domingo 20 de octubre de 2019 - Edición Nº3414

Policiales | 9 oct 2019

RAFAEL CALZADA

Masacre en el vivero: el detenido cuenta con antecedentes por robo

“Sus cómplices habrían huido cuando vieron que estaba fuera de control”, advirtieron efectivos que participaron del operativo.


Dos muertos, dos heridos, un detenido y dos prófugos fueron el saldo trágico de una toma de rehenes que tuvo en vilo a los vecinos de Rafael Calzada durante el tiempo en que un delincuente fuera de sí, identificado como Jonathan Emanuel Godoy (27), se atrincheró en el interior de un vivero con los dueños del comercio y un empleado.

Consultados por Política del Sur, desde la Comisaría 5° de Almirante Brown, que intervino en el operativo de ayer, confirmaron que el hombre contaba con antecedentes por “robo calificado” y tenía pedido de captura por el hecho ocurrido meses atrás.

“Aparentemente, estaba bajo los efectos de narcóticos, y cómplices habrían huido cuando vieron que estaba fuera de control”, indicaron.

Las víctimas fatales, el propietario del local, identificado como Vicente Oscar Gramuglia (67), y su empleado, Juan Carlos Martínez (66), fueron asesinados por el malviviente armado con un cuchillo y que más tarde se entregó.

Mientras la esposa y el hermano del propietario permanecen internados en el hospital Lucio Meléndez de Adrogué por heridas cortantes que habrían recibido con el mismo cuchillo con el que fueron atacados los fallecidos, continúan las tareas para atrapar a los dos cómplices del presunto asesino que escaparon y son intensamente buscados.

El dramático episodio se registró ayer al mediodía en un vivero ubicado en 12 de Octubre y Presidente Illia, en Rafael Calzada.

Uno de los delincuentes que sería el autor de la masacre se entregó, pero el resto de la banda se fugó minutos antes de que llegue la Policía.

Al parecer, contaban con la información de que la familia propietaria del negocio tenía una importante suma de dinero allí. Por lo tanto, los investigadores creen que se trató de una “entrega” de otro cómplice.

Las principales sospechas apuntan al empleado asesinado. Según los testigos, escucharon que el ladrón, a los gritos, le habría recriminado: “Acá no hay nada, ¿A dónde me mandaste hijo de puta?”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS