martes 16 de julio de 2019 - Edición Nº3318

Provincia | 23 abr 2019

ELECCIONES 2019

Cambio de planes para Insaurralde

El Intendente habría desistido de su candidatura a gobernador. Los cañones apuntan a su reelección en Lomas de Zamora.


Por:
Por Ruben Molina

La fotografía del acto del Partido Justicialista (PJ) en Avellaneda la semana pasada dejó muchas sensaciones y varias probables pistas de lo que se avecina en el ancho mundo electoral del peronismo bonaerense. Las presencias y ausencias de determinadas figuras denotan cuestiones que muchas veces no salen a la luz y tal vez no sean tan obvias, pero vistas de otra manera advierten situaciones más complejas y seguramente decisorias de cara a los próximos meses.

 

Vayamos por partes. En primer lugar, nadie puede pasar por alto y reconocer que la imagen de los principales candidatos del kirchnerismo juntos muestra el acercamiento, el poderío y, por sobre todo, la voluntad de unidad dentro de ese espacio. Axel Kicillof, Verónica Magario, Martín Insaurralde, Felipe Solá, Fernando Espinoza y Máximo Kirchner juntos es una foto más que elocuente para la política provincial. Un mensaje claro para Cambiemos: vamos por ustedes.

 

Pero en lo que a peronismo se refiere, la fotografía fue incompleta, faltaron rostros. La ausencia del massismo fue elocuente. Tampoco nadie de Alternativa Federal tuvo espacio en dicho encuentro. Por el contrario, la figura de Cristina Fernández fue elevada al altar de candidata presidencial por el mismísimo Martín Insaurralde, de quien siempre se sospechó que juega a varias bandas.

 

Lo de Insaurralde tampoco es gratuito y no significa que se haya convertido en un fervoroso kirchnerista de un día para el otro. Nunca lo fue, pero tampoco se puede decir que haya estado parado en la vereda de enfrente. La verdad es que Martín siempre apostó a la unidad de gran parte del espectro peronista. Hoy eso estaría lejano. El decreto presidencial impidiendo las listas colectoras echó por tierra la intención que existía en un vasto sector del PJ de que dos listas presidenciales apoyen a una en la provincia.

 

La dificultad de alcanzar acuerdos en el orden nacional abrió esa puerta en no pocos sectores del peronismo provincial. El diálogo venía avanzado, y justamente Martín Insaurralde era uno de los fogoneros. Aquí es donde aparece la “lupa” y la obligada segunda lectura a las imágenes y discursos de un acto que hacía eje en la unidad.

Ocurre que a pesar de los lamentos por el “decretazo” electoral de Mauricio Macri, muchos ese día celebraron la decisión presidencial. Jamás lo dirán públicamente, pero un acuerdo con Sergio Massa o Alternativa Federal sería algo difícil de digerir. Para otros fue una mala noticia: la idea de unidad provincial parecería esfumarse.

 

Pero hay otro dato que surge de la realidad y de una segunda lectura de los discursos: uno de los supuestos precandidatos a la gobernación habría tomado la decisión de bajar sus aspiraciones. Nos referimos a Martín Insaurralde. La resolución del Presidente disparó las dudas en el intendente lomense, quien por estas horas no estaría tan seguro de seguir su campaña por la provincia.

 

Insaurralde es un hombre al que le gusta caminar “sobre seguro”. No sería esta la situación. Enfrente hay un tanque que se llama María Eugenia Vidal, que a pesar de la dura crisis económica, sigue siendo una de las dirigentes con mejor imagen, no sólo en la provincia, sino en el país.

 

¿Vale la pena la aventura? Al parecer, para Insaurralde no. El sueño del lomense era una lista de unidad con el massismo. Muchos llegaron a arriesgar una hipotética fórmula Martín Insaurralde-Malena Galmarini. El sueño se habría esfumado. De ninguna manera en el Frente Renovador aceptarían una candidatura presidencial impuesta por Cristina Fernández. La imposibilidad de la jugada “colectora” echó por tierra las expectativas de un acuerdo provincial. ¿Una fórmula Kicillof-Galmarini? Poco probable.

 

Una cosa es segura: si Insaurralde desiste de su pelea por la Provincia, seguramente será una de las figuras decisorias de todo el armado provincial del PJ bonaerense. Cuenta con el respaldo de la mayoría de los intendentes y del titular del partido, Fernando Gray. Es un hombre de su entorno. De más está decir que su relación con Máximo Kirchner es de las mejores. Su peso interno es categórico.

 

Lomas

 

Se dice que una puerta que se cierra provoca la apertura de otra. En este caso, Martín Insaurralde habría reabierto la de su reelección en Lomas de Zamora. Tal como están las cosas, ganaría “caminando”. Y justamente eso es lo que está haciendo por estos días el Intendente: caminar su distrito. Todos los días participa de encuentros con diversos sectores de la sociedad local. Era algo que había dejado de hacer. Además, los anuncios están a la orden del día.

 

¿Se acabaron las especulaciones por la sucesión? Se podría decir que sí. ¿Comienza la pelea por encabezar la lista de concejales? Difícilmente alguien le quite ese lugar al titular del Concejo Deliberante lomense, Santiago “Beto” Carasatorre. El único es Martín Insaurralde. Quedará en él determinar quién desea que sea, en caso excepcional, su sucesor en la Intendencia. Pero todos los caminos conducen al titular del HCD.

 

Guillermo Viñuales podría ser una alternativa, pero ya ocupó ese lugar en dos oportunidades. Técnicamente, no podría ir por un tercer período. Un dato no menor es que jamás ejerció el cargo de edil. Algunos ven en esa situación un vericueto para poder formar parte otra vez de la lista. Complejo. Su labor en la jefatura de Gabinete es inobjetable.

 

La otra figura posible es Federico Otermín. Podría ser. Nada se lo impide. El punto es que actualmente ocupa el cargo de diputado provincial y es la principal espada de Martín Insaurralde en la Legislatura bonaerense. Difícilmente deje ese rol o cualquier otro que lo involucre con la provincia de Buenos Aires.

 

Siendo un hombre tan futbolero, ¿Martín Insaurralde ratificará aquella vieja máxima de “equipo que gana no se toca”? ¿Por qué no? Su equipo, tal cual está, viene funcionando a la perfección y en Lomas de Zamora está “invicto”.

 

Nada está definido, aún resta mucho tiempo. Insaurralde es un hombre joven y seguramente tendrá chances para otro intento provincial. Lomas de Zamora le permite una última reelección y no sería una mala decisión aprovecharla. A pesar de que figuras como Juan María Viñales, Pablo Paladino y Gabriel Mariotto no quieran, todo se encamina a la continuidad del insaurraldismo en territorio lomense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS