jueves 14 diciembre, 2017
Actualidad, Echeverría

Organizaciones rurales de Echeverría reclaman contra desalojos a familias productoras

>Redacción Redacción
diciembre 07, 2017

Denuncian que empresas que tienen millonarios emprendimientos inmobiliarios buscan asentarse en sus tierras a fuerza de amenazas y violencia. Sostienen que el intendente Fernando Gray es “cómplice”. El caso de la familia Liemich.

La Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) y la Asociación de Familias Productoras de Esteban Echeverría realizaron este lunes una movilización hasta el Polo Judicial de ese distrito para reclamar que se desaloje a una “empresa trucha” que ingresó bajo amenazas y violencia física al campo de una familia que integra esas organizaciones agroecológicas. Según denuncian los productores rurales de la zona, el interés de los ocupantes sería avanzar en emprendimientos inmobiliarios, con la “complicidad del poder político”.

En diálogo con el programa radial Política del Sur, un representante de la UTT, Lucas Tedesco, contó que la familia por la cual se movilizaron en esta oportunidad es Liemich, que vive y trabaja en 69 hectáreas de la zona desde 1979. Al haber estado esas tierras sin ningún tipo de utilidad y habiéndolas trabajado durante muchísimos años, pagando además los impuestos correspondientes, ese espacio físico legalmente ya le pertenece.

Sin embargo, denunció que personas que responden a la empresa en cuestión -cuyo nombre se desconoce-, “de la noche a la mañana” se metieron al campo de los Liemich con máquinas topadoras, voltearon árboles de más de cien años, destrozaron la siembra de la que comen las vacas y robaron y envenenaron a los animales. También, contó que golpearon a la esposa del dueño de las tierras, amenazaron de muerte varias veces a la familia y “hasta les tiraron un muerto en el campo”.

“Hacen todo lo posible para que esta familia ceda las tierras y no haga más denuncias, porque la familia desde hace 40 años ha generado derechos, ha pagado los impuestos a la tierra, ha levantado varios remates y se hizo cargo de todo”, destacó Tedesco.

También, explicó que el mismo Municipio de Echeverría reconoció que lo que hizo esa empresa es ilegal, porque la zona es rural y no se admite ningún tipo de emprendimiento urbanístico allí. Precisamente -relató- la fiscalía ordenó que se desaloje a la firma constructora que ocupó el campo de la familia Liemich (69 hectáreas), pero luego el juez determinó que no había pruebas suficientes para sacarla porque había entrado pacíficamente.

Tedesco también contó que hace cinco meses, las organizaciones productoras hicieron un acampe en esas tierras en conflicto y lograron que se retiraran las máquinas y se detengan las obras, incluso con el visto bueno del secretario de Tierras y Vivienda municipal, Gustavo Cañete, y del propio intendente, Fernando Gray, con quien días después se reunieron.

Sin embargo, el productor rural cuestionó que, al mismo tiempo que el Municipio denuncia y controla a la “constructora ilegal”, se reúne con quienes están a cargo de ella. Protestó: “Nos encontramos siempre con la misma triangulación: no es la primera vez como organización que paramos desalojos ilegales de familias productoras. Empezamos a rascar y nos encontramos con una asociación ilícita donde están participando el Municipio a través la Secretaría de Tierras con esta empresa y con una señora que dice ser la heredera, que la pone el Municipio a jugar como para tratar de generar un marco de legalidad.”

Y agregó: “Acá en la primera línea de los municipios, tanto en San Vicente como en Esteban Echeverría, son dueños de empresas inmobiliarias. Yo digo, si Gray está al tanto de todo esto, obviamente que es cómplice.”

Por otra parte, Lucas dijo que en este momento la organización necesita “urgente” un abogado, debido a que el que tenían renunció porque “dos patrulleros de la policía de Luis Guillón lo interceptaron y lo amenazaron para que se dejara de joder con las 69 hectáreas de la familia Liemich, porque ahí no están en juego solamente las 69 hectáreas, sino que lo que hay ahí es un mega negocio inmobiliario para quedarse con más de 200 hectáreas”.

“A los tipos se les cae la baba, y saben que pueden avanzar porque vienen avanzando”, afirmó Lucas, y ejemplificó la situación con lo que ocurre en Ezeiza, que, aunque es una zona de producción rural, tiene a la localidad de Canning prácticamente ocupada por countries y barrios cerrados.

Por eso, enfatizó: “La mayoría de esos negocios son hechos directamente con los municipios sin haber pagado la tierra, es un negocio redondo, se coimea o los municipios son parte de esos negocios, y las familias que están adentro de los campos son desalojadas.”

Por lo pronto, el representante rural adelantó que la próxima medida de protesta que planifican la UTT y la Asociación de Familias Productoras es un acampe o una movilización directamente frente al Municipio, que -insistió- “mira para otro lado y se hace el desentendido”. “Puede pasar una tragedia, esta familia está sola”, concluyó Lucas.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.