miércoles 11 de diciembre de 2019 - Edición Nº3466

Provincia | 4 nov 2019

LA SEMANA

Conurbano: la batalla que nunca termina

El escenario post elecciones en el Conurbano Sur. A una semana de los comicios, quedan muchas cuestiones por definir.


Por:
Ruben Molina

La semana después de las elecciones es habitualmente para las mujeres y hombres de la política algo así como el descanso de los guerreros después de la batalla. Pero lamentablemente, a estos guerreros les tocó librar sus batallas en el Conurbano Sur, y aquí las cosas son absolutamente diferentes: la guerra es permanente, se libra día y no hay descanso ni tregua que valgan

Un ejemplo es Néstor Grindetti, a quien el Frente de Todos lanusense objeta su increíble triunfo. Un peronismo local que ya comienza a reflejar las grietas internas que sólo una eventual victoria podía ocultar. O que lo diga Martín Insaurralde, en la búsqueda de mayores y mejores espacios para su proyecto político. La idea también incluye en Avellaneda a Jorge Ferraresi, que ya recibió su primer desafío de manos del radical Luis Otero.

La denuncia

A una semana de las elecciones, no deja de asombrar el triunfo de Néstor Grindetti. Revirtió casi 30 mil votos y le sacó casi cinco puntos a su oponente: el hiperkirchnerista Edgardo Depetri. La sorpresa fue tan grande para el hombre proveniente de las entrañas del gremialismo de ATE que hasta el día de hoy no felicitó al intendente reelecto. Gesto que sí tuvieron Nicolás Russo, José Luis Pallares y otros oponentes, pero no el principal candidato de la oposición.

El disguto de Edgardo Depetri con lo ocurrido el domingo 27 de octubre sigue siendo tan grande que su principal socio en la aventura lanusense, Darío Díaz Pérez, ya presentó una denuncia sosteniendo que en las elecciones distritales hubo "fraude". En su carácter de titular del PJ local, el ex jefe comunal presentó una denuncia ante la Jueza Federal María Romilda Servini de Cubría. 

En el escrito, Díaz Pérez apuntó contra una "posible falsificación de padrones electorales, los cuales fueron utilizados en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, sin ningún tipo de objeciones ni impedimento para ninguno de los electores".

De esta forma, según el titular del PJ, con la excusa de no contar con el mismo padrón que en las PASO, "impidieron el derecho del voto a miles de ciudadanos de Lanús, generando fraude en estas elecciones".


El "uno" del peronismo de Lanús fue un poco más allá, al sostener que la mayoría de los ciudadanos que no pudieron votar "eran ciudadanos identificados con el Partido Justicialista, y partidos afines al Frente De Todos". El cálculo, de acuerdo a estimaciones del propio Darío Díaz Pérez, podría llegar a más de 25 mil voluntades imposibilitadas de emitir su sufragio el domingo pasado.

En resumen, lo que denunció Díaz Pérez es que la "operación" de Juntos por el Cambio impidió que muchos de los que supuestamente apoyaban a Edgardo Depetri en Lanús se quedaran sin poder votarlo porque en esos padrones figuraban con documentos actualizados, cuando en realidad los involucrados seguían con sus DNI, con los que habían votado en las PASO. Ese supuesto ardid, de acuerdo a la denuncia del PJ, es el que habría permitido la reelección de Néstor Grindetti. 

Todo muy raro. Muy rara la denuncia. La diferencia final a favor de Juntos por el Cambio en Lanús fue de más de 15 mil votos. (140.399 a 124.826 a favor del macrista). La denuncia no es por los votos que recibió Juntos por el Cambio, sino por los que no recibió el Frente de Todos.

Grindetti recibió casi 40 mil votos más que en las PASO, y justamente el corte de boleta en detrimento de Mauricio Macri se vio evidenciado en ese número. El jefe comunal obtuvo 40 mil votos más que el derrotado Presidente y 30 mil más que María Eugenia Vidal.

LEER MÁS: Depetri no pudo: otra derrota del peronismo de Lanús

Extraña la denuncia del peronismo de Lanús. Demasiada coincidencia determinar que justamente los que se vieron impedidos de votar eran hombres y mujeres adherentes a la candidatura de Edgardo Depetri. Darío Díaz Pérez asegura que tiene pruebas de ello y que las presentará en la Justicia. Habrá que ver si la jueza las considera o si sólo estamos hablando definitivamente de "malos perdedores".

Por lo pronto, los pases de facturas internos ya se están haciendo sentir en el peronismo local. Por lo bajo, las críticas apuntan contra el candidato, al que ahora califican cómo "el peor que se pudo llevar" y al que acusan de haber "ideologizado y bolivarianizado" la campaña. Las acusaciones también incluyen la poca "actitud" de algunos sectores y no "haber puesto todo lo que había que poner". Confirmado: no hay descanso en Lanús.

Martín no para

En Lomas de Zamora terminó la elección, pero jamás hay descanso. A pesar del gran triunfo de Martín Insaurralde (59 por ciento a 30 por ciento a favor del justicialista), las dudas están puesta en cómo seguirá el proceso.

El reelecto intendente tiene puesta la mirada en dos frentes: el provincial (y por qué no, el nacional) y en su propio distrito. Sin dudas, Insaurralde se convirtió en una pieza clave de este nuevo andamiaje provincial del peronismo. Lo que resta determinar es qué de manera participarán él y sus intendentes de este proceso.

La usina de rumores está a pleno y, lejos de querer hacernos eco de ellos, podemos decir que lo seguro es que Martín Insaurralde estará en la mesa chica de las decisiones provinciales. Las versiones sobre posibles intendentes de la región participando activamente de algún área pública provincial y/o nacional las dejaremos para otra oportunidad. Resta mucha agua por correr debajo del puente y resultaría imprudente hablar hoy de ello.


Pero de lo que sí podríamos hablar es de Lomas de Zamora. Allí, Martín Insaurralde debe tomar varias decisiones. Una de ellas, tal vez la que más movimiento genere, sea la de definir qué hacer con Guillermo Viñuales. ¿La tercera será la vencida? ¿Esta vez Viñuales asumirá su banca de concejal?

La posibilidad es muy cierta: el jefe de Gabinete local podría llegar a ser presidente del bloque de la bancada. Suena muy fuerte esa posibilidad. El dilema es definir quién sería su sucesor en el Ejecutivo. El que se lleva todos los números es el actual secretario de Gobierno, Martín Choren, que ocupó la función de jefe de campaña.

Un tema a seguir muy de cerca es la salud del actual titular del HCD, Santiago "Beto" Carasatorre. Si bien está en proceso de recuperación, su salud viene bastante golpeada. Por eso, a nadie sorprendería que eventualmente Viñuales pueda hacerse cargo de la presidencia del Concejo. ¿Y entonces quién podría ocupar la conducción de la bancada? Un bloque muy renovado y con mucha juventud. Los postulantes son varios, como varias las especulaciones. Lo seguro es que los nuevos tiempos generarán varios cambios en el orden local. 

Muchos funcionarios de la actual gestión seguramente pasarán a la órbita provincial y nacional. La Legislatura y el Ejecutivo bonaerense están aguardando al "batallón" lomense. Sus casilleros, en el plano local, serán ocupados por otros. El recambio está en marcha. Al igual que en Lanús, en Lomas de Zamora nadie de la política se toma descanso.

Defensor

Otra de las elecciones en donde el peronismo se alzó con un más que categórico triunfo fue en Avellaneda. Allí, Jorge Ferraresi superó la barrera del 60 por ciento, contra el 33 del radical Luis Otero.

El peronismo no sólo retuvo el Ejecutivo, sino que tendrá una cómoda mayoría en el futuro Concejo Deliberante: catorce ediles oficialistas contra ocho de Juntos por el Cambio.

Lo que aparentemente no resultará cómoda será la relación del oficialismo con la oposición. Sobre todo si esa oposición es encarnada, tal cual lo viene manifestando el radical Luis Otero.

El dirigente de la UCR ya adelantó en el programa radial Política del Sur que vino a la política para quedarse, y como si fuera poco, reclamó públicamente para la oposición, encarnada en su alianza, la jefatura de la Defensoría del Pueblo.

La Defensoría del Pueblo habitualmente es un espacio otorgado por el oficialismo a la oposición. Claro que en el Conurbano muchas veces las cosas se confunden y los oficialismos ocupan ambos lugares. En el caso del Defensor del Pueblo, no es raro que el funcionario que termina asumiendo el máximo cargo sea un "falso opositor". La mayoría de las veces, "desencantado" o "despechado" con su propio espacio por motivos internos, rompe con él y culminan haciéndole el juego a los intendentes. 

LEER MÁS: Luis Otero reclama la Defensoría del Pueblo de Avellaneda para Juntos por el Cambio

Avellaneda es un claro ejemplo de eso. María Laura Garibaldi es la actual defensora del Pueblo. Garibaldi es la esposa de Daniel García, concejal y ex del PRO. El cargo, en su momento, fue reclamado por la oposición distrital representada por Cambiemos. En una jugada particular, el bloque oficialista terminó apoyando a la esposa del edil, quien despechado por sus diferencias internas con el macrismo y puntualmente con Gladys González, terminó apoyando al intendente Jorge Ferraresi. No son pocos los que creen que el pago por ese respaldo fue justamente la Defensoría del Pueblo para su esposa.

LEER MÁS: Avellaneda tiene nueva defensora del Pueblo: Laura Garibaldi

Luis Otero ya advirtió sobre la situación y, de paso, puso en valor el peso de su partido en el esquema local de Juntos por el Cambio. Habrá que ver si en el plano interno le "atienden el teléfono" y cuál es la reacción de Jorge Ferraresi ante el planteo lanzado por el exconductor televisivo sobre el tema Defensoría. Como habrán visto, en Avellaneda tampoco la política se toma descanso.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS