martes 07 de abril de 2020 - Edición Nº3584

Sociedad | 22 feb 2020

Al mejor estilo FLORENTINO

A partir de 1912, con la presidencia Roque Sáenz Peña ( un modernista) se comenzó a construirse por el crecimiento de la ciudad y finalizó 1916 al frente de la obra estuvo el arquitecto Juan Chiogna que recontrullo la imagen del Castillo de los Sforza, en el se podía apreciar unas curiosas construcciones de estilo florentino, como si fueran pequeños castillos. La primera de ellas se edificó en la Boca, de gran tamaño, con ladrillos rojos ( como ya hemos vinos en su momento)a la vista, ubicada en la esquina de Caffarena y Pedro de Mendoza,reciclada y transformada en la Usina del Arte.


Por:
Antonio Novielli
Fue la primera gran usina de vapor ( eran 5 grandes)  de la Compañía Ítalo Argentina de Electricidad, empresa de capitales suizos, que se encargada del alumbrado de  una gran parte de la ciudad de Buenos Aires, especialmente en donde estaban ubicados los inmigrantes italianos. Se le dio el nombre de Pedro de Mendoza. El estilo de la construcción, que remedaba a los castillos florentinos, intentaba acercar a la inmensa  cantidad de italianos llegados por esos años al país, esta imagen les recordara su país natal.
 
La necesidad de extender la provisión de electricidad, motivó la construcción de numerosos edificios más pequeños, con ladrillos rojos y diseminados por diversos barrios de la ciudad, así como también en algunas zonas del Gran Buenos Aires. Se construyeron más de 200 edificios que aún hoy podemos encontrar en distintos barrios ( con el aspecto de casas chica) con estas características medievales, absolutamente diferentes del resto de la edificación existente.
 
Me reservo el derecho a la propiedad intelectual está regulada por la LEY 11.723 sancionada el 28 de septiembre de 1933.
 
 
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS