jueves 19 de septiembre de 2019 - Edición Nº3383

Gremiales | 27 feb 2019

CONFLICTIVIDAD LABORAL

Choferes de la empresa San Vicente se movilizan contra despidos y persecución sindical

Los trabajadores de la firma, que tiene unas diez líneas que unen el sur del Conurbano con la Ciudad de Buenos Aires, denuncian hostigamiento y despidos arbitrarios, por lo que se movilizarán a la sede del Ministerio de Trabajo en Burzaco. Además, se quejan de las malas condiciones laborales, que incluyen problemas en el servicio diario.


Por:
Por Diego Lanese

La tradicional San Vicente es una de las principales empresas de colectivos del sur del Conurbano bonaerense, que cuenta con diez líneas que unen los distritos de la región con Capital Federal. Luego de varios cambios, la firma es parte del grupo Dota, uno de los grandes del sector. Desde hace un tiempo, los colectiveros vienen denunciando hostigamiento hacia los activistas gremiales, a lo que se suma en los últimos días el despido de un chofer, algo que generó malestar entre los trabajadores. Ante esta situación, habrá hoy una movilización a la sede de Almirante Brown del Ministerio de Trabajo bonaerense. Además de la persecución gremial, los empleados llevarán sus quejas por el mal funcionamiento del servicio, que perjudica a trabajadores y pasajeros.

 

Desde hace un tempo, los trabajadores de la empresa San Vicente denuncian despidos arbitrarios y persecución al activismo gremial. Hace unos días, hubo un paro contra la cesantía del chofer Ariel Bermúdez, de la línea 79. Además, irán hoy a la sede de la cartera laboral en la localidad de Burzaco para denunciar esta situación.

 

Desde que Dota controla las diez líneas, se vive un clima de persecución contra el activismo, vaciamiento y la reducción deliberada del servicio”. Además, los nuevos despidos terminaron de activar el conflicto.

 

Incluso, los gremios aseguran que luego del despido de Bermúdez “la empresa mandó a golpear a otro chofer que terminó en cama y lo echan con parte médico”. “Este muchacho estuvo en la lucha por el compañero Bermúdez, dando la lucha contra el vaciamiento”, agregó uno de los choferes en diálogo con Política del Sur, pero prefirió hablar en off por el miedo que existe a las represalias.

 

A otro conductor, Víctor Gianella, lo despidieron por no salir a realizar su servicio porque su unidad no estaba en condiciones. “A este muchacho lo echan supuestamente porque él no quiere salir a trabajar; él lo que hace es cortar una unidad que no estaba en condiciones de salir a la calle, y por eso le hacen un informe; a partir de ahí buscan echarlo”, agregó otro de los trabajadores. Según las denuncias, muchos colectivos tienen problemas de frenos, falta de mantenimiento y problemas mecánicos. Por eso se intenta no salir a la calle con esas unidades, “para que no corra riesgo el transportado ni el chofer”.

 

Además de las suspensiones y los despidos arbitrarios, los choferes de la empresa San Vicente denuncian que el grupo Dota recorta servicios y frecuencias “para que los pasajeros tengan que abonar dos boletos en lugar de uno, esperando más tiempo el colectivo”. Por esto, sostienen que no cortarán el servicio, a la vez que solicitan el apoyo del público usuario, denunciando a la CNRT y a la Secretaría de Trabajo.

 

La empresa San Vicente tiene unas diez líneas en la región, como la 51, 74, 79, 177, 263, 370, 385, 388, 435 y 503. El grupo Dota tiene una larga lista de denuncias por sus políticas antisindicales, que comienza en la Línea 60, donde fueron denunciados por mandar barras bravas del club Nueva Chicago a un conflicto, y por despedir a 52 choferes sin causa.

 

Además, en uno de sus talleres en Barracas murió un trabajador, David Ramallo, aplastado por una unidad mientras realizaba reparaciones.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS