domingo 26 de mayo de 2019 - Edición Nº3267

Gremiales | 9 may 2019

MERCADO LABORAL

El salario de los empleados públicos se desploma y perdió en 2018 casi 24 puntos

Según un informe del Centro CIFRA, de la CTA de los Trabajadores, el año pasado los haberes de los estatales perdieron un 23,4 por ciento respecto del 2017, la peor caída de la era macrista. Afirman que se trata de “una política buscada para reducir el peso de los salarios en las erogaciones del gobierno”. Los privados perdieron a febrero de este año un 8,8 por ciento de sus ingresos.


Por:
Diego Lanese

La semana próxima, los estatales de la provincia de Buenos Aires realizarán un paro de actividades para reclamar al gobierno de María Eugenia Vidal que reabra las paritarias. El pedido se debe a que el modelo usado para cerrar con los docentes (actualizaciones trimestrales por inflación) no se extendió al resto de los sectores, lo que genera malestar. Además, los gremios piden sumas que parten del 15 por ciento para recuperar lo perdido el año pasado producto de la inflación, uno de los temas que más preocupa.

 

Es que la suba generalizada de precios tuvo un duro impacto en los salarios en general y los públicos en particular. Según un reciente informe, en 2018 los trabajadores de la administración pública perdieron casi 24 puntos respecto de la inflación, una cifra que prácticamente triplica lo que sucedió el sector público.

 

La caída perjudica especialmente a quienes ganan menos de 40 mil pesos y recibieron sumas fijas de aumento. En tres años, los estatales perdieron más de 30 puntos respecto de la inflación. Según el análisis que se realiza, existe una política para reducir el peso de los salarios en las cuentas estatales.

 

El informe anual del centro de formación CIFRA, de la CTA de los Trabajadores, analizó las variables macroeconómicas y su impacto en el mercado laboral. Entre sus conclusiones, alertó sobre la brutal caída de los sueldos del sector estatal, comparado con la inflación.

 

Según los datos, a los que tuvo acceso Política del Sur, la caída del salario real es mucho más pronunciada en el sector público. “Por ejemplo, en el ámbito de la administración pública nacional, las evidencias indican que el poder adquisitivo del salario se redujo 19 por ciento en diciembre de 2018 respecto a igual mes de 2017, pero para aquellos trabajadores que en marzo ganaban menos de 40 mil pesos y recibieron sumas fijas, la caída alcanzó al 23,4 por ciento”, confirma el informe de CIFRA.

 

Según este trabajo, “la muy pobre recuperación salarial de los primeros meses de 2019 sólo alcanzó a reducir muy levemente esa caída ya que el salario medio real fue en marzo 16,8 por ciento inferior al de igual período de 2018, es decir, en forma previa a la aceleración del proceso inflacionario”.

 

El desplome no es nuevo y se viene acumulando desde que Mauricio Macri llegó a la Casa Rosada. Como explica CIFRA, el deterioro del salario real del sector público “es casi sistemático desde que asumió Cambiemos”. “Sólo hubo una leve recuperación a mediados de 2017, sin recuperar lo perdido en el crítico 2016. Así, el derrumbe del salario público es de tal magnitud que en tres años se redujo el 30,2 por ciento en términos reales (datos correspondientes a marzo de 2019). En otros términos, los trabajadores del sector público reciben cuatro sueldos menos por año respecto a 2015”, denuncia la entidad de la CTA de los Trabajadores.

 

Esta caída no parece casual, sino más bien parte de una estrategia desde el gobierno nacional. Así lo analiza CIFRA: “Se trata de una política buscada para reducir el peso de los salarios en las erogaciones del gobierno, en el marco del plan de ajuste acordado con el FMI”. Como prueba de esto, se estableció que “mientras que en 2015 las remuneraciones eran el 14,8 por ciento de los gastos corrientes, en 2018 su peso se redujo al 12,9 por ciento”.

 

La caída del salario estatal es motivo de muchas de las acciones de los gremios de la administración pública. Uno de los problemas que existen es que ATE, que se enfrenta a las políticas del oficialismo, no firma la paritaria, sino que lo hace UPCN, aliado de Cambiemos (como en su momento lo hizo con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner).

 

En la provincia de Buenos Aires, la falta de acuerdo generó que esta semana todo el arco estatal realizara una protesta y se encaminara a una protesta nacional para el 15 de mayo. “El acuerdo salarial hecho por UPCN, SOEME, Salud Pública y AERI con la gobernadora María Eugenia Vidal nos condenó a salarios miserables, y recién en diciembre cobraremos 19.800 pesos, cuando la línea de pobreza es de 27 mil pesos. Por eso repudiamos la política salarial y laboral de la Gobernadora y a sus cómplices”, dijo el titular de ATE Provincia Oscar de Isasi, durante el acto central de la protesta de esta semana.

 

Además, manifestó: “Queremos aumento de bonificaciones, la creación de bonificaciones como la del Ministerio de Gobierno. No queremos discutir a la baja en cada paritaria. En lo que va de la gestión de Vidal, perdimos el 23 por ciento del salario, por eso reclamos un aumento para alcanzar porcentaje”. Este número coincide con los expuestos por CIFRA.

 

En cuanto a la situación de los salarios privados, el trabajo del centro de la CTA de los Trabajadores remarca que en los asalariados registrados en el sector “cayó 8,8 por ciento interanual en febrero de 2019,  producto del elevado proceso inflacionario”. “Cambiemos no sólo no resolvió el tema, sino que agravó respecto al gobierno anterior: la inflación promedio interanual durante los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner fue de 25,5 por ciento, en tanto que la del gobierno de Macri alcanza el 38,3 por ciento”, concluye CIFRA.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS