viernes 22 de marzo de 2019 - Edición Nº3202

Provincia | 1 mar 2019

MIRANDO A OCTUBRE

En busca de peronistas sueltos, Urtubey trata de instalarse en la Tercera

El gobernador salteño quiere disputarle la sección al massismo y erigirse como la opción al kirchnerismo y a Cambiemos. En el medio, la danza de los presidenciales de Alternativa Argentina y la captura del voto indeciso.


Por:
Por Federico Pokorowski

El peronismo no kirchnerista buscó su mesías en varias elecciones: desde el empresario Francisco de Narváez, pasando por el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, hasta llegar al exministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo. Esta orfandad hizo que Cambiemos llegase a formar una pata peronista que lo ayudó a llegar al gobierno en la Nación y la Provincia de Buenos Aires. Pero las medidas económicas de ajuste y la muerte del líder del partido Fe, Gerónimo “Momo” Venegas, diezmaron esa tropa.

 

Hoy, las expectativas de peronistas no kirchneristas que no fueron a Cambiemos -o que se enlistaron y desertaron- buscan contención en Alternativa Argentina. De sus principales espadas, hay tres que tienen vínculo con la Tercera Sección Electoral de la provincia de Buenos Aires: Massa, el senador nacional Miguel Ángel Pichetto y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

 

El tigrense cuenta con referentes en todos los municipios de la Tercera, pero está lejos del esplendor del 2013, cuando venció en las elecciones legislativas en la provincia. Además, muchos de sus dirigentes tienen contacto con el Partido Justicialista bonaerense, comandado por los intendentes peronistas, quienes a su vez mantienen fuertes vínculos con la expresidenta Cristina Fernández. En resumen, Massa está en análisis de sus posibilidades.

 

En el caso de Pichetto, a fin del año pasado realizó bajadas en la Tercera a Lanús y Avellaneda. Los actos contaron con la presencia de referentes locales del peronismo no kirchnerista y del massismo.

 

Dos semanas atrás, Urtubey comenzó a hacer pie en la Tercera Sección Electoral, encabezando una charla con mujeres en Avellaneda. A pesar de ser un acto totalmente desprovisto de liturgia peronista, se hicieron presentes varios dirigentes sueltos de raigambre justicialista que acompañaron a muchos de los intentos de mesías que fueron mencionados al comienzo de esta nota.

 

A diferencia de Pichetto, que bajó a los distritos y juntó a dirigentes, Urtubey comenzó a exhibir el esbozo de un armado territorial en la Tercera con referentes de municipios como Lanús, Almirante Brown, Esteban Echeverría, la propia Avellaneda y otros más.

 

Política del Sur dialogó en off the record con referentes que integran Alternativa Argentina, quienes afirmaron que el armado de Urtubey le puede disputar el papel de tercera fuerza en la región al massismo, damnificado por la polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo y jaqueado por la fuga de dirigentes hacia estos dos últimos espacios.

 

Luego de la charla con mujeres en Avellaneda, el mandatario salteño mantuvo una charla con sus referentes locales de la Tercera. Sandwiches de miga mediante, les planteó, en primer lugar, que quería que la provincia de Buenos Aires tenga poder por su cuenta y no ser un ministerio nacional más; luego, que el espacio se transforme en una alternativa; y por último, una construcción de abajo hacia arriba, por fuera de las estructuras.

 

Por más que Urtubey pida que se construya de abajo hacia arriba, los niveles municipales están a la espera de lo que se haga en las estructuras nacionales y provinciales. Una de las incertidumbres es si habrá unas Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) entre los presidenciales de Alternativa Federal.

 

La otra duda es si, en el caso de que haya internas entre los presidenciables, las PASO se trasladarían a los municipios. Los consultados especulan con que “es probable que haya internas en los distritos” entre los referentes locales.

 

Más allá de estos nombres enrolados en las filas de Urtubey, las voces consultadas aseguran que hablar de candidaturas sería prematuro, tanto para el crecimiento de las construcciones individuales como para la convivencia interna entre las distintas líneas municipales.

 

La excepción a la regla de todo lo mencionado sería Baldomero “Cacho” Álvarez de Olivera, que a fin del año pasado manifestó su respaldo al proyecto presidencial de Pichetto y sus intenciones de volver a ser intendente de Avellaneda. Pero, con prestigio en su pago chico y con cinco mandatos acumulados al frente del municipio, el caudillo peronista está más allá de las posibles candidaturas que se barajen en la órbita nacional.

 

En el medio de las dudas nacionales y locales está la de los posibles aspirantes a gobernador bonaerense de Urtubey. Algunos de los consultados coinciden en que hay “varios candidatos” (alguna voz sostuvo que son tres) y que eventualmente harán públicas sus intenciones y su respaldo al jefe provincial salteño.

 

El guion de los representantes de Urtubey en los distritos estipula que una PASO entre los presidenciables y los dirigentes locales de Alternativa Argentina es posible, pero rechaza tajantemente algún tipo de acercamiento con el kirchnerismo. Consultado sobre esto, algunos argumentan que esta distancia radica en modos de conducción interna durante el mandato de la expresidenta. Otros, que simplemente copian el discurso del gobernador salteño. Mientras que también cabe la posibilidad de que sea porque la senadora nacional será sin dudas candidata a presidenta y la rival en la conquista del voto peronista u opositor.

 

Sin embargo, otra preocupación manifestada por una de las voces del espacio está en el rol de otra de las espadas de Alternativa Argentina: el exministro de Economía Roberto Lavagna. Hoy por hoy, el economista no tuvo contacto con el territorio, más allá de contar en Lomas de Zamora con el respaldo de su principal promotor, el expresidente Eduardo Duhalde.

 

¿Qué aporta Lavagna? La posibilidad de sacarle a Cristina Fernández algún porcentaje del electorado que no quiere un segundo mandato del presidente Mauricio Macri, pero que tampoco está completamente convencido de que la Casa Rosada debe volver a ser comandada por el kirchnerismo ¿Cuál es su estrategia? El exfuncionario busca ser el hombre de consenso, parado en ese capital de supuestos votos que tendría y que los otros presidenciables de Alternativa Argentina no lograrían. Con ese criterio, podría quedarse con los demás armados de los otros candidatos del espacio. Si sus demandas no se cumplen, el economista puede dar media vuelta e irse a su casa.

 

Preocupados por las amenazas internas y externas y a la espera de las definiciones nacionales y provinciales, la Tercera de Urtubey puso primera para buscar el voto opositor a Cambiemos en el bastión electoral del peronismo kirchnerista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS