domingo 15 de diciembre de 2019 - Edición Nº3470

Gremiales | 14 nov 2019

CRISIS LABORAL

Trabajadores de Kimberly-Clark recibieron respaldo de la CTA Autónoma

El secretario adjunto de esa central obrera visitó la planta ubicada en Bernal para “fortalecer la lucha en defensa de los puestos de trabajo”. Los empleados llevan casi 50 días ocupando el lugar, en defensa de los 200 puestos de trabajo, ante la intención de la multinacional norteamericana de cerrarla.


Trabajadores de la papelera Kimberly-Clark, que llevan casi 50 días de lucha para evitar el cierre de la fábrica y permanecen ocupando la planta ubicada en Bernal en defensa de más de 200 puestos de trabajo, se reunieron ayer con el secretario adjunto de la CTA Autónoma, Hugo "Cachorro" Godoy, y el secretario general de esa central en Quilmes, Claudio Arévalo, para coordinar medidas de acción y fortalecer la lucha para no perder los puestos de trabajo.

 

Patricio Lara, referente de la comisión interna de trabajadores de la firma, denunció: "Llevamos 48 días de una ocupación muy dura de la fábrica. Atravesamos presiones ministeriales y de la empresa sobre nuestras familias para que nos plegáramos a los retiros voluntarios y sacarnos de la ocupación."

 

Asimismo, comentó la viabilidad de la puesta en funcionamiento de la fábrica bajo la figura estatal, ya que -aseguró- cuentan "con materia prima, con máquinas de última tecnología, un edificio que está reparado a nuevo, y por sobre todas las cosas, con el personal obrero calificado para llevarla adelante".

 

"Lo único que necesitamos es la voluntad política del gobierno entrante para la apertura de la fábrica. Esto generaría la recuperación de 200 puestos de trabajo de manera directa, y 300 de manera indirecta", indicó.

 

Y agregó: "Nuestra producción es de consumo masivo, ya sea papel higiénico, rollos de cocina, y podría ser utilizado en ámbitos estatales: escuelas, ministerios, hospitales, incluso en la ayuda social", puntualizó Lara.

 

Con respecto a la reunión mantenida ayer en la sede provincial de la CTA Autónoma, Lara resaltó que "primó el consenso en la necesidad de coordinar las luchas para que el movimiento obrero argentino, sea privado, estatal o desocupado, comience a dar algún tipo de respuesta a la problemática que significan los cierres de fábricas y los despidos".

 

Y concluyó afirmando que "la unidad del movimiento obrero argentino es fundamental para hacer frente a la crisis y señalarle al gobierno entrante que los trabajadores reclamamos una respuesta para que no se sigan perdiendo los puestos de trabajo".

 

La semana pasada, la firma realizó una denuncia penal, en el marco del conflicto. "Rechazamos la denuncia penal que la empresa multinacional realizó sobre los trabajadores argumentando usurpación de la fábrica. Los papeleros de Kimberly-Clark estamos defendiendo el sustento de nuestras familias, ante el anuncio de cierre repentino de la planta y el comienzo de un lock out patronal. Con esta denuncia penal buscan amedrentarnos, pero estamos firmes porque nuestra lucha es una causa justa y legítima", afirmaron los empleados mediante un comunicado.

 

Por esto, insistieron en reclamar que el Estado "intervenga con sus herramientas legales y financieras para garantizar la continuidad de la fábrica y todos los puestos de trabajo".

 

"La viabilidad de la fábrica la venimos explicando públicamente desde que comenzó el conflicto; nuestra lucha y este planteo lo hemos dirigido al gobierno actual y al poder político que está por asumir”, dijeron.

 

En estos días, enviaron una carta pública dirigida a Alberto Fernández y Axel Kicillof, presidente y gobernador electos, para que intervengan en el conflicto.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS