lunes 15 de julio de 2019 - Edición Nº3317

Echeverría | 11 feb 2019

MIRANDO A OCTUBRE

Gray, entre las alianzas bonaerenses y las caminatas por el pago chico

En su rol de presidente del PJ bonaerense, busca fortalecer el armado peronista provincial. Por otro lado, buscará consolidar su última reelección en suelo echeverriano, alentado por la mala imagen del presidente Mauricio Macri en la comuna.


TAGS: GRAY, ECHEVERRíA, PJ
Por:
Por Federico Pokorowski

“Aquí no hay jerarquías, somos todos iguales. Sé muy bien cuál es mi lugar, no voy a ser candidato a nada, mi función va a ser elegir al mejor candidato para 2019”, había señalado Fernando Gray cuando asumió la presidencia del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, en diciembre del año pasado. Tal como fue pactado en 2017, Gustavo Menéndez, intendente de Merlo, tomó la vicepresidencia y le cedió la titularidad al jefe comunal de Esteban Echeverría.

 

Gray arrancó el año con las actividades que impone el partido, en un año en el que el peronismo enfrentará los comicios ejecutivos de octubre, donde tiene por misión volver a ser gobierno en la Nación y la Provincia. Fuentes consultadas por Política del Sur en off the record aprobaron la labor del nuevo titular del PJ en estos meses de verano.

 

“Gray está abriendo el PJ”, señaló un conocedor de la política de Esteban Echeverría, a la vez que observó que está aprovechando la visibilidad que brinda el cargo. Otra de las voces consultadas, alguien que milita en las filas justicialismo bonaerense desde hace muchos años, destacó que el jefe comunal echeverriano “le está dando otra impronta” al armado del movimiento, producto también de una concepción de pensamiento generacional más actual.

 

En ese sentido, destacó que visitó varios comités distritales locales, atendiendo a un pedido recurrente, especialmente en los municipios del interior de la provincia que son gobernados por Cambiemos, ya sea del PRO o la Unión Cívica Radical. Ya como vicepresidente de Menéndez, Gray había recorrido distritos por fuera del Conurbano bonaerense, buscando fortalecer el vínculo con los distritos en los que los peronistas son oposición.

 

Si bien la presencia de un jefe comunal de la Tercera Sección Electoral podría hacer suponer que la “lapicera” para armar las listas en el año en el que se votará por gobernador e intendentes se inclinaría a favor del populoso bastión de votos peronista, las voces consultadas descartaron esto. Según puntualizó una de estas, la elección bonaerense no es fácil, por lo que no hay espacio para jugadas arteras, sino para agotar todas las instancias de conversaciones, en aras de lograr la mayor amplitud en el armado.

 

Del mismo modo, descartan que el presidente del PJ bonaerense esté inclinando la balanza por alguno de los posibles candidatos a gobernador, aun cuando Gray trabaja en tándem con uno de sus vecinos, el lomense Martín Insaurralde.

 

“Están hablando con todos los sectores, y poner a uno sobre otro o priorizar un candidato sobre otro es interferir. En las reuniones del PJ están todos. Se sabe que hay alguna diferencia o resquemor entre algunos dirigentes, pero van. Gray no está inclinando la balanza para ningún lado”, indicó una de las fuentes.

 

Otra de las voces destacó como  garantía de confianza del trabajo de Gray que las caminatas bonaerenses tienen por objetivo la búsqueda de un armado peronista sólido, para desalojar a María Eugenia Vidal de la jefatura provincial, sin buscar traer de contrabando una candidatura a gobernador.

 

“Fernando no va a hacer la de él, no es Espinoza”, señaló uno de los consultados, poniendo como contraejemplo al diputado nacional de La Matanza. “El peronismo necesita tipos atrevidos que no vayan por la personal, sino por la de conjunto”, sintetizó.

 

El pago chico

 

Gray camina la provincia como presidente del PJ bonaerense y, a su vez, recorre el municipio como intendente y trabajando para un nuevo mandato. La tarea se incrementa, pero quienes lo conocen no observan que el alcalde padezca el esfuerzo. “Debe tener mediciones que dicen que la cosa está bien”, especuló uno de los consultados.

 

También las mediciones provenientes de la vereda adversaria le estarían sonriendo. Una de las voces consultadas aseguró que los números “le dan muy mal” al presidente Mauricio Macri en Echeverría.

 

Para enumerar episodios que vinculan al Presidente con el municipio que justificarían este rechazo, se puede mencionar que el año pasado cerró la empresa Extreme Gear, que armaba zapatillas Adidas. En 2017, Macri anunció el veto a la ley antidespidos en la fábrica de Cresta Roja en El Jagüel, donde hasta hoy hay trabajadores despedidos sin reincorporar. En aquella oportunidad, Gray se negó a participar del acto.

 

La de este año sería la última reelección a la que puede acceder Gray. Sin embargo, una de las voces consultadas aclaró que el Intendente, que gobierna la comuna desde 2007, dejó para más adelante cualquier respaldo a algún eventual dirigente, hombre o mujer, que lo pueda suceder. La prioridad es retener el distrito, y la figura central de la campaña será él, para no evitar confusiones. No es una batalla electoral más: el presidente del PJ bonaerense no puede perder en su pago chico.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS