domingo 20 de octubre de 2019 - Edición Nº3414

Nación | 15 ago 2019

ANÁLISIS | RICARDO ROUVIER

Voto castigo: cuando la crisis económica le ganó a las encuestas

Política del Sur dialogó con el consultor y analista político Ricardo Rouvier, quien dio un panorama de la situación política actual tras las PASO. Qué pasó con los sondeos, en qué fallaron.


Luego de la abrupta e inesperada derrota del oficialismo, a nivel nacional y provincial, el consultor y analista político Ricardo Rouvier pasó por el aire de Política del Sur y se refirió al abismo que separó los números de las encuestas con los del domingo 11 de agosto, y se diferenció de su par Aragón, que marcó el fracaso de las encuestas luego de las PASO 2019.

El analista político sostuvo que “el problema (de las mediciones) fue la distancia” y no la victoria del Frente de Todos, ya que la diferencia entre las mediciones de una consultora y otra se daba en el margen que sacaría el frente kirchnerista sobre Juntos por el Cambio.

“Las encuestas marcaron tendencias correctas; lo que no marcaron fue el aluvión de votos. Eso tiene que ver con cuestiones de orden metodológico que ya vienen ocurriendo”, explicó Rouvier, y comparó la sorprendente distancia que el Frente de Todos, con el referéndum del acuerdo de paz en Colombia y el brexit en Gran Bretaña, hechos que dieron resultado contrarios a los que habían entregados las encuestadoras.

Metodología y costos

Con respecto a las metodologías de las encuestas, el analista político explicó los diferentes tipos y lamentó las diferencias de costo entre unas y otras en relación al mercado de solicitantes.

En esa línea, Ricardo Rouvier definió a la encuesta “de hogar” como la que “se toma la muestra y se toca el timbre”; al respecto dijo: “Los resultados de las encuestas que se hicieron en hogares fueron más reales que las telefónicas”, aunque aclaró que también tienen sus dificultades y es “muchísimo más cara” y se “multiplica el valor”.

LEER MÁS; Cómo quedaría el Senado tras las paso 

Durante el análisis, Ricardo Rouvier explicó que “el mercado (de las encuestas) son los políticos o los medios”.

El mercado “no está dispuesto a pagar lo que vale una encuesta hogareña, entonces contratan encuestas más baratas, de mediocre calidad”, lamentó el consultor.

El voto vergüenza

En los estudios cualitativos que se realizaron durante la campaña política previa a las PASO 2019 se observó la presencia de un “voto vergonzante”.

En términos encuestistas, Rouvier definió la polarización de las elecciones como la “Dialéctica de negatividad”, el voto “anti Macri”, el que ganó y el “anti Cristina”.

“Ese voto negativo generaba algún tipo de vergüenza al momento de decir a quién iba a votar”, afirmó el analista político, y sostuvo que “muchos votos pro macri se dieron vuelta”.

Sobre la posibilidad de revertir los resultados de las PASO 2019, calculó. “Matemáticamente es posible, pero desde el punto de vista de la facticidad, personalmente creo que es muy poco probable.”

 

"La elección está terminada, más si estamos ante a un gobierno muy golpeado y herido”, lanzó Rouvier

 

El voto castigo

En medio de la posible estrategia política del ocultamiento de Macri, el consultor sostuvo: “Hay intendentes del oficialismo que son reconocidos y valorados por sus vecinos, y que los quieren retener en sus distritos y se dieron cuenta, el domingo, que lo perdían”. En ese marco, aclaro que “el voto castigo fue a Macri”, no para los intendentes que pueden tener “buena imagen”.

LEER MÁS: El fuerte triunfo de Insaurralde en Lomas de Zamora

En esta línea, con respecto a Vidal, expresó que es muy poco probable revertir los resultados porque “está muy ligada a Macri”. “Es más difícil para Vidal que para el intendente de Lanús” revertir el voto castigo, imaginó.

“Generalmente se premia al ganador, que obtiene más votos en la segunda elección"

Antes de finalizar, afirmó que la fórmula Fernández-Fernández puede lograr una mayor cantidad de votos: “Generalmente se premia al ganador y obtiene más votos en la segunda elección. Además, no hay que olvidar que en octubre se extraen los votos en blanco; esto quiere decir que van a subir todos los promedios.”

Luego que se conociera el resultado de los comicios, el círculo interno del oficialismo entró en crisis. Un Durán Barba echado del seno político y un Marcos Peña responsabilizado por los errores de los números oficialistas dejaron entrever la cuestión.

Quizás, con la correspondiente inversión en encuestas más “reales”, el oficialismo podría haber previsto el “voto castigo” o el “voto vergüenza”, y quizás no hubiera trascendido el escándalo postelectoral. En lo que respecta al voto real, en octubre sabremos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS