martes 25 de febrero de 2020 - Edición Nº3542

Lomas de Zamora | 16 ene 2020

20 AÑOS SIN BRUNO TAVANO

Que 20 años no es nada

El hijo de Bruno Tavano y dirigente político provincial recuerda en esta columna exclusiva para Política del Sur a su padre, a dos décadas de su fallecimiento.


Por:
Lisandro Tavano

20 años de ausencia física no es nada comparada con la magnitud de tu existencia. La grandeza con la que viviste refleja la dimensión de tu figura. Tus valores, tu militancia, tu pasión, tu humildad, en definitiva, tu peronismo son ejemplo cotidiano para cualquiera que entienda la política como construcción colectiva de inclusión y solidaridad hacia los que menos tienen.

Tu vida estuvo regada de dificultades, nada te ha sido fácil. Pero con tu profundo amor y sabiduría, plantado en el centro del  Ring, enfrentaste cada uno de los embates de la injusticia, la mezquindad y la indiferencia de los poderosos.

La década del 70 te encontró militando en los barrios más humildes de Lomas de Zamora, con una bandera clara, potente y bien alta, el regreso de Perón a la Argentina. Años más tarde, con el comienzo de la noche más oscura y triste de la historia Argentina, la dictadura hacía estragos en el pueblo. Arriesgaste el pellejo más de una vez, sin renunciar a la militancia, ni a tu compromiso inquebrantable con los más humildes.

El Sol del inicio de la década de los 80 salió con el regreso de la democracia y la esperanza puesta en el peronismo como única opción para devolverle la felicidad a la patria herida. Lamentablemente se perdió Nación y Provincia, pero no así Lomas de Zamora, donde te encontró como concejal para así empezar a construir tu vida institucional, sin dejar un milímetro tu condición de militante y compañero. La lucha por el Juicio y Castigo a los Genocidas salían de tu garganta con el grito desde el alma del Nunca Más.

 

Finalizando la década del 80 y ya siendo Diputado Nacional, después de participar de la renovación Peronista. Con la Hiperinflación como flagelo, languidecía el gobierno radical y nuevamente la esperanza se depositaba en un gobierno peronista.

El comienzo de la década del 90 estuvo lleno de sinsabores, al ritmo del combate contra la Hiperinflación estuvo acompañada con el declive de las banderas históricas del Peronismo. Me acuerdo de tu profunda tristeza. Pero no te abatió.

Asumiste la Intendencia de Lomas de Zamora un 10 de Diciembre de 1991, con un estado nacional que mostraba sus primeros signos de retirada. Ante esta realidad, hiciste lo que siempre hiciste, dar la cara, poner el cuerpo y el alma, recorrer, una vez más, cada uno de los rincones más humildes de Lomas de Zamora para tender una mano alos caídos del sistema neoliberal. A menos estado nacional,  respondiste con más presencia municipal y sobre todo, participación comunitaria.

Con la Comunidad Organizada de Perón como faro, creaste los C.O.C (Consejo de Organización Comunitaria) donde convergían las Organizaciones Libres del Pueblo, la militancia, los vecinos. Todos unificados y con un destino común, la realización colectiva. Además, mediante los COC, se construyo un tejido social que funcionaba como una Red de contención hacia los sectores más vulnerables.

El 10 de Diciembre de 1995 el pueblo Lomense te honro con un segundo mandato. El neoliberalismo demostraba, una vez más, que la copa no derramaba y los de abajo no recibían más que miserias y penumbras. Ante este  panorama, tu segundo mandato al frente del ejecutivo municipal, se transformo en una lucha titánica para llegar a los vastos sectores de los barrios más humildes que el liberalismo y la mano invisible del mercado ni llegaban, ni les interesaba llegar.

A mediados de tu segundo mandato, exactamente el 25 de Enero de 1997, un crimen conmovió a la sociedad Argentina, el aberrante asesinato del reportero grafico José Luis Cabezas.Con tu coraje y convicciones de siempre, fuiste uno de los poquísimos que alzaron la vos y pusiste el cuerpo para, enérgicamente, repudiar y denunciar a las mafias detrás del hecho que recordaba las horas más oscuras de la historia Argentina. No te fue gratis. Campaña de desprestigio y hechos de inseguridad poco claros se desplegaron como reacción a tu valentía. No te importo las consecuencias, redoblaste la apuesta e inauguraste un busto de José Luis Cabezas en la plaza central frente al municipio, que no solo recuerda al hombre, sino que se erigió como un símbolo de Libertad de Expresión y Derechos Humanos. Como dijiste aquel día de la inauguración junto a la familia de José Luis y el entonces Gobernador ¨Se que corro riesgo pero no importa, los vamos a enfrentar y vamos a luchar por la Libertad y la Justicia, principios inalienables de la democracia, para que nunca más en este País haya ningún José Luis Cabezas. En nombre de José Luis, todos los torturados, fusilados, los desaparecidos y los oprimidos. Esta es la Democracia Participativa, Pluralista y Progresista¨.

Sobre el final de tu segundo mandato, el modelo neoliberal mostraba su peor cara. La pobreza y desocupación estaban en valores insoportables, para atenuar la tragedia social, multiplicaste la presencia Municipal en socorro de los más desposeídos en detrimento de otros compromisos menos urgente. Esto último no se te perdono. Entre otras cosas, a solo tres meses para las elecciones del año 1999, sufriste una bestial e incomprensible cese de recolección de basura por parte de la empresa concesionada para tal fin, convirtiendo las calles de Lomas en un gran basural a cielo abierto. La mayoría de los Municipios de la provincia tenían retrasos en los pagos con las empresas del mismo rubro, pero solo en Lomas de Zamora se tomó temeraria decisión. Llamativo. Así y todo, con tu determinación de no volver a presentarte para un tercer periodo, no por decisión de abandonar el centro del Ring, sino con la necesidad de ir a la esquina del cuadrilátero a tomar aire. Pero tu lealtad pudo más. Te presentaste en un escenario general muy adverso. Te votaron más de 42% de los lomenses. No alcanzo, así es el juego de la Democracia. Pero para lo que si alcanzo, y sobro, es para que se te recuerde, se te extrañe, se te admire, se te quiera, al Padre, al Amigo, al Compañero y tu nombre quede indisolublemente arraigado en los valores de la lealtad, militancia, humildad y solidaridad, Ayer, Hoy y Siempre.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS