por otro lado, más bien por la cuestión periodística. De todas formas, le aclaro, adhiero al planteo de los compañeros docentes.

ANGULO: Mire usted. ¿No le parece que con esto del paro los docentes toman de rehenes a los pibes?

PIRINCHO: Todo lo contrario, acá los únicos rehenes son los maestros, que cobran salarios de miseria.

ANGULO: Lo veo totalmente consustanciado con el tema. Mejor no profundicemos la grieta…

PIRINCHO: Lo bien que hace. Ya que hablamos de grieta, y para comenzar con mi columna, le cuento que la grieta entre los ediles de Cambiemos y la ex titular del ANSES de Lanús cada vez es más profunda.

ANGULO: ¡Epa! ¿Qué pasó?

PIRINCHO: No cayó nada bien la actitud de la edil en la última sesión del HCD lanusense. Se trataban temas complicados y a la susodicha no le importó nada. Se levantó y se fue del recinto porque se le iba el micro a la Costa.

ANGULO: ¿Cómo?

PIRINCHO: Como escuchó. La semana pasada hubo una sesión extraordinaria para tratar temas complicados, como la adhesión al Pacto Fiscal, la venta de tres inmuebles y la baja salarial a los cobradores municipales. La reunión, como de costumbre, comenzó con retraso. A la concejal no le cabió una.

ANGULO: ¡Ups!

PIRINCHO: De golpe, y cuando todavía faltaban temas candentes por tratar, se levantó y se tomó el piróscafo. Nadie entendía nada. Alguien alcanzó a preguntarle el motivo de la retirada, a lo que atinó a responder que se le iba el micro para la Costa.

ANGULO: ¡No podés!

PIRINCHO: Eso dijeron sus pares de bancada, que esa misma tarde le plantearon al “Pelado Amarillo” la renuncia de la concejala.

ANGULO: ¡Tomá mate!

PIRINCHO: La sangre no llegó aún al río. ¡Pero el ambiente se corta con una galletita entre los amarillos!

ANGULO: ¡A la pipetuá!

PIRINCHO: Donde también anda todo espeso es en Lomas de Zamora.

ANGULO: ¿Qué pasó?

PIRINCHO: En realidad todavía no se sabe muy bien qué pasó en San José con el fallecimiento de un empleado municipal.

ANGULO: Pesada la cosa.

PIRINCHO: Muy. El tema es así: hubo un accidente con una máquina que le costó la vida a un trabajador de la delegación de San José. Más allá del trágico accidente, el punto es que, al parecer, todos sabían que esa máquina venía funcionando mal y se usó igual.

ANGULO: ¡No podés!

PIRINCHO: Eso le dijeron varias personas a ex delegado devenido en rebelde edil, que ante la ausencia del delegado municipal porque se encontraba de vacaciones, se puso a dar órdenes.

ANGULO: ¡Alalá!

PIRINCHO: El hombre se puso en patrón de estancia y no le importó nada, ni siquiera la hora que era. Al parecer, el lamentable episodio ocurrió pasadas las siete de la tarde, cuando el horario de tareas concluye mucho antes.

ANGULO: ¡Mamma mía!

PIRINCHO: Dicen que los gritos en la Presidencia del Concejo Deliberante al enterarse del trágico accidente, entre el “Capitán Beto” y el “delegado-edil”, se escuchaban hasta en la cancha de Banfield.

ANGULO: ¡Qué momento!

PIRINCHO: No son pocos los que consideran que la relación entre ambos entró en crisis.

ANGULO: ¡Gente grande!

PIRINCHO: El tema promete no terminar ahí, y a muchos les llama la atención el “silencio” del sindicato.

ANGULO: ¡Qué novedad!

PIRINCHO: El escándalo no termina ahí.

ANGULO: ¿Hay más?

PIRINCHO: Siempre hay más. El dolor de cabeza también llegó a algunas oficinas de altos niveles jerárquicos de la Muni, cuando vieron asombrados el video de un caracterizado empleado municipal “de caño” en un negocio de Temperley.

ANGULO: ¡No podés!

PIRINCHO: El celebérrimo fue detenido cuando robaba una autoservice de una estación de servicio de la localidad de Temperley. Las cámaras del negocio lo tomaron y…

ANGULO: ¡Marche preso!

PIRINCHO: Exacto. Por lo que me chimentaron, el hombre era una de las manos derechas de pelado funcionario, y además era el encargado de coordinar el tema de los vales de nafta con las delegaciones.

ANGULO: Al lobo le daban de cuidar las ovejas…

PIRINCHO: Pongalé. La cosa también viene convulsionada del lado de los radichetas.

ANGULO: ¿Y a esos qué les pasa?

PIRINCHO: Por lo visto, la flamante concejal arrasó con todos los contratos. Dio de baja a todo el mundo y se quedó con todo lo que había. No perdonó a nadie.

PIRINCHO: ¡Calma, radicales!

ANGULO: Hay una bronca de aquellas. Encima, el concejal que estaba antes, el “pizzero”, era bastante amarrete, llega y arrasa con lo poco que hay.

ANGULO: ¡No tienen paz!

PIRINCHO: Ya que estamos con los de Cambiemos, me dijeron que en Brown lo andan buscando a “Renazzoni” y otra concejal del PRO. Dicen que no los ven en el Concejo desde el día de la asunción de ambos.

ANGULO: ¡Ah, bué!

PIRINCHO: Algunos se preguntan si hay que ir a buscarlos a sus domicilios de Capital.

ANGULO: ¡Durísimos!

PIRINCHO: Eso no es nada. También le preguntan qué onda con “Chistozzi”.

ANGULO: No entiendo.

PIRINCHO: Claro, se preguntan quién se hace cargo de “Chisto”, que antes era massista y ahora embajador de Cambiemos.

ANGULO: ¡Chupate esa mandarina!

PIRINCHO: El que no afloja es el “Bicho” de Avellaneda. A pesar de que le dijeron que tomara distancia de CFK, el hombre insiste.

ANGULO: Es persistente.

PIRINCHO: Eso parece. Mire cómo será la cosa que, me chusmearon, está por abrir una filial del Instituto Patria en Avellaneda.

ANGULO: ¡Eso es lealtad!

PIRINCHO: No faltó quien pregunte de dónde sacó la guita para bancar el proyectito.

ANGULO: ¡Teléfono para el “Bicho”!

PIRINCHO: Le dejo la última: la fauna política quedó perpleja la semana pasada al ver en reconocida revista política de tirada nacional a versátil rector de la región.

ANGULO: ¡Es la envidia! ¿Le hicieron una nota?

PIRINCHO: ¡Qué nota ni ocho cuartos! El hombre apareció en una publicidad de destacada agencia aseguradora. ¡Apareció con su mejor sonrisa empuñando una paleta cual modelo publicitario!

ANGULO: ¿Andará mal de guita?

PIRINCHO: No creo. No se sorprenda si aparece toda la universidad asegurada por la empresa que el rector publicita en esa revista.

ANGULO: ¡No tienen paz!

PIRINCHO: Bueno, ahora lo tengo que dejar, porque a pesar de que hay paro yo tengo que ir a comprar algunos útiles para regalarles a mis sobrinitos. Algún día comenzarán las clases. ¡Les mando un abrazo y nos leemos la semana próxima!

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.