viernes 06 de diciembre de 2019 - Edición Nº3461

Provincia | 31 oct 2019

LO QUE DEJÓ LA ELECCIÓN EN LA REGIÓN

Ganadores y perdedores en una elección con sorpresas

Balance de lo que dejaron las elecciones presidenciales del 27 de octubre en los distritos de la región. Las caras de la victoria y la derrota.


Por:
Ruben Molina

Sin lugar a dudas, Néstor Grindetti por el lado de Juntos por el Cambio, y Martín Insaurralde del Frente de Todos, fueron los grandes ganadores de la jornada electoral del domingo pasado en la región. El primero, por haber logrado un hecho increíble como revertir más de 30 mil votos en contra de las PASO del mes de agosto. El segundo, porque se convierte definitivamente en el gran referente de una buena porción de los intendentes del PJ de la provincia de Buenos Aires de cara a un proceso gubernamental que tendrá al peronismo como protagonista.

Las contracaras se pueden ubicar por el lado de los kirchneristas Edgardo Depetri y Darío Díaz Pérez en Lanús. El primero, por ser el rostro de la derrota de una elección que tenía, de acuerdo a los números de las PASO, prácticamente ganada. El segundo, por ser el titular de un PJ local que no logra reponerse de la derrota obtenida hace cuatro años por parte de Julián Álvarez y uno de los impulsores de la candidatura de Depetri.

LEER MÁS: Depetri no pudo: otra derrota del peronismo de Lanús

Por el lado de Juntos por el Cambio hay una larga cola de candidatos que no pudieron superar la media del 30 por ciento, pero sin dudas el macrista Carlos Regazzoni se lleva todos los números. Es el que más bajo porcentaje obtuvo (27,33 por ciento) y quien más problemas tuvo a la hora de amalgamar a todos los sectores de Cambiemos en el distrito. Es más, algunos de ellos optaron por el armado de una lista vecinal en las PASO, en las que apoyaron al empresario Walter Sipag. Los rumores indican que muchos de ellos optaron, en las generales, por dar su voto al lavagnista Jorge Herrero Pons.

Unos pasos detrás de Regazzoni se podría ubicar tranquilamente el lomense Gabriel Mercuri, sobre el cual se tejieron innumerables especulaciones sobre su “lealtad” al proyecto de Juntos por el Cambio.

Las sospechas sobre una “fuga violenta” de la familia Mercuri luego del fracaso en las PASO fue el comentario durante estos dos últimos meses. Finalmente, su lista estuvo en la media de la región, alcanzando un meritorio 30,13 por ciento, que implicaría el ingreso de cuatro ediles en el próximo Concejo Deliberante. Su futuro político continúa siendo, para muchos, incierto.

 

El caso Lanús

Lo ocurrido en territorio lanusense es para examinar seriamente. La victoria de Néstor Grindetti no sólo debe analizarse desde lo numérico, sino también desde lo cualitativo. En una región donde el peronismo arrasó con los votos y promedió el 60 por ciento, Lanús fue la excepción y Juntos por el Cambio no sólo revirtió la tendencia, sino que se alzó con un triunfo por más del 5 por ciento por sobre el Frente de Todos.

A esta altura queda claro que no todo fue mérito de Grindetti y los suyos. El candidato opositor también hizo su aporte a la causa “amarilla”. Los pases de factura internos ya están a la orden del día y no son pocos los que acusan a Edgardo Depetri por haber hecho la “plancha” e ideologizar la campaña. Tampoco le perdonan el “dedo” que recibió como apoyo a la hora de definir su candidatura. Si bien en Lanús hubo PASO, lo cierto es que muchos fueron vetados a la hora de presentar sus postulaciones (Julián Álvarez, Julián Ojeda y hasta el mismísimo Nicolás Russo, por nombrar algunos).

LEER MÁS: Depetri no pudo: otra derrota del peronismo de Lanús

La misma noche del cierre de escrutinio se vivieron momentos tensos en el búnker peronista de Lanús. Algunos cachetazos volaron contra el dirigente del Movimiento Evita Agustín Balladares. Si bien el hecho no pasó a mayores, el episodio ocurrió. Los que siguieron la campaña peronista local aseguran que la mala onda entre los de Depetri y los del Evita se vivenció durante toda la campaña.

Los “bloopers” de Nicolás Russo y Julián Álvarez, quienes a través de sus cuentas de Twitter anunciaron el triunfo del Frente de Todos en Lanús, también evidenciaron la falta o mala comunicación existente entre todos los sectores. La autocrítica aún no ha comenzado, pero tiende a ser muy caliente. Algunos ya empezaron a ver “fantasmas” y a acusar de que “no todos pusieron lo que había que poner”.

 

Peronismo ganador

Del lado de enfrente se ubicó prácticamente todo el peronismo del Conurbano Sur. Al menos en la región todos ganaron: Martín Insaurralde, Jorge Ferreresi, Mariano Cascallares y Fernando Gray. La yapa fueron San Vicente y Quilmes, donde Nicolás Mantegazza y Mayra Mendoza, respectivamente, le arrebataron sendos distritos al macrismo.

Los jefes comunales peronistas no sólo retuvieron sus comunas, sino que además lograron cifras récords en materia de votos que rondaron el 60 por ciento, haciendo un aporte decisivo a los triunfos de Alberto Fernández en Nación y de Axel Kicillof en Provincia.

Muchos se preguntan qué hubiera ocurrido, teniendo en cuenta la recuperación final de Mauricio Macri, si no se producía este aporte en el Conurbano. Sólo la Tercera Sección aportó más de dos millones de votos, de los cuales la región puso en la mesa casi un millón de voluntades.

LEER MÁS: Insaurralde ganó y llamó a trabajar para que "nunca más vuelva el neoliberalismo"

La duda de todo esto es ver de qué manera se traduce todo este poderío electoral en cargos provinciales y nacionales. El armado de la lista provincial y nacional dio algunas señales, pero lo que muchos se preguntan es si algún intendente recalará en el gabinete de Axel Kicillof. Los nombres que suenan son los de los intendentes Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Fernando Gray (Esteban Echeverría). Por ahora sólo son especulaciones. Aún no hay nada definido.

Lo que sí es seguro y desvela a los intendentes de la región es la imposibilidad de ser reelegidos de manera indefinida. Hoy la ley se los impide, pero como todos sabemos, una nueva ley reemplaza a otra. Las cosas no son sencillas, las cámaras legislativas quedaron muy ajustadas. Inclusive, Juntos por el Cambio mantiene su hegemonía en el Senado bonaerense, y en Diputados la diferencia a favor del PJ es menor.

LEER MÁS: Kicillof controlará Diputados, pero deberá negociar con Juntos por el Cambio en el Senado

Habrá que esperar definiciones en este juego de la política en el que, como es habitual, hubo ganadores y perdedores, pero que en esta oportunidad tuvo un claro ganador en el orden regional: el peronismo. No en vano manejarán los concejos deliberantes con gran holgura. Inclusive en Lanús el PJ tendrá mayoría: 13 Frente de Todos, 11 Juntos por el Cambio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS