miércoles 21 de agosto de 2019 - Edición Nº3354

Provincia | 13 ago 2019

PASO 2019

Con el poder de fuego de los intendentes, Kicillof y Magario también arrasaron

La fórmula del Frente de Todos no sólo no sufrió el corte de boletas, sino que además tuvo mejores números que los candidatos nacionales. Así, derrotaron a Vidal, la “joya de la abuela” del oficialismo. El aporte de los jefes comunales de la región marca que tampoco había resentimiento con la elección del exministro como candidato.


Al final, en la provincia de Buenos Aires no hubo corte, ni “efecto Vidal”. La Gobernadora, que se cargó la elección de Juntos por el Cambio, que fue a todos los programas de TV y que encabezó todos los actos, quedó en silencio. Sin hablar, admitió junto a Mauricio Macri una derrota definitiva, que la deja en una posición muy incómoda. Con casi el 50 por ciento de los votos, la fórmula Axel Kicillof- Verónica Magario le devolvieron al peronismo la supremacía en territorio bonaerense y le sacaron más de 1,5 millones de votos a la Gobernadora, que pasó de ser la gran esperanza del macrismo a una más de las derrotadas.

 

“Tomamos este resultado con mucha alegría y agradecimiento”, expresó Kicillof en declaraciones a la prensa en la puerta de su casa, al otro día de las elecciones, y analizó que “ninguna encuesta anticipaba una diferencia tan grande”.Luego, manifestó que desde el Frente de Todos “ya pensamos en la nueva etapa que se abre”.Consideró que en los comicios “hubo mucho voto positivo porque la gran mayoría de los bonaerenses quiere trabajo, producción, educación y salud para todos, y eso es lo que indica esta elección”.

 

El candidato peronista evaluó que “la provincia tiene mucha potencialidad”, y anticipó que, en el caso de triunfar en las elecciones generales de octubre, “las prioridades serán muy claras porque la gente me dice que no hay trabajo, que no hay crédito para la producción, que los comerciantes tienen grandes dificultades, que no puede pagar las tarifas, y el gobernador debe ocuparse de estas cuestiones”.

 

Kicillof expuso que el actual gobierno de Juntos por el Cambio “se negó a asumir la responsabilidad”, y subrayó: “Nosotros hablamos de propuestas para revertir esta situación”. Dijo estar “muy contento” y pidió “llevar tranquilidad a la gente”, y cuando se le preguntó sobre la posible suba del dólar tras los comicios, comentó que espera que el Gobierno “actúe con mucha responsabilidad”, al tiempo que aclaró que en su espacio son “opositores, falta hasta octubre para tener un resultado”.

 

Por su parte, Vidal no quiso hablar en el búnker del oficialismo y, según las versiones, se retiró muy enojada. Luego de reunirse con su gabinete, rompió el silencio, evaluó el resultado de las PASO y propuso que “hay que escuchar el mensaje de las urnas”.“No me voy a cansar de recorrer la provincia de Buenos Aires”, aseguró, a la vez que prometió: “Vamos a mejorar lo que haya que mejorar. Para octubre vamos a llevarles a los bonaerenses una propuesta mejor. Esta es una provincia que necesita mejorar muchas cosas.”

 

En otro tramo del encuentro con periodistas, Vidal admitió que “los que gobernamos no somos infalibles”, y justificó: “Para nosotros conocer errores no es una debilidad, sino una fortaleza”. “Mi compromiso es con la provincia y con los bonaerenses”, confesó la Gobernadora.

 

“Nosotros hoy nos presentamos ante la sociedad, no ante los mercados. El Gobierno desde acá hasta diciembre tiene la responsabilidad, esperamos que dé respuestas”, finalizó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS