sábado 20 de abril de 2019 - Edición Nº3231

Gremiales | 5 feb 2019

CRISIS

El fantasma de 2001: gremios y otros sectores alertan sobre un posible “estallido social”

Distintos referentes aseguran que la situación económica y social se está deteriorando al punto de recordar la crisis que terminó con el gobierno de Fernando de la Rúa. Incluso, los empresarios piden medidas para evitar que se profundice el panorama. Los movimientos sociales insisten con los pedidos de emergencia alimentaria y otras.


Por:
Por Diego Lanese

“La situación es de mayor gravedad que en 2001”, alertó esta semana Juan Carlos Schmid, exintegrante del triunvirato de la CGT y titular de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). El dirigente, que volvió a acercarse al moyanismo y a los sectores más combativo del movimiento obrero, habló de la posibilidad de un quiebre institucional, aunque consideró que “el contexto histórico es diferente”. “Este experimento económico nos está llevando al abismo, con respecto a la realidad social”, agregó.

 

Las palabras de Schmid ponen en el eje de la discusión la posibilidad de una situación límite, justo en un año electoral, a partir del deterioro de las condiciones de la economía, que hacen mella en la sociedad. Los gremios son los primeros en encender la luz de alerta, pero no son los únicos. En varios ámbitos se habla del constante menoscabo de la calidad de vida y piden medidas para evitarlo.

 

Como Schmid, los sectores movilizados contra los tarifazos y las políticas generales del gobierno de Mauricio Macri son los primeros en alzar la voz por esta situación. En las marchas de antorchas que se vienen realizando los jueves en distintos puntos del país, la dirigencia sindical insiste que esta posibilidad es concreta.

 

“Hay un peligro de quiebre social por la suba de las tarifas, la caída del salario y la inflación, además del aumento de los despidos”, sostuvo un dirigente del Frente Sindical para el Modelo Nacional, el armado que están gestando Pablo Moyano, la Corriente Federal y dos de las tres CTA (la de Hugo Yasky y la de Pablo Micheli).

 

Ante la consulta de Política del Sur, el mismo dirigente remarcó que “no es la intención de los gremios, pero los indicadores marcan que el deterioro social y económico no para hace más de un año”.

 

En el seno de la CGT esperan que las cosas “no lleguen a mayores”. Lo cierto es que mantienen diálogo con los funcionarios del Gabinete encargados de dialogar con la central obrera (el ministro de Producción, Dante Sica, y su secretario de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio) y buscar salidas para evitar una crisis mayor. “Somos garantes de la gobernabilidad”, dicen en Azopardo, y además de tratar de enfriar la posibilidad de una crisis, le ponen paños fríos al paro nacional, que fomenta el moyanismo. En este punto, los dos sectores confrontan con la posibilidad de una protesta, fomentada por el Frente Sindical pero desalentada por la conducción cegetista.

 

Incluso, por fuera de los gremios están atentos a la compleja situación social, que en los fríos números tienen caídas similares a la previa del estallido en 2001. Los pequeños empresarios son algunos de los que recuerdan que muchas de las firmas que forman el entramado Pyme sobrevivieron a esos días convulsionados, pero hoy tienen ante sí un panorama oscuro.

 

El titular de la Asociación Pyme, Daniel Moreira, hace una diferencia entre los indicadores económicos, muy similares a la crisis de hace 18 años, y la cuestión social. “Hay diferencias sustanciales. En lo social, en el 2001 la gente no tenía nada, hoy tenemos 14 millones de personas con planes sociales, que es algo. No alcanza, por supuesto, pero es algo, cuando en el 2001 no había nada”, le dijo a Política del Sur el dirigente empresarial.

 

En lo productivo, Moreira no tuvo medias tintas: “Estamos con el peor gobierno de la historia democrática del país”, disparó, y agregó: “Me parece que hay que hacer todo lo posible para que en 2019 no estén más, hay que apelar a la memoria colectiva, saber de dónde vinimos y a dónde vamos. En 2001 veníamos del quinto subsuelo, y en doce años crecimos, y las Pymes sumamos 5 millones de puestos de trabajo, producto de políticas industriales concretas.”

 

En tanto, la semana próxima, los movimientos sociales se sumarán a la CTA Autónoma fracción Perón en una jornada de protesta contra los tarifazos y las políticas económicas. Este espacio, que comandan Ricardo Peidro y Hugo “Cachorro” Godoy, realizará la protesta junto a la CTEP, Barrios de Pie, CCC, FOL y el Frente Darío Santillán, con una agenda propia, ya que no participan de las actividades que llevan adelante los integrantes del Frente Sindical y otros espacios.

 

“Producto del ajuste, los tarifazos y las políticas neoliberales, son miles las familias que no pueden acceder a comer todos los días”, criticaron las organizaciones en un documento conjunto, difundido por las entidades, previa a la jornada de protesta, que será acompañada por ATE nacional, y donde se insistirá con la aprobación urgente de las leyes presentadas en el Congreso en junio pasado, que aún no tienen tratamiento parlamentario, como la que declara la emergencia alimentaria, agricultura familiar, infraestructura social, emergencia en adicciones y el presupuesto para la ley de urbanización de barrios populares, que fue aprobada en 2018 pero que no se está implementando en tiempo y forma.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS