viernes 22 de marzo de 2019 - Edición Nº3202

Provincia | 7 mar 2019

REPERCUSIONES

¿A qué está jugando Martín?

El intendente de Lomas no dio pistas claras sobre su futuro político. La especulación que lo puede llevar a un enfrentamiento con CFK. Otra vez ninguneó a la prensa local.


Por:
Por Ruben Molina

Martín Insaurralde encabezó el acto de apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora. Junto al imbatible Santiago “Beto” Carasatorre al frente del HCD, volvió a dar una muestra sobre quién manda en el distrito. Eso sí, su discurso, que duró poco menos de una hora, dejó más dudas que certezas sobre su futuro político. De fuerte tono crítico contra el gobierno de Cambiemos, pero con poca claridad sobre cuál será el camino que seguirá el actual intendente lomense.

Desde temprano las barras del recinto del Concejo comenzaron a poblarse por parte de los seguidores del jefe comunal. Tal vez no con la efervescencia de otros tiempos, pero sí con el color y calor de lo que queda de la liturgia peronista en el Conurbano. Bombos, trompetas y cánticos a favor de Insaurralde y Carasatorre acompañaron toda la jornada. Faltó la infaltable marcha peronista. Curioso.

Si bien nadie esperaba definiciones concretas de parte de Insaurralde, tal vez se aguardaba alguna señal sobre la decisión a tomar desde el punto de vista electoral: ¿asumirá el rol de candidato a gobernador u optará por otro período al frente de la Comuna? La pregunta no tuvo respuesta concreta en el día de ayer.

Si nos guiamos por la primera parte de su exposición, daría la impresión de que su continuidad en Lomas de Zamora sería un hecho. Los anuncios sobre lo que se viene en materia de gestión estarían hablando de un intendente más entusiasmado con su continuidad que con una despedida. El lanzamiento de “Eco Lomas” -área que estará a cargo de Emiliano Baloira-, la creación de un hospital de mascotas, el inicio de la tercera etapa del hospital de Llavallol, el impulso a un organismo de apoyo a los centros de estudiantes, fueron algunos de los indicios que hablaron más bien de una continuidad, que poco o nada tendrían que ver con la posibilidad de pelear por la provincia de Buenos Aires.

Por el contrario, si nos guiamos por el final de su alocución, la sensación sería todo lo contrario: “Les digo a los y las lomenses que tengan esperanza: hay otro camino. Y lo vamos a construir juntos desde Lomas hacia la provincia y el país”, enfatizó el jefe comunal. ¿Se viene Martín gobernador? Sin respuesta.

Todavía el futuro político del intendente lomense continúa siendo una incógnita. ¿Seguir en Lomas o pelear por la provincia? Pero cuidado con las especulaciones, podría terminar siendo un arma de doble filo. Jugar al límite suele ser peligroso, sobre todo en estos casos. Hoy la economía le estaría dando, desde el punto de vista electoral, buenas noticias al peronismo: los números siguen siendo negativos para Macri y la crisis pareciera no tener fin. Los datos de la inflación así lo reflejan.

Pero, ¿y si  la anhelada unidad nacional del peronismo no se da? ¿Si la idea de esa “gran PASO peronista” fracasa? Ir a una elección con tres candidatos presidenciales, por lo menos, aventura un final de bandera verde que todos sabemos cómo termina: con un ballotage. Ahora bien, en la provincia no hay ballotage. Se gana por un voto. Es a todo o nada en octubre.

Y aquí surge la pregunta: en medio de este juego de especulaciones y en la medida que pase el tiempo, ¿tendrá posibilidades Insaurralde de decidir sobre su propio futuro?  Porque una cosa es ser candidato en una lista ganadora y otra es ver qué pasa, arriesgándolo todo. A esa situación podría llevar Cristina Fernández al intendente lomense si decidiera que la acompañe en la provincia en un marco de confrontación nacional con Macri y, por ejemplo, Roberto Lavagna. ¿Qué margen tiene Insaurralde para decirle no a Cristina Fernández?

Las agujas del reloj comenzaron a girar en materia de definiciones para el jefe comunal. Mientras tanto, unos escalones más abajo aguardan la señal de largada dos pesos pesados: Guillermo Viñuales y Federico Otermín, a los cuales ya anunció un tercero que lo tengan en cuenta: Santiago “Beto” Carasatorre. De ellos tres debería surgir el eventual sucesor de Insaurralde.

Párrafo aparte, otra vez Insaurralde volvió a ningunear a la prensa local. Lamentable. Tal vez esquivando preguntas que aún no tienen respuestas. Casi seguro. Pero a esta altura resulta inconcebible el ninguneo permanente del Intendente a los pequeños y medianos medios de comunicación. Los alcaldes de toda la región ofrecieron, al menos, rondas de prensa luego de las aperturas de sesiones. El de Lomas de Zamora no. Una lástima.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS