domingo 22 de septiembre de 2019 - Edición Nº3386

Provincia | 9 sep 2019

LA SEMANA

El reacomodamiento que se viene llegó al Conurbano

Aunque aún faltan las elecciones generales, los reacomodamientos de cara a una nueva etapa que se avecina ya comenzaron.


Por:
Ruben Molina

La semana política no tuvo muchos hechos, pero sí varios gestos, que van marcando un poco los reacomodamientos de la política regional de cara a lo que se avecina en el orden nacional y provincial. Por el lado de Juntos por el Cambio, ya se empezaron a ver los primeros movimientos de lo que podría llamarse el "post macrismo", en tanto que por el lado del Frente de Todos, los intendentes ya comenzaron a rodear a Axel Kicillof, reconociendo en el eventual gobernador a su conductor. Auque no todo lo que brilla es oro dentro del peronismo.

El todavía oficialismo comienza a recuperar fuerzas y de a poco logra ponerse en pie luego de la terrible paliza electoral recibida en las PASO. Y si bien en el algunos casos todavía anidan cierta esperanza de revertir la elección, la mayoría reconoce que el resultado es irreversible y que hay que pensar en lo que se viene. Claro que antes deberán afrontar la elección general y al menos no empeorar la situación, ya de por sí compleja.

Un ejemplo claro es Lanús. Allí el grindettismo está dipuesto a vender cara una posible derrota. Es por ello que la apuesta es a una elección municipal. No lo dicen abiertamente, pero se está militando el "corte de boleta". La decisión no es espontánea y cuenta con el aval de la propia Gobernadora. Fue María Eugenia Vidal, a sabiendas de que le será imposible retener la Provincia, quien dio la orden de mantener "sea cómo sea" los municipios amigos.

Para muestra, basta un botón. Durante la semana pasada, la mandataria provincial realizó una serie de anuncios destinados a favorecer a las pymes y a reforzar los planes sociales. La presentación se hizo en un municipio del Conurbano sur. Nunca se dijo oficialmente cuál era, pero fue en Lanús y sólo estuvo acompañada por el intendente Néstor Grindetti. No hubo ningún otro referente de Cambiemos de la región presente en el encuentro. 

Otro ejemplo fue la visita de Miguel Ángel Pichetto a Quilmes. La presencia de referentes del PRO en su visita al partido fue practicamente nula, ni siquiera el intendente macrista Martiniano Molina acompañó al candidato a vicepresidente. Ocurre que por lo bajo se comienzan a dar los primeros pasos a un reacomodamiento de cara a lo que sería el post macrismo.

En el PRO dan como un hecho que Mauricio Macri dejará de ocupar el liderazgo y que ese espacio será ocupado por el tándem Horacio Larreta y María Eugenia Vidal. El papel del alcalde de la Ciudad de Buenos Aires dependerá del resultado final de las elecciones. Lo de Vidal es distinto, ya que en la intimidad reconoce que lo suyo es una misión imposible, pero que de ninguna manera es un retiro de la política. Los que la conocen aseguran que su bronca con Marcos Peña es total, al igual que su ánimo de revancha. 

Quedará por determinar el rol de la Unión Cívica Radical en lo que se viene. El radicalismo bonaerense está dividido en tres sectores: aquellos que nunca quisieron un acuerdo con el PRO (Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Juan Manuel Casella, entre otros), los que están decididos a reafirmar la alianza de Juntos por el Cambio (Daniel Salvador, por ejemplo), y los que evalúan la continuidad pero desde un protagonismo que no se tuvo en esta etapa (Miguel Bazze y otros dirigentes intermedios). El debate recién comienza en la UCR.

Axel

En el otro extremo se encuentra el justicialismo. Confiado luego del contundente resultado obtenido en agosto, avanza a paso firme hacia las elecciones generales de octubre. En ese marco se pudo ver algo que antes no se veía con mucha asiduidad: a los intendentes del Conurbano sur rodeando al candidato a gobernador, Axel Kicillof. Sin dudas, la imagen del fin de semana fue la fotografía que se sacaron los jefes comunales alineados con Martín Insuarralde con el exministro de Economía dentro de una combi, en claro plan de campaña.

De todas formas, no todas son rosas en el PJ. En Lanús, donde muchos ya se están poniendo el traje, han comenzado los roces. La primera de las disputas involucra al candidato del Frente de Todos, Edgardo Depetri, con Darío Díaz Pérez.

A sabiendas de que el recuerdo del gobierno anterior tira para abajo al ganador de las PASO, la intención es evitar cualquier tipo de visibilidad del exintendente durante la campaña que viene. El tema habría causado cierto malestar. Desde Cambiemos lo saben y aprovechan cada vez que pueden a poner el dedo sobre esa herida.

El otro roce involucra a los dirigentes municipales del distrito: Miguel Pedelhez y Susana Chazarreta. El humor de la representante de la Fesimubo no sería de los mejores, luego de la foto de Pedelhez con Depetri de la semana pasada. Esta semana, dicen, podría haber alguna respuesta a lo que, desde el sector de Chazarreta, consideraron como de "oportunismo" por parte del secretario general.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS