sábado 25 de mayo de 2019 - Edición Nº3266

Gremiales | 14 mar 2019

ANÁLISIS

Más señales de unidad en la CGT: la marca a favor de la industria suma adeptos

La jornada que la conducción cegetista organiza para el próximo 4 de abril tendrá la participación del Frente Sindical, que nuclea al moyanismo y otros sectores combativos. Además, un acto sobre inflación hizo compartir escenario a Pablo Moyano y Héctor Daer. Además, distintos sectores de la CGT se reunieron nuevamente con Roberto Lavagna y comenzaron a armar la mesa sindical que apoyará su precandidatura.


Por:
Por Diego Lanese

En política, la Argentina es muy adepta a las fotos. A veces, una imagen se usa para lanzar un candidato, una alianza o una ruptura. En el mundo sindical, las fotos también tienen su peso. Por eso, cuando se vio a Pablo Moyano a pocos metros de Héctor Daer compartiendo escenario en la UMET, muchos comenzaron a especular sobre el peso simbólico de esta presencia dentro de la CGT. Luego de que ambos espacios participaran del Congreso del PJ, donde se empezaron a acercar posturas, este acto parece sellar cierta “unidad en la acción”, que hace pensar que la unidad del peronismo traerá la unidad del gremialismo. En ese camino, varios sectores se entrevistaron con el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, que por el momento aglutina los mayores apoyos sindicales.

 

Antes de la foto entre Moyano y Daer, el Frente Sindical para el Modelo Nacional, el espacio que aglutina el moyanismo, confirmó su participación en la marcha del 4 de abril en defensa de la industria nacional. Si bien la jornada de protesta la convocó la conducción de la CGT, en consonancia con los reclamos de las entidades que nuclean a las pymes argentinas, de inmediato se sumó este espacio, y con él las dos CTA (que lideran Hugo Yasky y Pablo Micheli) y la Corriente Federal. De este último espacio salió el nuevo proyecto de ley para declarar la “emergencia ocupacional”, y reclamaron que el acto del 4 de abril sea multitudinario.

 

El acercamiento de ambos espacios, que viene de la mano de los intentos de unir al peronismo, tuvo un nuevo capítulo en la Universidad Metropolitana (UMET), cuando Pablo Moyano y Sergio Palazzo estuvieron junto a Daer y otros dirigentes de la conducción cegetista en la presentación de los datos de la inflación, medidos por el Instituto de Estadísticas de los Trabajadores (IET). En menos de una semana, la foto mostró a los sectores juntos. “Es un paso importante”, afirmaron desde Azopardo ante la consulta de Política del Sur. “Por el momento es ‘unidad en la acción’, pero creemos que vamos a terminar confluyendo. Los trabajadores lo exigen”, agregó la misma fuente.

 

La jornada de abril sigue sumando adherentes como la Asociación de Empresarios Nacionales (ENAC), que fue una de las primeras en impulsar y proponerle a la CGT esta marcha. Además, la UOM acercó a la CTA fracción Perón a la movilización, luego de una reunión entre el diputado nacional de ese gremio Abel Furlán y la conducción de este espacio, que hasta el momento no se había sumado a estas acciones, por ciento recelo por la presencia de Micheli, con quien se disputa el sello de la CTA Autónoma.

 

El “efecto PJ”

 

La unidad que fomentan ahora los gremios comenzó en la cumbre del peronismo, que empezó las conversaciones. Si bien el llamado a la jornada del 4 de abril distendió la tensión interna en la CGT, que era presionada para que llame a un paro, el “efecto PJ” parece ser el que más incidió en esta nueva postura, que se consolida. Por lo pronto, los gremios mantienen la idea de ser parte del proceso de unificación, por eso volvieron a mostrarse junto a Roberto Lavagna, el proclamado por muchos precandidato de la unidad peronista.

 

El cónclave fue promovido por Luis Barrionuevo, que no estuvo en el congreso peronista e impulsa al exministro como una forma de apartar el peligro de una candidatura de Cristina Fernández Kirchner. La sorpresa fue la variedad de grupos que enviaron representantes: además de “gordos” e “independientes”, que conducen la CGT, estuvieron los transportistas representados por Omar Maturano y Roberto Fernández, las 62 Organizaciones Peronistas que conduce el textil Hugo Benítez, y los industriales.

 

En la reunión comenzó a tomar forma la “pata sindical” de Lavagna, que será discutida en un futuro cónclave de la CGT, que además deberá definir la potencia de la marcha de abril. Este grupo ya prepara un acto de lanzamiento de la candidatura de Lavagna. Según pudo saber Política del Sur, ya se prepara un acto de lanzamiento para fines de abril o principios de mayo, cuya organización serán las 62 Organizaciones de Benítez, que además esperan que si el exministro fuera finalmente el candidato del peronismo, su apoyo le permitiría dirimir la disputa en su entidad, partida en tres pedazos: la suya, la que lidera Horacio Valdez y cuenta con aval del moyanismo y las “amarillas”, que están bajo la tutela del ruralista Ramón Ayala y alineada al gobierno nacional.

 

Más allá de la incipiente unidad, algunos dirigentes insisten con la necesidad de un paro, como el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, quien afirmó que la CGT debe convocar a un paro nacional en el marco de un plan de lucha contra el Gobierno. Esa será la postura de la Corriente Federal para el cónclave de la central obrera, que puede cristalizar este acercamiento o volver a un punto muerto. Será cuestión de cómo se desarrolla la disputa. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS