lunes 20 noviembre, 2017
Actualidad, Opinión

PASO en la región: una elección con claroscuros

>Redacción Redacción
agosto 23, 2017

Ganadores y perdedores en unas PASO que dejaron mucha tela para cortar en la región.

Por Ruben Molina

La Tercera Sección Electoral hizo su gran aporte electoral a Cristina Fernández durante las PASO de la semana pasada. Con un faltante de más del 4 por ciento del total de los sufragantes, la sección le brindó a CFK un contundente triunfo. Los números provisorios indican que la ex Presidenta alcanzó el 41,20 por ciento, contra el 28,34 de Esteban Bullrich y el 14,42 de Sergio Massa. La diferencia entre el primero y el segundo fue de 12,86. No era el margen esperado desde el kirchnerismo, pero sirve a la hora de cantar victoria.

En la región, la elección fue un poco mejor. El acumulado de lo obtenido por Unidad Ciudadana en los municipios de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Almirante Brown y Esteban Echeverría le da un 56,27 por ciento sobre el 43 por ciento de Cambiemos, lo que le da una ventaja al kirchnerismo de 13,27 puntos.

Como es habitual en estos casos, hubo ganadores y perdedores. A la hora de hablar de ganadores, está más que claro que los intendentes fueron los victoriosos. Con matices de acuerdo a los distritos, resultaron airosos de este primer compromiso electoral del año.

Queda el desafío más importante: las elecciones generales. Los casos más curiosos son los de Avellaneda y Lanús. Allí, los jefes comunales ganaron por un margen menor al esperado. Pero si de perdedores se debe hablar, habrá que mirar en el massismo y, puntualmente, en aquellos municipios donde hubo dos listas. En estos casos, de seguir con los mismos guarismos, no ingresaría ningún representante en los deliberativos. Al randazzismo hay que ubicarlo en esta columna. Si bien obtuvo los números previstos por las encuestas, no le estaría alcanzando siquiera para meter un solo diputado provincial, y mucho menos concejales. Veamos caso por caso.

En Avellaneda, Jorge Ferraresi fue el kirchnerista que menos aportó a la “causa”. Con una diferencia de cuatro puntos, quedó en la mira de Cambiemos para las generales de octubre. Ganó, pero dejó muchas dudas. El entusiasmo del macrismo es enorme. La división del massimo podría beneficiar al Intendente a la hora del reparto de cargos en el HCD. Con los números de la semana pasada, tanto Armando Bertolotto (1País) como José Alessi (COPEBO) quedarían afuera. El reparto sería: Unidad Ciudadana ocho bancas, Cambiemos cuatro. La elección del randazzismo fue para el olvido, una de las más bajas de la región: 4,11 por ciento. En el campamento del municipal Hernán Doval hay tranquilidad. Sostienen que el porcentaje obtenido es lo que le falta a Ferraresi. El daño está hecho.

En Lanús también hubo otra alerta para los oficialismos. A contramano de lo que indicaban las encuestas, la lista de Néstor Grindetti ganó por muy poco la elección local. Si bien la diferencia fue ínfima, Cristina Fernández cantó victoria a la hora de contar los votos para el Senado. Edgardo Depetri se convierte en el gran referente del peronismo local. Vuelve a poner en carrera al PJ y con chances en octubre, luego del desastre electoral de hace dos años con Darío Díaz Pérez y Julián Álvarez a la cabeza. Nicolás Russo y José Luis Pallares “salvaron las papas”. Su unidad evitó una situación similar a la de Avellaneda. Con los números provisorios, el reparto de bancas sería: Cambiemos, seis bancas; Unidad Ciudadana, 4; 1País, 2. En el randazzismo hubo un ganador: el interminable Omar López. Aquí hubo interna, y el acumulado le da a Cumplir un modesto 6,18 por ciento. A más de dos puntos de poder acceder a una concejalía, se estaría quedando con las manos vacías.

En Lomas de Zamora, se podría decir que Martín Insaurralde salió airoso. Superó la barrera de los diez puntos de diferencia sobre Cambiemos. Se esperaba más. Tuvieron internas, y no pocos se sorprendieron con los casi 15 mil votos que sacó Juan Viñales. El ex titular del SPAR obtuvo un “decoroso” 10 por ciento en la interna local. No pocos miran con recelo esos votos. Por las dudas, el hombre fuerte de Cuartel Noveno ya avisó que no va a mandar a cortar boleta en octubre, pero espera que Insaurralde lo “llame”. En el búnker de los Mércuri había algarabía. Se habían fijado el objetivo de llegar a 32 puntos, y rozaron los 30. En octubre aguardan más. Ya pusieron la mira en el magro 13,73 por ciento que logró el massista Ramiro Trezza. La distribución de bancas sería: Unidad Ciudana, 6 bancas; Cambiemos, 4; 1País, 2. Párrafo aparte merece la elección del randazzismo. En las tierras de Fernando “Chino” Navarro y el Movimiento Evita, la boleta del ex ministro del Interior de CFK no logró superar la barrera de los cinco puntos, apenas un modesto 4,68 por ciento. Con esta proyección, en octubre no habría diputación ni banca para Cumplir en el HCD.

Sin dudas, el gran ganador de la región fue el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, quien cumplió con todas las expectativas. Alcanzó la diferencia máxima para Cristina (casi 15 puntos), y podría alzarse con ocho bancas en el Concejo. La contracara fue Carlos Regazzoni. El ex titular del PAMI hizo un aporte de 25 puntos. Desde Cambiemos se esperaba mucho más. Los cortocircuitos internos habrían jugado en contra. A pesar de la baja performance y por obra y gracia de la división massista, podría acceder a cuatro concejalías. Hablando de massismo, no pocos se sorprendieron con la virtual victoria de Mario Serrano sobre Daniel Bolettieri. Un triunfo que no suma, porque ambos se quedarían afuera del HCD. En el randazzismo, Mariano San Pedro “cumplió”. Con el 6,68 por ciento, logró el porcentaje máximo para el espacio en la región. Sin embargo, no alcanza.

En Esteban Echeverría, Fernando Gray también es otro de los grandes triunfadores. Superó la barrera de los diez puntos de diferencia con Cambiemos, y al igual que en los distritos donde el massismo fue partido, podría alzarse con ocho bancas. Por el lado de Cambiemos, hubo conformismo. Evert Van Tooren logró un 28 por ciento y la posibilidad de ingresar cuatro ediles más en octubre. Aquí también sorprendió el triunfo de Fernando Souza sobre Néstor Pulichino en la compulsa massista. A ninguno le alcanza para acceder a una concejalía. El acumulado le da a Sergio Massa en este municipio un 13,13 por ciento. Poco. Un panorama similar se vive en el randazzismo. Su lista no superó los cinco puntos. Complicado para lo que se viene.

Con este panorama, en Unidad Ciudadana se puede decir que se encuentran los grandes victoriosos de la elección regional, pero está claro que los números no eran los esperados. Una buena ventaja sobre Cambiemos, pero no la suficiente como para darle a CFK el margen necesario para ganar claramente las PASO.

Precisamente, esto último abre las expectativas del macrismo para las elecciones generales de octubre. Todos miran de reojo los votos de Sergio Massa y Florencio Randazzo. Habrá que ver cuál es la estrategia que desde estos dos espacios elaboran para evitar la fuga de votos, y por el contrario, sumar los suficientes como para evitar el derrape. Faltan dos meses y mucho puede pasar en el país, la provincia y la región.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.