Gremiales | 7 jun 2019

ANÁLISIS

Alarma para Vidal: en la previa de la campaña, se tensa el conflicto con los estatales

Judiciales y médicos profundizan su plan de lucha para lograr un aumento salarial bajo el modelo de los docentes. Pero desde el Gobierno dicen que “no hay dinero”. A poco de iniciar la carrera electoral, el conflicto puede volverse una piedra en el zapado de la Gobernadora. Además, por el estado de las escuelas, el Frente Gremial vuelve a las críticas.


Por:
Diego Lanese

Cuando se firmó el acuerdo salarial docente en la provincia de Buenos Aires, el modelo usado por la gobernadora María Eugenia Vidal rompió la forma de negociar hasta el momento por su gestión. La actualización por inflación cada tres meses fue una conquista de la lucha de los maestros, que además lograron el reconocimiento de lo perdido -o por lo menos una buena parte- el  año pasado. Pero duró poco el cambio de rumbo, ya que el Gobierno decidió volver a su viejo esquema para el resto de los estatales, esto es, un techo salarial en cuotas y la promesa de revisar a fin de año.

 

Para su suerte, un grupo de gremios estatales firmaron esta paritaria, que luego se trasladó al resto de las áreas. Esto derivó en el actual conflicto con judiciales y médicos, además de las quejas de ATE, que no avaló lo firmado.

 

Cerca de la mitad del año, los sindicatos aumentan la presión y hay alarma entre los funcionarios, que no quieren empezar la campaña electoral con problemas con los gremios. Mucho no hacen para solucionarlo, ya que en estos meses apenas hubo diálogos informales sin mayores ofertas.

 

Vidal viene aplicando el aumento acordado con los “oficialistas” UPCN y la federación Fegeppba al resto de los sectores, lo que genera tensión. En las conversaciones con los dirigentes, los voceros de Vidal aseguran que no tienen recursos para una propuesta superadora. “No hay plata, no podemos pagar una paritaria como la que se acordó con los docentes”, admitieron en uno de los encuentros, según pudo saber Política del Sur.

 

La inminente campaña electoral y el intento reeleccionista de Vidal son las explicaciones que dan, por lo bajo, los mismos funcionarios, que afirman que el tema docente “mide mucho” en la gente, mientras los otros conflictos pasan desapercibidos.

 

“Vidal cree que hay trabajadores de primera y trabajadores de segunda”, se quejó Marta Márquez, titular de CICOP, en medio del nuevo paro de 48 horas que se realizó esta semana, pidiendo que se convoque a paritaria. En diálogo con Política del Sur, Márquez confirmó que los profesionales de la salud son los únicos estatales que todavía no fueron llamados ni siquiera a iniciar la discusión salarial.

 

“Nosotros somos los únicos trabajadores del Estado provincial que no fuimos llamados a paritaria, con el agravante de que la negociación salarial del 2018 la cerramos parcialmente, ya que en el acta paritaria firmada había un compromiso de convocarnos en diciembre para discutir una actualización y no lo hicieron. Estamos en junio, pasó un tiempo más que suficiente para que se cierre por lo menos la paritaria del año pasado”, remarcó.

 

En cuanto a los judiciales, fueron recibidos una vez por funcionarios, donde recibieron una oferta similar a la firmada por UPCN. Luego les otorgaron aumentos unilaterales -como al resto de los estatales-, que rechazaron.

 

Roberto Cristófano, secretario gremial de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) de Lomas de Zamora, remarcó esta semana a Política del Sur que “hasta ahora se pagó un retroactivo a marzo del 7,5 por ciento, mientras que el lunes se confirmó una suba del 4 por ciento para mayo, ambos otorgados de forma unilateral sin acuerdo con el gremio”. Por eso, ayer hubo protestas en los  departamentos judiciales, y según se anticipa, “se vienen nuevos paros”.

 

Lo mismo sucede en CICOP, que podría levantar una carpa sanitaria, como hizo otros años, para visibilizar el conflicto. “Se decidió imponer un techo salarial, menos con los docentes, donde se tuvo la voluntad política de hacer un acuerdo medianamente aceptable, que va en línea con la inflación”, se quejó Márquez.

 

Quejas docentes

 

Si la tensión crece en el sector estatal, en plena campaña Vidal deberá explicar por qué no logra acordar salarios con más de la mitad de sus empleados, si se toma la cantidad de trabajadores administrativos de la justicia y del sistema de salud que protestan.

 

Además, esta semana los gremios docentes volvieron a mostrarse críticos a la gestión provincial, en este caso por un tema sensible: la infraestructura. Primero, Suteba denunció que hay en la provincia unas 400 escuelas sin calefacción, lo que hace imposible estudiar.

 

En tanto, uno de sus socios del Frente de Unidad salió a decir que este gobierno se irá -si pierde en octubre- con menos escuelas de las que había cuando asumió, a causa de la cantidad de establecimiento en mal estado.

 

En conferencia de prensa, el gremio mayoritario Suteba volvió a reclamar por los problemas en los edificios escolares. “La situación que atraviesan las escuelas bonaerenses es crítica y se agravó luego de la explosión en la Escuela 49 de Moreno, que le quitó la vida a Sandra y Rubén”, sostuvo su titular, Roberto Baradel.

 

A partir de esa explosión, la solución del gobierno de Vidal fue, según el gremio, “cortar el gas en las escuelas”. Por este motivo, “hoy miles de chicos no tienen ni calefacción ni comedores escolares”, protestó. Según un relevamiento de Suteba, en solamente veinte distritos hay 417 escuelas afectadas, lo que perjudica a más de 200 mil alumnos.

 

En la región hay varias situaciones similares. En Lanús, por ejemplo, fuentes gremiales le informaron a Política del Sur que hay al menos ocho escuelas que no tienen gas, ni para la calefacción ni para la cocina.

 

En este contexto, quien fue más allá fue el secretario general de la Unión de Docentes de Buenos Aires (Udocba), Miguel Ángel Díaz, quien criticó a las autoridades educativas provinciales y advirtió que “este gobierno se va con menos escuelas de las que recibió, algo inédito en la historia”. Díaz se refirió puntualmente al municipio de San Vicente, donde “hay una emergencia edilicia” en materia educativa y “nadie hace nada”, afirmó en un comunicado.

 

El dirigente resaltó que en 2018 “firmaron un acta acuerdo el director general de Cultura y Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, y el intendente de San Vicente, Esteban Gómez (Cambiemos)”, quienes “se comprometieron a construir escuelas y jardines, a poner en servicio instalaciones de gas, eléctricas, sanitarias y a reparar techos, pero el tiempo pasa sin obras concretas”.

 

Pensando en la campaña, en La Plata quieren que este tipo de problemas quede en el pasado, por eso no se descarta que este mes se intente resolver el tema de las paritarias.

 

En cuanto a las escuelas, será difícil que haya un cambio, y puede ser un “talón de Aquiles” para la Gobernadora, sobre todo si se cumplen los rumores y Roberto Baradel es candidato, reavivando una disputa con Vidal que viene desde el inicio de la gestión.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS